La Voz De Motul

Editorial

La iglesia de San Juan Bautista “Apuntes para la historia espiritual de Motul y la región”

Publicado el 30 de Enero del 2009 en la Edición 142

Por: Valerio Buenfil

El día 2 de febrero de 1651, según la inscripción de la placa que se encuentra en la  parte superior de la fachada, se terminó la fábrica de la iglesia de San Juan Bautista, por lo que éste año de 2009 cumple 358 años. Por tal motivo, invitamos para una entrevista exclusiva para hablar sobre el tema con el Arqto. Manuel J. Castillo Rendón,  quien ha realizado trabajos en este campo por más de 20 años, como servidor público o como  cercano colaborador de Mons. Manuel Castro Ruiz, Arzobispo Emérito  de Yucatán, recientemente fallecido. Una de las primeras precisiones que nos hizo, fue que la expresión de “iglesia” o “templo” no es la adecuada para los edificios dedicados al culto católico, sino que lo correcto es llamarle “espacio eclesial”.

fotos-e-142-299_result

La conquista espiritual

La evangelización en Motul y la región se inició originalmente con la construcción de capillas abiertas, llamadas también capillas de indios, que eran iglesias reducidas a un presbiterio y dos habitaciones laterales. Fray Toribio de Benavente afirmó que la función que cumplían: “…los atrios son muy grandes y muy gentiles, porque la gente no cabe en las iglesias, y en los patios tienen su capilla para que todos oyan misa los domingos y fiestas y las iglesias sirven para entre semana”. De acuerdo al Arqto. Castillo Rendón los frailes iniciaban primero con el trazo del terreno, después hacían los cuartos laterales, una habitación para la estancia de los frailes y la otra para la sacristía; en el centro levantaban el presbiterio enmarcado con un arco triunfal, del cual partía, la mayoría de las veces, la planta de la nave del futuro edificio.

El sitio que eligieron aquí en Motul fue exactamente en el que los sacerdotes mayas gobernantes del Cacicazgo de Ceh Pech realizaban sus prácticas espirituales. En el Catálogo de Construcciones Religiosas de Yucatán encontramos “En la relación de la visita que en 1588 hizo a Yucatán Fr. Alonso Ponce, encontramos lo siguiente: El 12 de agosto llegó al pueblo y convento de Motul. Es este pueblo de mediana vecindad de indios mayas y hay en él junto al convento un Kú o Mul en que antiguamente hacían sacrificios a los ídolos, ahora está hecho en lo alto del calvario, al cual suben por muchos escalones de piedra; han caído sobre él dos rayos y hecho pedazos dos cruces, cada uno la suya, cosa cierta maravillosa…”.

Su construcción

“El trazo de la iglesia de Motul lo hizo el P. Fr. Marcos de Manzista, que sin ser arquitecto, era muy capaz”. Al respecto Fr. Ponce en su citada visita a Motul informó “la iglesia no está acabada, pero tenía levantadas  ya las paredes de pie derecho. Hay en el claustro alto una sala en la que está el Santísimo Sacramento, y abajo un bautisterio muy vistoso, con la puerta al patio (atrio), donde está la capilla y ramada de los indios; el patio es encalado, con cuatro capillas a las esquinas, cercado de naranjos puesto en orden y concierto; la huerta del convento es muy buena con norias y de ella se saca el agua que va encañada a una pila que está a la puerta del patio, de donde la llevan las indias; moraban en aquel convento tres frailes…”.

 

“El R. P. Fr. Diego de Cervantes, siendo guardián del convento de Motul (1640-1648), subió las murallas de la iglesia, cubrió la capilla mayor de media naranja y el cuerpo de la iglesia de cañón de bóveda que es muy hermoso edificio. Esta iglesia la acabó el P. Fr. José Narváez, siendo guardián del convento”.

El espacio eclesial

(Templo)

fotos-e-142-199_result

Es una planta alargada, de las conocidas como planta romana, de una sola nave, cubierta con una bóveda de cañón apoyada sobre una ménsula sencilla de cantera; al fondo encontramos el presbiterio, separado de la nave por el arco triunfal, de cantería de medio punto, apoyado en medias comunas estriadas con pedestal, base y capitel dóricos y en el ábside, en unas ménsulas cónicas. El ábside está techado con bóveda, estando cubierto el resto de él con cúpula de media naranja, en la que se abren ocho ventanas de arco de medio punto. A la entrada, sobre el nártex, se encuentra el amplio coro soportado por una bóveda de cañón y un arco rebajado.  El borde del coro está protegido por barandal de fierro sencillo. Junto a la puerta principal, en el costado sur del templo, se encuentra una pieza que formó parte de la primera construcción, contigua a la capilla de indios. Esta pieza, que es el bautisterio, tiene techo de bóveda y pila de piedra labrada. Sus ventanas son ocho, correspondiendo: una fachada principal, dos al presbiterio, una al costado norte y cuatro al sur. De las dos del presbiterio, en la parte superior, existe un camino de ronda o gallina ciega. Por una falla estructural la nave tuvo que ser reforzada con dos contrafuertes en los años setentas.

 

La portada

fotos-e-142-288_result

“La fachada del templo se forma con una portada clásica franciscana con el acceso formado por un arco de medio punto y dos pares de columnas estriadas con pedestal que sostiene un frontón con un nicho. Apoyada en el frontón se localiza la ventana del coro con un marco muy sencillo”. El frontón está decorado de flores. En la parte superior del arco de la puerta se ven dos pequeñas esculturas (imágenes), la de lado derecho corresponde a Juan el Evangelista con el águila que lo representa y a la izquierda la imagen parece ser la de Lucas, representado por un novillo o toro. Si se observa la pequeñita escultura esta descabezada, por lo que cabe la posibilidad de tratarse de Marcos el Evangelista, que lo representa un león.

fotos-e-142-174_result

 

Decorados

fotos-e-142-443_result

Entre las observaciones encontramos evidencias de frescos y de cenefas por toda la iglesia y el convento, principalmente en el presbiterio, al respecto señaló nuestro entrevistado que durante el siglo XVII los franciscanos acentuaron la práctica de pintar frescos y después poner retablos. El remate del edificio está decorado con triángulos superiores con unas esferas de piedra como elemento de ornato, pero faltan algunas. La puerta principal tiene chapetones, similares a los que tiene la catedral y la iglesia de monjas.

 

Las torres

fotos-e-142-360_result

Sobre el alto muro de la fachada corre un cornizuelo que se quiebra para formar otro frontón con multitud de remates de diversas formas; y a uno y otro lado de éste se levantan las torres campanarios. Estas son de dos cuerpos, con cuatro arcos para campanas. Se aprecia que las torres quedaron demasiado chaparras y deberían de pintarse al igual que todo el frente, ya que, a simple vista, se perciben huellas de pintura sobre lo que queda de los aplanados y piedras.

 

El color

fotos-e-142-041_result

 

Con relación al color de la iglesia, el Arq. Castillo Rendón nos mostró cómo hacer cuidadosos desprendimientos de las capas de pintura con una navaja, para conocer cuál fue la pintura original, saliendo a relucir el azul añil, el rojo, el salmón, el amarillo, el rosado y un crema. Se estima que entre los colores más antiguos pueden estar el rojo, proveniente de las tierras del “kankab”, existente en la región o el azul añil extraído de plantas, usado desde la época maya en sus murales. Como dato curioso, los frailes franciscanos en la provincia de Yucatán, fueron los únicos que usaron hábitos azules. En el museo de Arte Sacro de Yucatán, localizado en el poblado de Conkal se exhibe una muestra de un hábito azul.

 

La iluminación

fotos-e-142-450_result

 

Encontramos demasiado obsoleto el sistema de iluminación. Las lámparas exteriores deben de cambiarse, lo ideal es que desde el frente se ilumine la fachada. Y en el interior del convento se utilice iluminación aérea o bien una más discreta que elimine los cables y contactos en mal estado. Se deben de retirar todas las instalaciones eléctricas que no tienen uso actual, tanto en el frente como en el interior, sobre todo por que pueden estar dañando los frescos que existen bajo de la pintura actual.

fotos-e-142-307_result

 

Varios temas

La entrevista recorrido duró cerca de tres horas y permitió revisar y conocer varios temas acerca de la iglesia y del convento. Uno de ellos son los amplios terrenos originales que tenía la iglesia, los cuales colindaban; al sur sobre la calle 29, ocupando los terrenos que actualmente tiene el edificio conocido como el Carta Clara; al oriente, hasta la calle 24; al poniente, se estima un atrio cuando menos de 30 metros de frente,  muy cerca de donde actualmente está el monumento a Felipe Carrillo Puerto; y al norte, hasta la calle 27. En el claustro del convento no se encontró la huella o vestigio de la ubicación del reloj solar. Llamó la atención el Santo Entierro ubicado en la pared sur del interior de la iglesia, acerca de él señaló: que fue una costumbre franciscana que tuvo mucha influencia de Sevilla, pero que decayó. También encontramos la piedra labrada a manera de recipiente, que servía para el lavado de los paños sagrados utilizados en el altar, con una vasija, agua corriente y con caída del agua directamente a la tierra,  lamentablemente hoy vemos una llave de pico mal instalada y con su drenaje que demeritan una función (el rito ya no lo usa) y una bella piedra.

 fotos-e-142-474_result   fotos-e-142-483_result

La restauración actual

fotos-e-142-042_result

Con relación a los actuales trabajos de restauración los calificó de aceptables, pero no es lo mejor. Señaló que el proceso a seguir es limpiar, analizar, consolidar, liberar, conservar, adecuar y darle mantenimiento, para que el edificio tenga vida y recobre su significado. El material correcto para los trabajos de consolidación es el mortero de cal, que es la cal apagada, con polvo de piedra triturada. No debe de usarse cemento porque la piedra lo rechaza,  no se lleva con la cal.  Para la pintura deberá usarse calestina en los aplanados; vinílica o barnices opacos o mates en maderas; y esmalte opaco o mate también, en rejas metálicas.

Recomendaciones

El especialista recomendó tener un mejor sentido técnico y no manchar la piedra con pintura, cementos, o grasas. Se debe de retirar todo el cemento que tiene actualmente. Para reparar las piedras dañadas, se deben de limpiar con agua y se les inyecta la mezcla del mortero de cal con el polvo de piedra. Las yerbas se quitan cortándolas, no arrancándolas y luego se aplica gas morado. Las cuerdas para tocar las campañas lastiman las piedras de la portada principal y van a acabar lastimando la piedra de la moldura del frontón, se debe de buscar otra solución.

Agradecimientos

Finalmente, queremos agradecer al Arqto. Manuel J. Castillo Rendón haber aceptado esta entrevista para el semanario. Y reconocemos el apoyo del Pbro. Pedro Novelo, párroco de la ciudad por la autorización y facilidades prestadas para realizar éste trabajo, así como el Lic. Hernán Vega Rafful por haber proporcionado desde hace varios meses, copias referentes a la iglesia de Motul, del Catálogo de Construcciones Religiosas de Yucatán, su prudente aportación, nos recordó la importancia de ésta fecha y haber programado el presente reportaje. Valerio Buenfil, Motul, Yucatán, enero 25 de 2009.

Fuentes: La información entrecomillada en su mayor parte fue extraída del Catálogo de Construcciones Religiosas de Yucatán. Y otras citas de las Memorias del Primer Simposio Internacional de Arte Sacro en México, en el apartado correspondiente a Yucatán “Los templos católicos del Siglo XVI al XIX en Yucatán” que realizó el Arqto. Manuel J. Castillo Rendón.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *