La Voz De Motul

Editorial

“Papá Lolo” Lorenzo Marrufo Rosado

Tomado de libro: Orígenes, Actualidad de Rumbo de Telchac Puerto, editorial La Voz de Motul, septiembre del 2015. Coproducción Ayuntamiento 2012-2015: Humberto Marrufo 

Nació el 24 de enero de 1927 en Telchac Puerto, sus padres fueron Justino Marrufo Cervantes y Remigia Rosado Argüelles. Es el segundo de tres hijos; Pastor, Lorenzo y Gerardo Marrufo Rosado.

Como su padre tenía ranchos ganaderos, él creció en los ranchos, hasta que se casó a los 21 años con Cruz Martha Díaz Marfil. Al casarse su padre le heredó el “Bar Belmar” que tuvo durante 52 años, cuyo significado es “Camino al Mar”. Recuerda que hasta cinco años antes de su deceso su padre estuvo al frente del bar.

Se decía que era el Embajador de Telchac Puerto, porque el que venía a Telchac, tenía que verlo ya que su cantina era paso obligado para todos los visitantes, ya que lo visitaban desde el más humilde, hasta los más encumbrados políticos y empresarios.

Se le recuerda como una persona muy generosa, y a todo aquel que llegaba a su cantina, siempre les ofrecía comida, lo primero que preguntaba era –¿Ya comiste?-, muchos indigentes y teporochitos, acudían frecuentemente a él en busca de alimento para saciar su apetito.

La familia viene de San Felipe. De acuerdo a sus hijos nunca se interesó en la política, pudo haber sido Presidente Municipal muchas veces, sin embargo nunca aceptó.

A pesar de no haber tenido una educación formal, ya que en esos días la escuela en el puerto solo llegaba hasta el tercer año de primaria, era una persona que le gustaba la lectura, por lo que podía platicar con personas de todos los niveles sociales siempre con temas amenos.

Entre sus amistades que lo frecuentaban estaban; don Abraham Siqueff, don Pepe Patrón, don Juan Cabrera y don Víctor Cervera Pacheco, se cuenta que don Juan Cervera, tenía una forma muy particular de tomar cerveza, ya que andaba por lo general con uno de sus ayudantes, al llegar pedía una cerveza media y dos vasos, la dividía la mitad para él y la otra para su ayudante, decía que lo hacía para que no se caliente la cerveza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *