La Voz de Motul

Editorial

El origen y el significado de los nombres de las poblaciones del municipio de Motul, Yucatán

Por: Valerio Buenfil

La toponimia es el estudio etimológico del origen del nombre y del significado de un lugar, de un poblado o de una comunidad. La toponimia es una disciplina que se construye con la recuperación del lenguaje, de sus sonidos y de su escritura, de la búsqueda de su significación. La toponimia es compleja porque requiere el apoyo de la lingüística, de la historia y de la memoria colectiva.

Los nombres de las poblaciones en Motul tienen principalmente dos orígenes, uno maya y otro hispánico. Las de origen maya hablan de los recursos naturales y del cosmos, las de origen hispánico hacen referencia a festividades religiosas, santos patronos o tienen apellidos de propietarios de haciendas.

Con el propósito de contribuir a la elaboración de la toponimia de las poblaciones de Motul, ofrecemos las siguientes consideraciones, elaboradas con el apoyo de Manuel Victorio Soberanis y Soberanis, agudo observador,  interesado en la lengua y la Cultura Maya. Procedente del poblado de Cenotillo, en el oriente del Estado, donde conoció y convivió con la Cultura Maya. Radicado en Motul desde hace más de 40 años, dedicado, entre otras labores, al campo y a la ganadería.

Mención especial se merecen nuestros colaboradores profesor Gaspar Collí, quien revisó el material y contribuyó con aportaciones y  José Collí, Jefe de Redacción del semanario, por su revisión final. Y el valioso apoyo del ingeniero Manuel Can May, agudo observador de la lengua y la cultura local.

La escritura

Una primera tarea es definir con precisión la escritura correcta de cada una de las poblaciones y comunidades del municipio de Motul. Existe confusión en su escritura, sobre todo por la nomenclatura de vialidad realizada por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), que cambió la forma de escritura de varias poblaciones.

En Motul tenemos entre otros casos los de Sakolá, que le pusieron Sacola; a Ka’ankabche’e’n Rancho, le pusieron Kankabchen: que tiene otra escritura y otra significación. A Ts’inaj, le pusieron Dziná. Es importante la participación ciudadana, para precisar el verdadero origen del nombre, recuperando anécdotas, testimonios y leyendas acerca del origen de las poblaciones.

Como parte del trabajo que ofrecemos, revisamos los siguientes materiales: El “Diccionario Maya Popular”, coordinado por Juan Ramón Bastarrachea y Jorge Canto Rosado, editado por la Academia de la Lengua Maya de Yucatán, A. C., en el año 2003; el “Diccionario Maya Cordemex”, coordinado por Alfredo Barrera Vázquez en 1980; “Etimologías Mayas” de Manuel Rejón García, editado en 1910; El “Diccionario Calepino de Motul” editado por Ramón Arzápalo Marín en 1995 y el “Vocabulario: Inglés-Maya-Español” del Ing. Paulino Romero Conde del año 2000.

El Sol, la Luna y las Estrellas

Como señalamos anteriormente, las palabras mayas proceden de la naturaleza y del cosmos. Éste puede ser el caso de Kiní, Ucí y Ekil. Ubicados todos en una misma coordenada. Proponemos la interpretación de Kiní: lugar del Sol; Ukí: Luna de henequén; y Eek’il: lugar de la Estrella.

Existe un monte llamado “Eek’il”, cercano a la comisaría de Xiat, ubicado en el municipio de Cansahcab, pero que originalmente pertenecía al Cacicazgo de Ceh Pech. Los pobladores de esa comunidad todavía recuerdan el lugar donde la tradición oral señala que se impactó una estrella. El lugar cuenta con una hondonada de más de 200 metros de largo, unos 30 m de ancho y unos cuatro metros de profundidad y otra de cerca de 100 metros en el cual existe una piedra incrustada en la tierra que en su base tiene un agujero de unos 30 cm de diámetro, el cual contiene agua que nunca se seca, ambas formaciones separadas por una franja de terreno intacta de unos 40 metros. “Eek’il” significa “Lugar de la Estrella”. Con esta lógica ofrecemos la siguiente interpretación:

Kiní.- Lugar del sol. De la voz maya Kin que tiene varios significados: Sol, día, tiempo, reinar, etcétera. Kin, Yo, el pronombre de la primera persona de singular. Otra interpretación es la que propone Manuel Soberanis, Kiní: de las voces Kin, Sol y Ní, nariz, “Nariz de Sol”. Manuel Rejón García en su libro “Etimologías Mayas” en 1910 apuntó “Suponemos que como Calkiní y Huhí terminó en el nombre de este pueblo habiendo sido primitivamente Kinil de Kin apellido maya, tal vez de estirpe sacerdotal pues como hemos visto está entre las acepciones de Kin, la de sacerdote. También es apellido Kinil.”

Ukí.- Luna de henequén: De la voz maya U, luna y Kí, henequén. Manuel Rejón García en sus “Etimologías Mayas” dice “Hemos visto en Kiní y Tabi la supresión de una “l” final, de lo que no hay duda ocurrió asimismo en Ucí, habiendo sido Ucil, sitio, dependencia, dominio de Uc, nombre antiguo que aún se conserva en los apellidos”.

K’aaxatah.- Amarrar el palo o varilla del tajonal: se forma con los vocablos k’aaxa, amarrar y tah, tajonal. También puede ser interpretado como “Monte de tajonal”.  El nombre de esta población suele escribirse mal. Kaxa, sin apóstrofo y sin doble aa, con tilde en la á, escriben táh, que significa excremento o mierda. De esta manera su significado sería amarrar mierda, lo que no tiene sentido.

K’oopté.- Árbol del ciricote. Madera de rehollada: proviene de los vocablos k’oop, rehollada y té que al igual que ché significa árbol.  

K’óomch’e’en Martínez.- Se forma con los vocablos K’óom, hondonada y ch’e’en, pozo. Pozo en la hondonada. El apellido Martínez es del dueño de la hacienda. Pozo en hondonada de la hacienda Martínez.

Ts’unu’unka’an: Colibrí del cielo: de los vocablos ts’unu’un, colibrí y ka’an, cielo. Tienen escrito Dzununcan.

Tanya.- Delante de la fruta del zapote: de las voces mayas ya, zapote y tan, adelante.

Ka’ankabal.- Lugar de tierra de colorada: de las voces mayas Ka’ankab, tierra amarillenta y al, relativo a lugar.

Ts’inaj.- La casa del escritor o la hacienda del escritor. Puede tener varios significados. Proviene de los vocablos Tsi, escribir y naj, casa. Literalmente significa casa de escritura.

Ka’ankabch’e’en Rancho.- Rancho donde hay un pozo construido en un lugar de tierra colorada: proviene de los vocablos Ka’ankab, tierra colorada y ch’e’en, pozo.

Ka’ankabch’e’en Ukí.- Rancho en Ukí donde hay un pozo construido en un lugar de tierra colorada: proviene de los vocablos Ka’ankab, tierra colorada, Ch’e’en, pozo y Ukí.

K’ambul.- Faisán. Ave grande de Yucatán, del orden de las gallináceas. Su aspecto es el de una pava. La hembra es de plumaje café rojizo, un tanto oscuro y el macho es de color negro y patas amarillas. Presentan una excrecencia amarilla sobre el pico. Nombre Científico: Crax rubra rubra

Timul.- Lugar de cerros o montículos: de las voces mayas Mul, Cerro o montículo, y Ti, lugar.

Sakapuc.- Bebida sagrada desleída: de Saka’, bebida ritual hecha de maíz, cuyo nixtamal, se prepara sólo con agua, o sea, sin cal. Se presenta como ofrenda en varias ceremonias agrícolas. Puc: desleír, disolver a mano, diluir.

Hilí.- Lugar de huanos y maderas que sirven para hacer la estructura que sostiene la casa de paja. Derivado de la voz hil.

Sakolá.- Hormiga vieja: De las voces mayas Sakal, hormiga negra de la familia del xulab que anuncia la lluvia y Lá, viejo, vieja. Esta hacienda perteneció a la Familia Campos Palma. Tiene empotrado en el pórtico principal del cuarto de máquinas una placa con el nombre “Sakolá”. El letrero de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) que indica la entrada al poblado está mal escrito con “c” y sin tilde, Sacola.

Tikopó: Lugar del álamo: De las voces mayas kopo’, álamo y ti, lugar.

Mesatunich: Mesa de piedra. Es un nombre compuesto. Se forma con el vocablo hispánico mesa y el vocablo maya tunich, piedra.  

San Pedro Chakabal. Ciruelas coloradas de San Pedro. Procede del nombre del Santo Patrono del lugar San Pedro y de los vocablos mayas chak, rojo o colorado y abal, ciruela.

Santa Teresa: Nombre del Santo Patrono de la hacienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *