La Voz De Motul

Editorial

La Flor de la Pitahaya

Publicado el 15 de agosto de 2008 en la edición 118

Por: Valerio Buenfil

Es una de las flores más exóticas de Motul y la región, por su floración nocturna, es poco conocida, a pesar de que existen de manera silvestre por las albarradas de la ciudad. Esta bella flor abre una sola vez en la noche, aunque se han encontrado flores que abren durante la mañana o la tarde. Es grande, acampanulada, tubular, hermafrodita, blanca o rosada, mide de 25 a 30 cm. de largo y 34 cm.  de diámetro. Su peso oscila entre los 200 grs. y un kilo. Su aroma y miel atraen a muchos insectos; durante el día, cuando las flores están cerradas, se han encontrado abejas en su interior, su período de floración es en la época de lluvias, de mayo a septiembre, por lo que puedes buscar admirarla en estos días.

El nombre correcto de esta planta trepadora es pitahaya, de origen antillano. Originaria de América. México y Colombia son los prin- cipales productores a nivel mundial. En Motul, la conocemos como pitaya. En maya se le conoce como wob (pitaya), sakwob (pitaya blanca) o chacwob (pitaya roja). Es una planta silvestre, resistente a la sequía y poco exigente en cuanto a la calidad del suelo. Suele crecer en las albarradas, en las rocas, sobre paredes o en la copa de los árboles. La pitaya posee un alto valor nutritivo, es rica en calcio, fósforo, potasio y vitamina C.

Se consume el fruto, que es ovalado color rosado, con una especie de escamas y pulpa dulce y abundante. Puede llegar a pesar entre 400 y 500 gr y medir entre 10 y 15 cm. Se consume fresco o prepa- rado como bebida refrescante, se pueden hacer jugos y mermeladas. Entre sus aplicaciones medicinales, se puede decir que es un tónico cardiaco y, las semillas contienen un aceite de efecto laxante. El fruto es eficaz para la gastritis, en tanto que el tallo y la flor se usan para curar afecciones de los riñones, así como para la preparación de un shampoo casero que sirve para controlar la caspa y el dolor de cabeza. Valerio Buenfil a 10 de agosto de  2008.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *