La Voz de Motul

Editorial

Herbé Rodríguez Abraham

[sociallocker id=78][/sociallocker]

Por: Valerio Buenfil

Publicado el 12 de Marzo de 2014 en la Edición 409

Una de las tareas pendientes como sociedad es la elaboración de la “Historia General de la Ciudad de Motul”, que permita recuperar la memoria  comunitaria para tomar conciencia y enfrentar el futuro con certezas; así como hacer justicia y reconocer por sus méritos a los hijos más destacados de la ciudad, a los motuleños: los hombres y las mujeres que nacieron en la ciudad, a los que aquí decidieron vivir y a los que comparten el amor genuino por Motul: La Motulinidad.

      Para abonar en ese terreno el programa editorial del 2014 de La voz de Motul, tiene como propuesta central iniciar el rescate de los testimonios de éxito y de vida de los hombres actuales más sobresalientes de Motul, los más destacados, los más exitosos en los distintos ámbitos de la sociedad.

        Los trabajos los presentaremos bajo el titulo “Los Hombres de la Historia”. Decidimos iniciar la serie con la entrevista a uno de los hijos más ilustres de la ciudad, al ingeniero Herbé Rodríguez Abraham. El miércoles 5 de marzo visitamos al ingeniero Herbé en sus oficinas de la ciudad de Mérida y tuvimos la oportunidad de platicar con él.

     El ingeniero Herbé es originario de Motul. En su infancia le apodaban “El Bebo”, así lo conocen y lo recuerdan en la ciudad. Es el único motuleño que ha ganado la presidencia municipal de Mérida (1985-87), capital del Estado.

     Por sus méritos el ingeniero Herbé Rodríguez Abraham figura en la historia de la ciudad del siglo XX junto a Felipe Carrillo Puerto y Agustín Franco Aguilar, quienes lograron la gubernatura del Estado. Juntos son 3 de los hombres más destacados de la historia política de Motul del siglo XX.

    El ingeniero Herbé tiene un espíritu sereno, suave, templado. Es un hombre de éxito. Un triunfador en el ámbito económico y político. Es un hombre competente, educado, disciplinado, hábil administrador. Hizo carrera política junto a Víctor Cervera Pacheco, considerado uno de los mejores gobernadores en la historia de Yucatán del siglo XX.

     Destacó por su habilidad administrativa y su moderada personalidad que siempre lo mantuvo lejos de las disputas y los enconos propios de la política. Se puede decir que su personalidad se complementó con el liderazgo de Víctor Cervera, siendo él uno de sus vínculos con los libaneses y con el sector empresarial de Yucatán.

     En la plática el ingeniero compartió sus recuerdos y explicó que en esos años la vida económica, social, política y deportiva se realizaba en la plaza de la ciudad donde estaba la alameda, sitio actual que ocupa la plaza cívica Felipe Carrillo Puerto; y las dos canchas de basquetbol, ubicadas en el sitio actual que ocupa el bazar municipal, y el mercado “20 de noviembre” que estaba recién construido.

     Relató que él nació en una de las casas ubicadas sobre la calle 29 entre 26 y 28, “La alameda y la cancha eran como el patio de mi casa. Se practicaba basquetbol que estaba de moda en la ciudad  en la cancha que tenía pisos de mosaico rojo”.

    “En esos tiempos Motul no había trascendido en el deporte y fue cuando surgió una generación de motuleños que marcó toda una época. Primero fue Mario H. Cuevas Solís, quien se convirtió en gerente y promotor del equipo “Cardenales de Motul”, él tuvo el primer equipo. También jugaba Renán Can Pinto, como shortop.

     Cuando llegó el licenciado Manuel Ramírez Vera con sus hermanos Mundo y Carlos formó el equipo Farmacia “Modelo”, en ese tiempo la ciudad tuvo dos equipos que lo representaban.

     Con el equipo Farmacia Modelo jugaban los hermanos Ramírez: Manuel, Mundo y Carlos; entre otros estaban  Manuel Aké, “El Zorrito” Ramírez, Abel Arce, Gildo González”, relató el ingeniero Herbé.

El enigma de la historia

Existe un enigma en las investigaciones sobre la historia de los huevos motuleños. La confusión surgió por las declaraciones de Carlos “Chalin” Saiden Issac al Diario de Yucatán publicadas el domingo 21 de enero de 1990 bajo el titulo “El huevo motuleño no es de Motul”.

     En la citada nota se afirma que los creadores del huevo motuleño fueron el señor Carlos Saiden y el cocinero Olegario Kantún, de quien se tiene registrado su participación como destacado cocinero de esa época, incluso existe un documento que prueba el pago a éste cocinero la cantidad $ 300 pesos por el desayuno servido a Plutarco Elías Calles en su visita a Motul en esos años.

     No se encontraron registros de Carlos Saiden Issac como cocinero, además, en la entrevista al Diario de Yucatán “Chalín Saiden no supo dar la receta correcta; al mismo tiempo llamó  la atención en la nota, la evidente omisión de los meritos indiscutibles que Jorge Siqueff tuvo con la promoción de los huevos motuleños con el restaurante de Motul.

    Uno de los temas inevitables con el ingeniero Herbé, fue acerca de la historia de los huevos motuleños, en especial de la relación entre don Jorge Siqueff Febles y don Carlos Saiden Issac. Vale destacar que Jorge Siqueff, Carlos Saiden y el ingeniero Herbé Rodríguez Abraham, son integrantes de la comunidad libanesa que radicó en Motul a mediadios del siglo XX.

     El ingeniero Herbé confirmó la relación de parentesco político entre Jorge Siqueff y Carlos Saiden, así como las relaciones de negocios que establecieron entre ellos. “Don Carlos Saiden fue un empresario exitoso, se distinguió porque logró por momentos el pináculo en sus negocios y en contraparte, padeció tiempos muy adversos. La inversión en la construcción de la panificadora “Montejo” en la ciudad de Mérida que realizó don Jorge Siqueff, fue asesorada por Carlos Saiden”.

Descifrar el enigma

Consideramos que las partes de la historia de los huevos motuleños están completas, aunque algunas afirmaciones parezcan contradictorias se enlazan con una lógica. Con la información disponible en este momento, nos atrevemos a plantear una nueva hipótesis:

     Como empresarios Jorge Siqueff y Carlos Saiden visionaron la creación de los huevos motuleños, para ello trabajaron con la receta que quedó en manos de doña Margarita Alonzo Villanueva, esposa de Jorge Siqueff y seguramente contaron con el apoyo del cocinero Olegario Kantún.

     Es innegable que Jorge Siqueff y Carlos Saiden trabajaron juntos un tiempo. Como empresarios sabían que un buen guiso no es un producto o una mercancía, para ello se requiere un trabajo extra. Existen testimonios de familiares que afirman que se estandarizó la receta de la salsa del huevo motuleño  y se hicieron pruebas de conservación para su venta.

      Jorge Siqueff fue el que más trabajo la promoción de los huevos motuleños, tanto desde su restaurante en la ciudad que se llamó “La Sin Rival”, así como en eventos especiales a los que asistía, por ejemplo en las cenas Rotarias que se realizaban en la ciudad, en Mérida, Progreso, Campeche y Ciudad del Carmen, así como con los múltiples cursos de cocina que impartió en Cancún y la Riviera Maya a través de la Secretaria de Turismo.   

       Jorge y Carlos se pelearon. Motivos en la vida nunca faltan. Se distanciaron sin resolver la paternidad de los huevos motuleños que un día juntos soñaron. La memoria colectiva de Motul relaciona bien tres ingredientes: Jorge Siqueff, La Sin Rival y los Huevos Motuleños.

      Lo cierto, es que los huevos motuleños son un guiso que nació en esta tierra y se enraizó en el sentimiento de identidad del ser motuleño. Es una expresión del resultado de la fusión de la comida maya con la libanesa. Son los huevos de Motul un símbolo de nuestra identidad.


IMG_9285editado

Al centro el joven Herbé Rodríguez Abraham, campeón estatal de intersecundarias recibiendo su premiación, acompañado de Amilcar Morales y Gerardo Gamero.

IMG_9283editado

Primer equipo de los “Cardenales de Motul” que organizó don Mario H. Cuevas Solís, en la imagen atrás “Cepillo” Ortega, “El zurdo” Alonso, “El Piñón” Can, “El Chino” Luna, “Palillo” Lugo, Mario H Cuevas Solís, Miguel Rejón, Herbé Montañez Jure, Julio Espadas Solís, Eugenio Lugo; al frente: Wilfrido Bacelis Campos, Jesús Menéndez, Ariel Montañez, Benjamín Espadas, Magdaleno Bastarrechea, El zurdo “Pepe” Sosa, al frente sentado el “Bebo” Herbé Rodríguez Abraham.

IMG_9280editado

Cabildo de la ciudad de Mérida 1985-87 encabezado por el ingeniero Herbé Rodríguez Abraham

IMG_9279editado

El ingeniero Herbé Rodríguez Abraham ligó su vida a la de Víctor Cervera Pacheco, considerado uno de los mejores gobernadores del siglo XX.

IMG_9277editado

De izq. A der. Poot Sosa, José “Pepe” Maldonado, Pedro “Dito” Abraham Siqueff, Germán Chalé, Julio Espadas Solís, Roger Cetina, al frente: Ariel Montañez, Enrique Quijano Manzanilla, El “Manchado” Carcaño, Tomás Pinto y “El Bebo” Herbé Rodríguez Abraham.

IMG_9289 copia

A mediados del siglo XX (1950), la ciudad tuvo dos equipos de beisbol que los representaba, “Los Cardenales de Motul” y “Farmacia Modelo”. A la izquierda el equipo Cardenales de Motul, entre los que estaban: “El zurdo” Alonso, “El Piñón” Can, “El Chino” Luna, “Palillo” Lugo, Miguel Rejón, Herbé Montañez Jure, Julio Espadas Solís, Eugenio Lugo, Wilfrido Bacelis Campos, Jesús Menéndez, Ariel Montañez, Benjamín Espadas, Magdaleno Bastarrechea, El zurdo “Pepe” Sosa; y por la farmacia Modelo jugaban los hermanos Ramírez: Manuel, Mundo y Carlos; entre otros estaban  Manuel Aké, “El Zorrito” Ramírez, Abel Arce y Gildo González”; al frente “El Bebo” Herbé Rodríguez Abraham

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *