La Voz De Motul

Editorial

75 aniversario La inauguración del mercado XX de noviembre

 

Artículo publicado en la edición 445 del 19 de Noviembre de 2014

Por: Valerio Buenfil

 

img_9583

Hace 75 años en el mes de noviembre la ciudad vivió intensas emociones por la construcción y la inauguración del mercado XX de Noviembre, un sueño largamente acariciado por miles de motuleños. Para ese fin se constituyó en la Junta de Mejoras Materiales que presidía el Mayor Ismael G. Ojeda A., un comité Pro-construcción del mercado

La construcción del mercado fue una obra que se programó para inaugurar el 20 de noviembre de 1939, con motivo del 29 aniversario de la Revolución Mexicana en la ciudad. Los preparativos comenzaron a principio del mes con el apoyo del colegio Roque Jacinto Campos.

En esos años el Diario de Yucatán era el único periódico independiente, apenas años atrás había surgido el Diario del Sureste, un periódico del gobierno del Estado que llegaba a la presidencia municipal y se regalaba. En esos años se vivían intensos conflictos por el reparto agrario que impulsaba el General Lázaro Cárdenas, presidente de la república.

Fungía como presidente municipal Máximo Estrella, pero la influencia de los militares era notoria. El Mayor Ismael Ojeda era el hombre fuerte de Motul, había sido presidente municipal en 1938 y a través de la Junta de Mejoras Materiales ejercía la autoridad del gobierno.

El profesionalismo de la línea editorial del Diario de Yucatán gozaba de mucho respeto y prestigio por su trabajo. En la ciudad el corresponsal era Don Gaudencio Puerto, un hombreinteligente y educado. Un periodista consagrado a su trabajo.Fue corresponsal del Diario de Yucatán en la ciudad hasta su muerte.

Fue un hombre muy apreciado por sus buenas costumbres, tenía una casa quinta sobre la calle 23 con 28 y 30 que cuidaba con celo todos los días. Al mediodía, como se decía “llegando la hora”, para refrescarse y buscar información, gustaba visitar con frecuencia la cantina el “Palacito”, acompañadomuchas veces de su amigo Germán Chalé, uno de los líderes socialistas más importantes de esos años.

Don Gaudencio Puerto fue un hombre sensible y simpático. Anunciaba su presencia entonando con gracia su pregón “Don Gaudencio Puerto, ni esta tuerto, ni va al puerto, ni está muerto”. La primera parte de este reportaje lo hacemos con el apoyo directo de su trabajo. Dejamos que él nos cuente los sucesos para honrar su memoria.

El 4 de noviembre Don Gaudencio escribió “La Junta nos suplica, hagamos extensa invitación a todos aquellos motuleños que se encuentran fuera para que asistan a la inauguración”.

El 8 de noviembre informó “Próximo baile.- Hemos sido informados que para amenizar la inauguración del nuevo mercado ahora en construcción, ha sido contratada la orquesta que dirige el profesor de música Eleazar Méndez el día 19 que actuará de las 9 a las 11 de la noche”.

El 10 de noviembre el mismo corresponsalobservó “Casi medio siglo duro el mercado que ahora está siendo desbaratado; pues según la inscripción que tenía en una de las tablas de un cabecero, fue inaugurado en diciembre de 1889 y desbaratado en noviembre de 1939, sólo faltó un mes para completar  medio siglo”.

El 18 de noviembre advirtió “Amainó el norte.- después de cuatro días de pertinaz y molesta llovizna, que causó perjuicios a los trabajos del mercado en construcción, anoche amainó el norte que estuvo soplando aquí.”

img_9585

Testimonio Chabelita Puerto

Recordó que su padre Don Gaudencio Puerto fue muchos años corresponsal y concesionario del Diario de Yucatán en la ciudad. En esos años era considerado como una autoridad. En ocasiones tenía que mediar en conflictos, e incluso muchos presidentes municipales le pedían consejos.

En muchas ocasiones que le trían algún caso para publicar, solo les pedía una condición, les decía “yo te publico lo que quieras, sólo una condición te pongo, que me lo redactes y lo firmes” a lo que muchos ya no aceptaban y se desistían.

Recordó que cuando estaba de párroco el Pbro. Heriberto Várgas Góngora, el “Padre Beto”, que en una ocasión llegó a su casa un importante grupo de personas entre hombres y mujeres con machetes, coas y palos para pedirle que los acompañara, porque iban a sacar al padre, porque había vendido unas piedras labradas.

Él les dijo que las cosas no se hacían así, que le dieran tres días para hablar con el padre para solucionarlo y si no se devolvían después del plazo, entonces que procedieran a su antojo, pero primero que lo dejarán hablar con el cura. Las piedra fueron devueltas al día siguiente y se calmaron los ánimos. De ese tamaño era el respeto que la población le tenía a don Gaudencio.

Chabelita comentó “estudió en una escuela Marista, tenía una letra manuscrita muy bonita y conocía sobre gran cantidad de oficios como, carpintería, electricidad, soldadura, etc. así como era muy hábil para reparar las máquinas de escribir.

 

Mundo Ramírez

Comentó a cerca de don Crispiniano Vera “Escudúm”, el cual era una persona que medía un metro con noventa centímetros de altura, que vestía de blanco y siempre estaba impecable, que a pesar de despachar carne de cerdo todo el día nunca se le encontraba una mancha de sangre en su ropa.

 img_9587-copia

 

La fonda “La Onradez”

 

5888

De acuerdo al testimonio de don Armín Peraza, esta fonda que fue de Bastarrachea, le puso el nombre a propósito sin la “H” y cuando alguien le corregía ya que honradez se escribe con h, él contestaba “Es que me la robaron”, Bastarrachea también fue beisbolista y debido a que era zurdo le decían “El Chueco Bastarrachea”, pero no solo por eso sino que también porque compraba “Chueco” o sea cosas robadas, por lo que el mote le venía justo.

Otra de los anécdotas es que en ese entonces se acostumbraba a que en la entrada al mercado sobre la calle 28, muchas mestizas ponían a la venta gallinas, pavos, incluso armadillos vivos, sin embargo en época de calor algunas veces morían sofocados, por lo que lo tiraban en el tambor que estaba frente a la fonda de Bastarrachea, al verlo inmediatamente mandaba a “Usito” a recogerlo y de inmediato lo arreglaba para preparar alguna comida, por lo que se puso de moda decir que era de “Pavo de Tambor”.

También recuerda que cuando se crea la Unión de Locatarios, la primera directiva estaba compuesta por Don Juan Marín como presidente y como tesorero don Alejandro “Alux” Can, la siguiente directiva la componen Miguel Andueza, Armín Peraza e Hilda Avilés Aguilar.

A principios de los setentas del siglo XX (1970) comienza un movimiento entre los abastecedores porque ellos trabajaban las mesas pero no todos eran propietario la mayoría las rentaban, es por ello que comienzan a promover las concesiones a favor de quienes las trabajaban, consiguiendo al final las concesiones por un lapso de 20 años.

En la gestión de Roque Avilés “Choco xix” como alcalde, propone cambiar el mercado, quitarlo del centro y pasarlo a la ex estación de ferrocarriles, lo que en la actualidad es el mercado Felipe Carrillo Puerto, muchos locatarios estaba de acuerdo, de manera que incluso algunos desarmaron sus locales dispuestos a pasarse, sin embargo la directiva de la Unión, se dio cuenta que los terrenos a donde se pretendía pasar el mercado, se encontraban a nombre de los Ferrocarriles, por lo que le piden como condición que los documentos se encuentren a nombre del Ayuntamiento, por lo que se estanca de nueva cuenta las negociaciones.

Para un Año Nuevo, desbaratan el techo con el fin de presionarlos para que se salgan y es cuando comienzan a hacer guardias por la noches de las diez a las cuatro de la madrugada que era la hora en que llegaba Don Salvador Méndez que era el primero en llegar todos los días.

Los abastecedores al tener una concesión por 20 años y no había vencido se amparan, ganado el laudo, pero por cuestiones políticas no se ejecutaba, a la llegada de un Juez de Distrito que era hermano masón, haciendo buena amistad con los abastecedores al enterarse que entre ellos habían varios masones como don “Dito” Abraham, Armín Peraza, etc. por lo que revisa su caso y les dice que tenían ganado el caso por lo que ordena al Ayuntamiento que para ese entonces presidía Leticia Avilés como Alcaldesa, para que en un plazo de 72 horas se restituya el techo del mercado.

Nos comentó que le tocó escuchar una plática entre Don Roque Avilés, Pedro Concha y Herbé Montañez, en donde “Choco Xix” les decía que la intensión de pasar el mercado a la ex estación, era para poder pasar la terminal de autobuses al espacio que dejaría el mercado con el fin de que el terreno de la terminal de la línea Noreste, sea utilizado como estacionamiento para la plaza de toros de su propiedad.

 

 portada-445

La inauguración

El programa completo de las festividades las reportó en la publicación del 15 de noviembre, quedando así:

I.- Día 19 a las 9 de la noche suntuoso baile popular en el local del mercado XX de noviembre.

II.- Día 20 a las cero horas con un minuto será izada nuestra enseña nacional con los honores de ordenanza, procediéndose de inmediato a la inauguración del nuevo mercado, acto que declarará el gobernador del Estado, Ing. Humberto Canto. E.

III.- A las 8 horas partirá del colegio Roque Jacinto Campos, un desfile en el que tomará parte la Tercera Compañía del 68 Batallón de Reservas, el alumnado de los colegios y el grupo de profesores de esta población, el cual después de coronar la plaza pública, se congregará frente al nuevo mercado donde se realizará el festival con el siguiente programa:

1.- Pieza de música por la señorita profesora Amira del C. Pereira R.

2.- Tabla de ejercicios por el alumnado, dirigida por el Promotor de Cultura Física señor Carlos García R.

3.- Palabras por el orientador escolar profesor Secundino Maldonado.

4.- Danza Tlaxcalteca, bailable por un grupo de señoritas.

5.- Revolución, por el niño William Quiñones.

6.- El Mayor Ismael G. Ojeda A., entregará a los representantes de las escuelas de este municipio, útiles escolares y botiquines proporcionados por la Secretaría de Educación Pública.

7.- Actuación literaria del profesor Alberto Bojórquez P.

8.- Jarana, bailable por un grupo de señoritas.

9.- Palabras por el profesor Pedro F. Cortés, en representación del Ayuntamiento.

10.- Himno nacional

11.- Inauguración de la biblioteca del colegio Roque Jacinto Campos. Por la tarde a las 16: 00 horas juegos a cargo de alumnos: paso de la pelota, carrera de 3 pies, carrera de sacos, carrera del alacrán, concursos de juegos. A las 18:00 horas será arriada la bandera con los mismos honores.

 

Testimonio de Mirna Martín

 

5544

Silvestre Martín Kú, padre de doña Mirna Martín Escobedo, al inicio del mercado fue uno de los distribuidores de cerdos a los abastecedores, los cuales traía en tren desde Tizimín, venía el vagón del ferrocarril lleno de cerdos, los cuales almacenaba en su casa.

Posteriormente se asoció con el Sr. Luis Ordaz y comenzó a traer los cerdos de Mérida en camiones. En ese entonces los abastecedores  de carne de cerdo eran: Juan Marín, Francisco Escalante, René Gamboa, Ricardo Vidal, Demetrio Alcocer, Salvador Méndez y Ramón Alonzo.

Recordó que cuando venían a jugar beisbol en “La Flor de Mayo” grandes peloteros, como Leonel Aldama y otros, él era el encargado de surtir de cerdo a los beisbolista para que preparen lechón, para comer después de los juegos.

En su primer matrimonio procreó ocho hijos con la Sra. Juana Francisca Escobedo: Manuel, Carmita, Mirna, Benita, Silvestre, Mateo y Juan Martín Escobedo.

Al enviudar formó otra familia viviendo en unión libre con Hermelinda Miriam Cuevas con quien procreó dos hijos: Marco Antonio y Rosalinda Cuevas; después se casó con Felipa de Jesús Argáez con quien procreó cuatro hijos: Judith, Lady, Héctor y Eligio Martín Argáez.

 

140

 

El mercado

Originalmente fue un cuadrángulo con departamentos en las 4 esquinas y un área general para carnes, verduras y otros. Mi madre Juanita creció esos años en el mercado, con su mamá, doña Casimira Chuc, quien tenía un importante puesto de verduras que contaba con dos mesas y gavetas, me relató lo siguiente: “En la punta nororiente estaba el Zurdo Bastarrachea con la vista al norte, actualmente es parte del cuarto frio, a sus espaldas la lencería de Elías Simón, quien tenía como secretaria a Yoli Pino, actualmente es la entrada del cuarto frío.

En la punta norponiente estaba con la vista al frente la cantina de Don Carmen Escalante que era la única cantina, actualmente el local inexplicablemente está cerrado. A sus espaldas estaba la lencería de Don Pedro “Dito” Abraham Siqueff.

Al sur en la esquina con el poniente, estaban Don Eliseo Herrera quien tenía una zapatería, actualmente está la tienda de Don Federico “Cachirulo” con vista al sur donde había una calle. A sus espaldas estaba doña Farida.

En la punta suroriente estaba la tienda de abarrotes del chino Antonio, ahí comparaban papel los abastecedores del mercado, vendía de todo, sus hijas una morenitas estudiaban en la primaria Roque Jacinto Campos y siempre llevaban galletas que le robaban a su papá en la tienda y las repartían, hasta mí me tocaban galletas.

A sus espadas estaba el chino Fernando, quien se caracterizaba porque escuchaba la radio con el volumen bajo, acercando el oído en el aparato receptor para no compartirlo con nadie, en esos años la radio era una novedad.

Además de mi mamá vendían verduras doña “Chana”, quien tenía su mesa enfrente, donde actualmente está la taquería de Coco, donde está “Kabubi” Alonzo Moreno tenía una mesita otra señora que vendía verduras.

Donde está José “Pepe” Vidal estaba don Moisés Villanueva, quien vendía puerco, enfrente estaba Don Francisco “Pancho” Escalante. Frente a la tienda del chino Antonio estaban doña Fermina y su marido don Esteban.

A un lado de mi mamá estaba el señor xxxx Bracamonte, quien tenía una zapatería. En la punta vendía mi abuela Benita chacbihuaes y atole, del otro lado se ponía una gorda que vendía atole y unos chacbiuaes riquísimos que hacía, delgaditos, al comerlos se les chorreaba la mantequita roja. El chino Samuel, quien tenía una tienda de abarrotes en la esquina de la calle 27 con 26, donde actualmente hay una cantina, acudía con frecuencia a desayunar con la gorda sus chacbiuaes.

Mi padre Celestino Buenfil me dijo “vendían res don Roque Avilés el viejo y su hijo Roque Avilés Aguilar, Manuel Ramírez, Abel “Belito” Avilés, Demófilo Avilés, a su mesa iba su hijo Benjamín para ayudarlo;Teodosio Arce, iba su hijo Paulino a su mesa para ayudarlo,  mi abuelo Valerio Buenfil, homónimo del que esto escribe, vendía res, murió un año antes, participó activamente en la lucha por la construcción del mercado.

Vendían puerco don Crispiniano Vera, le decían “Escudúm”, un hombre pulcro, a pesar de su oficio vestía de blanco en forma impecable y así que conservaba durante el día, con él empezó Salvador Méndez como ayudante haciendo chicharra;Francisco “Pancho” Escalante, Moisés Villanueva, Lorenzo Alcocer le decían el Kanxoc fue papá de  Herbé “Sebadita” Alcocer;Juan Marín, su hermano Fausto vendía cochinita. Don Juan fue papá de Oscar Marín quien es uno de los decanos del oficio. Gabriel Marín Gómez es otro de los herederos de don Juan que conservan el oficio.

Una de las venteras de verduras más importantes fue doña Casimira Chuc, mi abuelita “Casita”, así le decíamos sus nietos o mamá grande. Su heredera fue mi tía Bertha Méndez, quien se conserva con vida a sus 83 años.

Hasta hace unos años se escapaba al mercado en las madrugadas para vigilar la descarga de las verduras. Su heredera es su hija Teresa Méndez, quien conserva el negocio con la ayuda de sus hijas Bertha y Violeta, su negocio se llama el “Paraíso”.

fotosss

 

Suicidio Frustrado

Para conocer el trabajo de Don Gaudencio Puerto Gómez, queremos compartir su nota periodística publicada en el Diario de Yucatán el 4 de diciembre de 1939 “Suicidio Frustrado.- En el tren que ayer por la tarde salió para Temax, tomó pasaje el señor Francisco Vázquez. Cuando ya el convoy se encontraba como a doscientos metros de la estación del ferrocarril y cuando comenzaba a marchar a su velocidad normal, el señor Vázquez que se encontraba de pie entre las plataformas de los coches de segunda y tercera, se dejó caer, según dicen quienes lo vieron por el hueco entre ambas plataformas, con el propósito seguramente de suicidarse, lo cual no consiguió, perdiendo solamente el pie izquierdo y recibiendo varios golpes en otras partes del cuerpo.

Como ni el maquinista ni el conductor se dieron cuenta del suceso, el tren continuó su marcha hacia su destino. Avisadas las autoridades, procedieron recoger al herido conduciéndolo ayer mismo por el tren de las 5 y media de la tarde a esa ciudad, después de haber sido atendido por el doctor Álvaro Perera quien le hizo las primeras curaciones. Fuimos informados de que el señor Vázquez venía padeciendo desde hace tiempo de ataques epilépticos y oímos de él, cuando lo estaban cuando, que tenía el propósito de suicidarse”.

 

5555

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *