La Voz De Motul

Editorial

El Calepino de Motul

Publicado el 1 de mayo de 2009 en la edición 155

Por: Valerio Buenfil

Fray Antonio de Ciudad Real

De Fray Antonio de Ciudad Real averiguamos que nació en 1551 en Castilla La Nueva, y a los 15 años de edad ingresó al convento de San Francisco en Toledo. Cuando Fray Diego de Landa  vino por segunda vez a Yucatán lo trajo como cantor de coro junto con un grupo de franciscanos. Desembarcaron en Campeche en octubre de 1573. Ciudad Real se especializó en la lengua maya. En septiembre de 1584 llegó a México el Comisario General Alonso Ponce de León, visitador de las provincias franciscanas y fue nombrado su Secretario durante su encomienda. Cuando Ponce de León volvió a España, Ciudad Real lo acompaño y siguió siendo su secretario hasta la muerte del primero, en 1592. Ese mismo año volvió a Yucatán y en 1603 fue electo provincial de su orden. Murió en Mérida el 5 de julio de 1617.  

 

 

Como parte de las actividades de celebración de nuestro Tercer Aniversario, hemos incluido la publicación de una versión periodística del Diccionario Calepino de Motul. El manuscrito fue realizado en el convento San Juan Bautista de esta ciudad por Fray Antonio de Ciudad Real en el período de 1573-1579 que correspondió al obispado del Ilmo. Sr. D. Fray Diego de Landa. El original de incalculable valor histórico y cultural consta de 15,975 entradas léxicas con 19,259 palabras y un total de 87,155 ocurrencias o veces que aparecen estas palabras. En su versión maya español consta de 466 folios recto y verso, es decir de de casi un millar de páginas.

Este diccionario constituye una prueba que Motul fue el sitio de mayor mestizaje maya-español en la península de Yucatán durante el siglo XVI. El manuscrito fue comprado en la ciudad de México hace más de 150 años por el abate Charles E. Brasseur de Bourbourg y vendido poco después en los Estados Unidos a John Carter Brown, de la ciudad de Providence, Rhode Island. Es precisamente en la biblioteca “John Carter Brown” de dicha ciudad en donde se conserva actualmente el documento original.

Con el apoyo y el patrocinio de Felipe Carrillo Puerto, siendo Gobernador Constitucional del Estado, en el año de 1929 vio la luz la primera edición del Calepino que realizó Don Juan Martínez Hernández, lamentablemente errores y omisiones diversas, así como lecturas e interpretaciones incorrectas no satisfizo las expectativas de los estudiosos de la época.

brown_university_john_carter_brown_lib
Biblioteca John Carter Brown.

Fue hasta el año de 1995 que se realizó la segunda edición del Calepino, en esta ocasión los trabajos estuvieron a cargo del destacado lingüista Dr. Ramón Arzápalo Marín quien señaló que la edición requirió “un profundo conocimiento de la lengua maya, especialmente de la variante hablada y escrita en Yucatán a inicios de la Colonia, así como gran familiaridad con el español hablado durante los siglos XV y XVI y manejo del latín clásico”, los trabajos contaron con el reconocimiento y el patrocinio del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En esta aventura periodística tomaremos como referencia la edición que realizó el Dr. Ramón Arzápalo, a quien hemos invitado para una entrevista exclusiva, la cual esta prevista para el mes de junio del presente cuando visite la entidad. Pretendemos ofrecer en entregas semanales las partes destacadas de los 466 folios recto y verso del maya-español, en algunos casos haremos reproducciones completas de los mismos.

Cabe precisar que el documento en cuestión obligó al editor a establecer criterios lingüístico y de cómputo para la clasificación y presentación de los materiales, advertimos que en esta versión desechamos esas referencias con el propósito de simplificar y hacer accesible los textos a un mayor número de personas. Nuestro propósito es reconocer y promover popularmente el Calepino de Motul como un elemento propio de nuestra identidad, en él podremos encontrar la manera de ser, pensar y actuar de los pobladores de Motul del siglo XVI. Por último, a quienes tengan interés por conocer la edición realizada por el Dr. Ramón Arzápalo, existe una en la biblioteca Eulogio Palma y Palma de esta ciudad y otra en el museo Felipe Carrillo Puerto para consulta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *