La Voz de Motul

Editorial

Los Apodos en Motul

Publicado el 12 de Febrero de 2014 en la Edición 405

Neneyo

José Manuel Pino Ramírez

operación-pañal-suavinex_result

Un indiscutible personaje de la vida cotidiana de la ciudad es sin lugar a dudas José Manuel Pino Ramírez alias “Neneyo”, quien por su actividad propia de venta de esperanzas y sueños con la popular “Bolita”, tiene contacto directo con muchas personas al día, por lo que conoce a medio mundo y medio mundo lo conoce.

     Para resolver el enigma del significado del singular apodo, recurrimos a la más acuciosa investigación periodística realizada en los últimos años en la ciudad y la región. En primera instancia interrogamos a “Neneyo”, quien se rehusó tajantemente a proporcionar información acerca del origen de su apodo.

      Como último recurso para conocer uno de los más profundos secretos de la familia Pino Ramírez, recurrimos a varios de sus parientes y amigos de infancia, quienes gustosos ofrecieron información y detalles del jocoso suceso, también coincidieron por el cariño especial que le tienen a José Manuel, omitir su identidad. Logramos establecer dos versiones:

     Una que relata que cuando José Manuel era un bebé, su madre doña Margarita Ramírez Avilés, lo adoraba y le decía con ternura: a ver nené ¿Quién es el niño más bonito del mundo? Y él respondía ¡Nene yo!, ¡Nene yo!,  y al unir las palabras se creó la palabra “Neneyo”.

     La otra versión afirma que José Manuel fue el primogénito de su familia, por lo que su madre doña Margarita Ramírez Avilés de cariño le decía ¡Nene!, pero que todo cambio cuando nació su hermanito Felipe el “Mocos”, porque al ser el más pequeño, su mamá a él le empezó a decir cariñosamente ¡Nene!, y José Manuel, quien siempre estaba junto a ellos molesto y con celos de niño al escuchar que al hermanito le decían nene protestaba diciendo ¡Nene, Yo!, ¡Nene, Yo!, de donde se origina su singular apodo “Neneyo”.

Ches

José Abraham Can y Pool

IMG_3220_result

Un tipo pintoresco, oriundo de la comisaría de Kopté, dedicado al transporte de personal desde hace muchos años. Primero como operador de autobuses en la línea Noreste, y, actualmente como transportista independiente, nos relató que el apodo de “Ches”, se debe a que tiene un tío de nombre Chesman, y que de pequeño sus parientes le decían que se parecía a su tío; por lo que le llamaban igual, sin embargo, al paso del tiempo sus amigos comprimieron la palabra en solamente “Ches” quedando de esta forma el apodo.

Tinco

Felipe Concha Alonzo

Densímetro

El maestro Felipe Concha y Alonzo, destacado colaborador del semanario, aceptó relatar los antecedentes de su apodo. Afirmó que el singular mote lo heredó de su señor padre, Don Ariel Concha Rivera, quien recibió originalmente el apodo. Relató que su abuelo, Don Arturo Concha y Carrillo, fue hábil administrador de haciendas en el municipio de Dzemul.

       En una de las haciendas que administraba Don Arturo, había un negro cubano que llegó como esclavo de la hacienda, pero que con la Revolución se liberó y quedó como empleado de la tienda de raya de dicha hacienda.

     Don Ariel iba a la tienda de raya a comprar y siempre pedía cinco centavos de dulces, pero pronunciaba “tinco tentavos de dulces”, una cantidad considerable en ese tiempo, debido a que todavía nuestra moneda estaba bien valuada y no como la actual.

     Desde esos años el negro cada vez que veía la llegada del niño Ariel le decía “ya vino tinco”, quedándosele el sobrenombre a partir de entonces. Es por esto que al nacer Felipe desde pequeño heredó el apodo de su señor padre. Felipe Concha “Tinco”, el actual, como parte de la cultura jocosa de nuestro pueblo, fue parodiado por su generación como “veintitinco tincuenta”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *