La Voz De Motul

Editorial

Sakolá Ex hacienda henequenera. Hoy es una comunidad maya marginada y olvidada.

Publicado el 18 de septiembre de 2009 en la Edición 175

Por: Valerio Buenfil

 

img_8209_result

Los pobladores originales nacieron en la comunidad de la hacienda de Sakolá, que fue propiedad de don Alfonso Palma y Palma inaugurada en el año de 1902. Don Alfonso fue hermano de Don Eulogio Palma y Palma, éste último uno de los hombres más ilustres de nuestra historia regional.

img_8175_result

Sakolá fue una típica finca henequenera. En el lenguaje académico se le llama hacienda. Una hacienda es una unidad socioeconómica basada en el cultivo del henequén, el ganado y la milpa. El éxito fue el aprovechamiento integral de los recursos naturales. Tenían como actividad prioritaria el henequén, pero el patrón tenía el ganado y la huerta. El ganado jugaba un papel importante al comer la yerba de los planteles y limpiarlos, evitando así los riesgos de incendios, que no eran frecuentes en esos años, la huerta proveía de rica y abundante comida: cochinos, pavos, gallinas, plantas frutales, medicinales, aromáticas etc. Todo en base a un aprovechamiento inteligente de las energías. La veleta garantizaba el agua suficiente sin costo alguno y la amplia red de vías de truck “decauville” que comunicaba a Motul con toda la región henequenera. Era un transporte ecológico y económico. Puede decirse que un truck era como un tren pequeñito tirado por caballos o mulas.    

Los acasillados (campesinos) atendían los cultivos de los hacendados, además hacían su milpa. Algunas fincas como la de Sakolá promovieron el uso del maíz con el henequén. Cada año se hacían nuevas siembras, en las que se aprovechaba para intercalar el maíz. Como testimonio aún se conserva la hermosa y fina placa de piedra labrada que luce el edificio del cuarto de maquinas (desfibradora). La placa se ilustra a la izquierda con una planta de maíz con una mazorca en la punta, en el centro 3 reses pastando y a la derecha un sembradío de henequén. En la parte superior la leyenda “HDA. SAKOLA: ALFONSO PALMA Y PALMA 1902. Obsérvese la forma correcta de escribir Sakolá. Es con K y no con C como está en el letrero de acceso que colocó la SCT. En la placa está escrito con puras mayúsculas, por lo que se justifica la falta del acento en la letra A final, pero por la pronunciación debe de llevarlo, lo correcto es Sakolá. No encontramos referencia alguna de su significado.

 

 

img_8160_result img_8163_result

img_8212_result
Interior de cuarto de maquinas
img_8221_result
Hermosos barandales de hierro forjado

La población

Los descendientes de los acasillados todavía viven en la comunidad. Es un tronco familiar de los hermanos Gregorio y Aurelio Ek Pool que se divide en 7 familias. El núcleo de Gregorio tiene 4 familias y el de Aurelio 3. Cabe mencionar que como parte de la discriminación que sufrieron nuestros padres en el período de los años 1930-1960, muchas familias huyendo de la discriminación, cambiaron sus apellidos mayas por sus significados en español “castellanizaron” sus apellidos. En Sakolá, el apellido original Ek pasó a ser Estrella, como se les conoce en Motul. Fue famoso el equipo de beisbol de los Estrellas de Sakolá.

lavozdemotul_175-3

¿Quiénes eran los acasillados?

 

Los acasillados eran los campesinos que trabajaban en las fincas en las labores agrícolas y sus mujeres como servicio doméstico. Muchos nacieron ahí. El patrón les proporcionaba una casita, una parcela para laborar y un salario de 50 centavos por día de trabajo. Vivían arraigados a la hacienda y en algunos de los casos no se les dejaba salir sin el permiso del patrón, existieron casos en los que llegaron al extremo de tenerlos en situación de esclavitud.

img_8126_result
Capilla de la comunidad de Sakolá
img_8155_result
Habitantes de la comunidad de Sakolá
img_8152_result
Habitantes de la comunidad de Sakolá
img_8127_result
La deteriorada escuela Alfonso Tec Buen l
img_8141_result
Niños que asisten a clases con el personal del CONAFE

 

Casa de la comunidad de Sakolá

 

En  total viven 55 personas. 26 hombres y 29 mujeres. 42 personas viven en hogares mayahablantes, por lo que puede afirmar que es una comunidad maya. Existen 11 hogares, todos de jefatura masculina y son 11 viviendas habitadas, de ellas sólo una tiene piso de tierra. Se considera la posibilidad que entre las 15 personas que hablan lengua maya: 7 hombres y 8 mujeres,  se encuentren las 10 personas analfabetas que existen: 4 hombres y 6 mujeres. Las 55 personas gozan del derecho a la salud: 36 a través del Instituto Mexicano del Seguro Social y 7 con Seguro Popular. 13 personas tienen educación básica incompleta. Existen 28 personas en edad de votar, pero los mismos políticos, por la dificultad de los problemas, prefieren no meterse “nadie viene a vernos, y los que vienen no regresan” señalaron varios de los lugareños.

img_8123_result img_8124_result img_8125_result

Los servicios

La comunidad cuenta con energía eléctrica y con servicio de agua potable, en promedio pagan 45 pesos al bimestre, el servicio es regular y no encontramos quejas al respecto. Existe una escuela “Alfonso Tec Buenfil” que está prácticamente en ruinas, ahí es donde estudian los niños y las niñas de la comunidad: Juan David Sulub Pech y Lizat Canul Pec en preescolar y Jhoana Guadalupe Canul Pech, Juan Pech Pech, José Rafael Sulub Pech, Fernando Canul Pech, Nidia Canul Pech, Alberto Sulub Pech, José Luís Sulub Pech en la primaria. Todos a cargo de personal del CONAFE: Pedro Moo Pech como instructor comunitario y Carmen López Xool es la capacitadora tutora, sólo llega hasta el 4º de primaria. A un lado se encuentra una pequeña iglesia, que ofrece servicios ocasionalmente. Existe en el centro, entre la comunidad y el casco de la hacienda un espacio que actualmente es un monte, entre las demandas de ellos está la construcción en ese lugar de un parque recreativo y de un campo de beisbol o fútbol. Uno de los problemas es la falta de transporte público, padecen este problema los cerca de 10 jóvenes que tienen salir a las 6 y media de la mañana a buscar el camión en la curva, para ir a estudiar la primaria y la secundaria en Motul, las mismas dificultades atraviesan las cerca de 10 amas de casa que van al mercado de Motul a comprar todos los días.

La modernidad

 

Irónicamente la modernidad para Sakolá ha significado un mayor aislamiento y el aumento de los peligros por el cruce de la autopista Motul-Mérida. Cuando se habla con los pobladores, en sus voces se escucha el vacío que deja la desesperanza y el abandono. La verdad es que a nadie le importa el futuro de esta comunidad.

img_8070_result img_8071_result img_8076_result img_8081_result img_8082_result img_8085_result img_8086_result img_8088_result img_8095_result

Peligros en el cruce de la autopista Motul-Mérida

img_8104_result
Quedaron inconclusos los trabajos del acceso central de la comunidad.
img_8114_result
Los pobladores con temor miran el cruce de la autopista, principalmente ancianos y gentes enfermas.
img_8117_result
Son más de 24 metros, con una pendiente muy inclinada

 

Los trabajos de la autopista Motul-Mérida están dejando aislada a la comunidad. Para salir ahora tienen tres opciones: una en dirección oriente que conduce a Motul, es la más usada para entrar y salir, sobre todos por ciclistas y leñadores que transitan en triciclos. En el centro existe una calle que conduce a la autopista. A esta entrada se le hicieron los acotamientos de acceso y una parte de la calle, pero no se concluyeron los trabajos por un pozo que existe a medio camino, por este acceso sale la gente a buscar el camión para ir a Motul, el cruce es peligroso, tienen más de 24 metros de ancho en curva y corren riesgos al cruzarlo, especialmente los más ancianos y los niños. En este acceso existe el temor que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes por tratarse de una curva cierre el paso “creemos que van a poner barda de contención como pusieron en la curva de Baca y podemos quedarnos encerrados”, afirmaron varios pobladores. La tercera salida es la que se dirige a Mérida, la cual ya ha sido habilitada con un acotamiento y con la señalización respectiva.

Los trabajos

Los pobladores dicen que los ingenieros de la SCT (Secretaría de Comunicaciones y Transportes) realizaron trabajos de acceso a la comunidad, pero quedaron inconclusos, llegaron hasta el pozo que impide la entrada, se requiere cerrar el pozo y hacer la calle, pero  “eso le corresponde al ayuntamiento” dijeron los funcionarios según cuentan los lugareños.

Temores

Las personas mayores con dificultades para caminar y con problemas de la vista, temen cuando tienen que salir de la comunidad. Nos cuentan que recibieron la visita de la alcaldesa y de los funcionarios de la SCT. Entre los temas que se trataron estuvo ver cómo resolver el problema de los accesos a la comunidad. Afirman que se comentó de un túnel bajo la autopista o de un puente peatonal para permitir su salida. Dicen que alcaldesa Celina Montañez les prometió buscar una solución, pero hasta el 25 de agosto no sabían nada al respecto. Por el momento no han tenido ningún accidente, pero se quejan de las dificultades para salir, sobre todo los más ancianos, temen por sus vidas y se están aislando. Existen conductores, sobre todo jóvenes y taxistas, que pasan a toda a velocidad por el poblado, en algunas ocasiones visiblemente alcoholizados y en altas horas de la noche que ponen en peligro la seguridad de los pobladores, sobre todo porque están indefensos ante estos hechos.

La Santa Cruz

img_8250_result

En una de las casas principales de los pobladores, encontramos a la Santa Cruz, el primer símbolo de la unidad espiritual de nuestros pueblos. Con el Santo Leño de la Cruz, se inició la evangelización de los mayas de Yucatán. Preguntamos por la antigüedad de la cruz, y los más ancianos aseguraron que la heredaron de sus abuelos, estimando cuando menos 150 años de antigüedad. Esta cruz puede ser el símbolo más antiguo que exista de toda la comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *