La Voz de Motul

Editorial

La Imagen Urbana V: Conflictos Y Dilemas “El Centro Histórico de Motul”

Publicado el 30 de octubre de 2013 en la edición 390

Por: Valerio Buenfil

Con un ánimo de morbo, sorpresa y burla, la ciudadanía espera las acciones que se realizan en la cancha de basquetbol del centro de la ciudad. Pese a todas las demandas públicas, la autoridad municipal no informa oficialmente sobre las obras que realiza.

Todo indica que existe la decisión de destruir el escenario histórico del socialismo yucateco, el espacio habitable y arquitectónico donde se expresaron con mayor nitidez las contradicciones humanas del auge y la decadencia henequenera de Yucatán.

Motul eje de la economía henequenera, la “Perla de la Costa”,  la tierra de Felipe Carrillo Puerto y de los huevos motuleños. Motul hoy eres víctima  de la ignorancia de los que tienen la obligación de cuidarte. Silencio cómplice en este atropello guarda la delegación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Es una verguenza su actitud ante los hechos históricos .

La Valoración y el Rescate

IMG_0369_resultCasa Museo Felipe Carrillo Puerto

Una alternativa que existe es la valoración y el rescate del Centro Histórico de la ciudad. Esta propuesta sólo es posible con la participación ciudadana. Se requiere un tiempo mínimo de 10 a 20 años para ver resultados tangibles. Son procesos diversos que involucran a todos los actores sociales y obliga a la concurrencia del arte, la ciencia y la cultura en la búsqueda de soluciones.

     La memoria colectiva es parte importante del proceso. Se deben de hacer las historias de las casas y de las familias. Integrar un archivo fotográfico, para observar y comparar las similitudes y las diferencias que han tenido los predios.

     Ofrecemos como parte de este reportaje, distintos bocetos de posibles rescates de fachadas de algunas casas. En la primera etapa sólo se contemplan las fachadas, por lo que los propietarios y posesionarios conservan plenos derechos y funcionalidad de sus casas. Sólo las fachadas se rescatan y arreglan.

Antecedentes

Las dos últimas intervenciones arquitectónicas al centro de la ciudad, realizadas una en julio del 2012 y la otra estos días del 2013, comparten evidentes faltas: ambas fueron realizadas sin la consulta obligada por ley, sin una adecuada planeación para el reordenamiento urbano y vial; y sin el profesionalismo histórico y arquitectónico, para el respeto, la valoración y el rescate de Motul como ciudad colonial.

     Estas graves faltas son evidentes por la persistencia y el agravamiento de los conflictos sociales y las tensiones que se producen por la convivencia social en la plaza. Un ejemplo es la invasión que sufre la iglesia en la misa de las ocho de la noche por los ruidos de vehículos de voceo, por los sonidos de los eventos de la plaza cívica y del bazar municipal; algo similar sufren los eventos culturales de la plaza cívica, que son invadidos por vehículos de boceo, rocolas, ruidos de automotores y camiones.

     A todo el problema anterior, parece que se va a sumar la nueva cancha de basquetbol, que por su nueva ubicación estará más al norte y al oriente, encimándose sobre la plaza cívica, lo que evidencia un agravamiento de las tensiones y los conflictos sociales en los eventos nocturnos de las 8 de la noche que se realicen en el centro de la ciudad.

El crecimiento urbano

En los últimos 20 años la ciudad ha sufrido un crecimiento importante. Según el INEGI, en el censo de 1990, el municipio tenía 27,755 habitantes. Actualmente somos 33, 978 habitantes, un crecimiento del 23 % en 23 años. Crecimos un 1% por año.

     De una ciudad con predominancia de la economía henequenera, pasamos en este periodo, al de una ciudad con predominancia de una economía de servicios, comercial e industrial.

     Por su ubicación estratégica la ciudad es atractiva para muchos inversionistas. No existen datos oficiales, se estima que existen más de 600 comercios en la ciudad, ubicados principalmente en los mercados 20 de noviembre y Felipe Carrillo Puerto y sus áreas de influencia sobre las calles 26, 28, 30, 27, 29, 31 y 33.

     El explosivo crecimiento comercial se está realizando sin un Reglamento Oficial y sin una organización de los comerciantes. Esta situación, propiciada por la corrupción de las autoridades municipales desde hace muchos años, ha generado un desorden y un caos en la convivencia urbana.

     El trasporte urbano expresa con mayor nitidez la gravedad del conflicto y los enfrentamientos, que históricamente se remedian con corrupción  y componendas políticas con la autoridad en turno.

La intervención del 2012

La intervención arquitectónica del 2012 al centro histórico, se realizó a fines del periodo electoral. Sin informar, sin consultar, sin respetar la ley, y en un momento crucial que obligaba la atención de toda la sociedad al proceso electoral. Esta inmoral ventaja que aprovechó la autoridad municipal, la consideramos un abuso y una falta de respeto a la comunidad. Marcó el distanciamiento definitivo y la ruptura entre esta casa editorial y el Ayuntamiento que presidía Mario Sosa.

El error

“El hombre es el único animal que puede comete el mismo error varias veces”, dice el refrán popular, y parece que en ambas intervenciones se cometió el mismo error, ¡No Informar y No Consultar! ¿Por qué es grave e imperdonable este error?

     La plaza es pública, es un espacio de todos, se comparte un sentimiento de pertenencia, la ciudadanía siente suya la plaza, es motivo de orgullo, sitio de referencia. No es propiedad de los basquetbolistas. Sólo son unos usuarios más, tienen voz y voto en las decisiones, no la decisión total.

     Tal vez el impacto más grave, es la falta de identificación de los problemas que surgen con la convivencia en la plaza. Son evidentes los conflictos, por el crecimiento y los intereses diversos que existen, pero se requiere ubicar los intereses que generan los problemas.

La experiencia

Tal vez una de las razones por las que las autoridades han desdeñado la consulta pública que están obligados por ley a cumplir, es su incapacidad para el dialogo y la concertación social. Juan Centeno Sánchez como alcalde, heredó el problema del mercado “20 de Noviembre”. Un conflicto de años exacerbado por pleitos personales. Con paciencia, dedicación y talento, durante más de un año, se escucharon a las partes y se construyeron soluciones consensadas en la mayoría de los casos.

     La experiencia de la lucha del mercado 20 de noviembre, es la referencia inmediata para recordar situaciones y propiciar el dialogo para la construcción de las soluciones a los problemas que nos aquejan.    

     Lo que requiere la ciudad es un reordenamiento urbano para recuperar los espacios públicos y mejorar la seguridad personal y vial. Juntos tenemos que construir como sociedad los escenarios que propicien el dialogo y la construcción de un proyecto amplio y de una visión que oriente la valoración y el rescate del centro histórico de la ciudad, el Patrimonio Común de los Motuleños.

Imagen (164)_resultLa mampara de la iglesia

La iglesia católica en honor a San Juan Bautista, tuvo durante varias décadas una mampara de madera. Grande, alta, ancha, bonita. Antes de la misa se abría y la hora del servicio se cerraba. La mampara al parecer era una disposición legal al respecto, pero protegía de los ruidos exteriores a la iglesia.

     Vale la pena recordar que antes de que se construyera la plaza cívica, existía una alameda, en la que se realizaban juegos deportivos, las corridas de toros y circos, que generaban muchos ruidos. Cuando se construyó la plaza cívica, disminuyeron los ruidos.

    Tal vez por esta razón, cuando se quitó la mampara, no afectaron los ruidos; pero cuando se cambió el uso de la plaza cívica en la intervención del 2012 y se creó el espacio para los eventos culturales, apareció un conflicto entre la iglesia y los eventos culturales.

IMG_0068_result
IMG_0068_result_1

Esta casa destaca por la belleza de sus acabados. Figura entre las mejores casas construidas en la época dorada del auge henequenero. Actualmente es propiedad de la familia Pool Pool. La imagen es un boceto de su posible rescate. Una parte se ocupa para comercio y otra ocupa Herlinda Pool, la casa en su interior luce cuidada.

La fuente del parque principal

La fuente del parque principal fue un elemento distintivo de nuestra identidad. Un símbolo en torno al cual nos identificamos varias décadas. Fue uno de los aciertos del legendario ex alcalde Mario H. Cuevas.

     Un día, Don Roque “Chocoxix” Avilés, un ganadero y comerciante próspero que se metió a la política. Decidió construir el kiosco, motivado en uno de sus viajes al centro del país, al parecer Guanajuato. Se dice que vio un kiosco que le gustó, por lo que decidió construir uno aquí. Don Roque fue un Motuleño ejemplar, a él le debemos el cine teatro “Motul”, que se destruyó años después y la plaza de toros “Monumental Avilés”.

IMG_0534_result

El kiosco

El kiosco que realizó Don Roque pasó sin pena ni gloria. Fue una novedad, pero le faltó calidad y belleza. Tal vez porque la obra fue impuesta, no la asumió la comunidad como propia. Años más tarde, en la administración de Alba Martínez en el 2004, se “modernizó”. Se tiró el antiguo kiosco y se construyó el actual, con mármol y aluminio. La obra tiene buen acabado en un estilo modernista. Pesa sobre el kiosco una especie de maleficio que le impide lucir. La obra se mantiene sin techo desde hace varios años. Luce descuidada, sin mantenimiento. Parece que a nadie le importa.

IMG_0363_resultIMG_0363_result_1

Las casas ubicadas en la esquina de la calle 29 por 28, al parecer fueron una sola propiedad. Así se observa en la imagen titulada “Manifestación socialista en Motul”. Su posible rescate colonial, a fuerza tendría que respetar los accesos actuales de ambas casas, por lo que el rescate de su fachada sería parcial. La casa que perteneció a don Severiano Sánchez sufrió modernizaciones con llamativos mosaicos color rojo que la hicieron lucir.

imagen0001_result

Imagen (167)_result

Imagen (166)_result

Esta imagen de la calle 29 al parecer fue tomada desde un vehículo. Se estima corresponde a los años ochentas (1980). Se aprecia la casa de la familia Abraham, la casa de los Chiyeam y la casa que perteneció a Don Severiano Sánchez, el Wáay Póop.

 Imagen (168)_result

La construcción del mercado 20 de noviembre. Obra conciliada con los diversos intereses. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *