La Voz De Motul

Editorial

“Doña Mechita” Mercedes de la Cruz Trejo

Tomado del libro “Origenes, Actualidad y Rumbo de Telchac Puerto”, una coproducción de la editorial La Voz de Motul con la Administración Municipal del Ayuntamiento 2012-2015 del municipio de Telchac Puerto, Yucatán.

Es hija de Magdalena Trejo y Sóstenes Cauich, quienes eran originarios de Timul y Sacapuc respectivamente, ambas comisarías de Motul. Por cuestiones del trabajo de su padre vivió en varios lugares.

En Yobaín su madre se juntó con Francisco Cruz. Unión de la que nació su medio hermano César Gilberto Cruz Trejo (q.e.p.d.) . Su madre murió cuando ella tenía apenas 9 años y su hermano año y medio.

No pasó mucho tiempo del fallecimiento de su madre y su padrastro quien se había hecho cargo de ella y su hermanastro, se enferma y también muere.

Ante esta situación a pesar de su corta edad es ella la que se hace cargo de su hermanito. Recordó que fue una etapa muy difícil, para buscar el sustento para ambos, teniendo que hacer nixtamal, limpieza de casas y todo lo que podía.

Se casó con Luis Alberto Hernández Pantí, con quien procreó a Imelda del Socorro Hernández Trejo. Después de separarse vivió con Arsenio Medina Tzuc, con quien tuvo cuatro hijos: Bernabé, Renán Arsenio “La Rana”, Pedro Enrique y José Eduardo Medina Trejo.

Recordó que Dn. Arsenio tenía un puesto de refrescos enfrente de lo que ahora es la terminal de autobuses, en donde funcionaba un molino, al lado doña Mercedes vendía comida, abría desde las cuatro de la madrugada para que los que llevaban pacas de henequén a Progreso desayunasen ahí platillos regionales como chocolomo y frijol con puerco.

Señaló que doña Concha Cuevas es quien le enseñó a escoger, arreglar y freír el pescado, en esos años empezó a vender pescado frito ya que nadie lo hacía como negocio. compraba el pescado a $2 pesos la docena, llevaba a vender su producto a Telchac Pueblo y Dzemul, luego llegó a Baca, Mocochá y Tekat; hasta llegar al mercado de Santiago de la ciudad de Mérida.

En Motul inició vendiendo pescado frito en la escarpa del mercado 20 de Noviembre, sobre una banca. Una persona de la cual no recordó el nombre, le dio una mesa y se convirtió en locataria.

Precisamente cuando hicieron las remodelaciones de ese mercado en el año 2000, comenzó a tener una serie de enfermedades que la obligaron a vender su mesa para costear sus tratamientos. A la par, también vendía pescado en su casa donde trabajó hasta que las fuerzas se lo permitieron.

Al poco tiempo que ella inició su venta, también comenzaron a vender pescado frito en el mercado de Motul; don José Dzul y don Venancio Chim “El Venado”, ambos venían al puerto de Telchac a comprar su pescado.

Señaló que ahora nadie se dedica a asar el cazón, En su tiempo ella llegaba a preparar hasta 500 kg de cazón al día en la temporada de pesca, y la gente venía a comprarle.

El procedimiento era el siguiente, abría el cazón por la espalda, lo lavaba y lo colgaba al sol o sobre palmas de coco unas tres horas, luego con carbón y cáscara de coco, lo ponía a asar, esperaba a que tuviera el color indicado y le daba vueltas hasta quedar a punto.

Nos contó con orgullo que aunque nunca aprendió a leer ni escribir, aprendió a sacar sus cuentas y cobraba sin problemas a toda la gente que le compraba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *