La Voz De Motul

Editorial

LA INVASIÓN A YUCATÁN POR TELCHAC PUERTO

Tomado del libro “Origenes, Actualidad y Rumbo de Telchac Puerto”, una coproducción de la editorial La Voz de Motul con la Administración Municipal del Ayuntamiento 2012-2015 del municipio de Telchac Puerto, Yucatán.

Por: Valerio Buenfil 

El 27 de marzo de 1843 el gobierno de la república al mando del General Antonio López de Santana invadió Yucatán. La expedición invasora penetró por la Vigía de Telchac Puerto, que se convirtió en el escenario de las confrontaciones.

En los “Apuntes para la Historia del General Antonio López de Santana” elaborada por Carlos María de Bustamante, encontramos un apartado titulado “Guerra de Yucatán y Disposiciones que Precedieron” en la que se señala lo siguiente:

El mando de la guerra a Yucatán la tenía el General Don Matías de la Peña y Barragán quien dispuso que los buques de guerra Moctezuma, Guadalupe, Regenerador, Zempoalteca, Independiente, Mexicano, Libertad y Aguila, y en los mercantes Barca Francesa, Bahía Polaca Española, Vicenta, bergantín goleta Rosa Albina, se embarcase la columna de operaciones que en cumplimiento de las disposiciones del gobierno supremo, debía de dirigirse a la ciudad de Mérida.

Las operaciones se le confiaron al Teniente Coronel D. Pablo de la Llave, quien vino al mando de una columna de mil setecientos catorce hombres, divida en tres secciones. La vanguardia estaba al mando del Coronel Don. Juan Bananeli, la del centro al Coronel Don Francisco Pérez y la retaguardia al Primer Ayudante Don Mariano Reyes.

El 26 de marzo nos hallábamos frente a la vigía de Telchac Puerto en que iba a ser el desembarco, punto situado a 20 leguas de barlovento de Sisal. Tan luego como los pocos vecinos que había en dicha villa observaron que nuestro buques se dirigían a ella, prendieron fuego a los jacales y se fugaron, no dejando ni uno sólo donde pudieran guarecerse la tropa, y cuando desembarcamos no encontramos más que llamas y una ardorosa playa despejada de toda sombra, con un sol abrasador, y sin que hubiese un sólo pozo, pues aquellos vecinos taparon los que habían al incendiar los jacales y ponerse en fuga.

Desembarcada la mayor parte de la columna ese mismo día, el 27 salió la sección de vanguardia y la pieza de a cuatro para el pueblo de Telchac, distante cinco leguas de la Vigía, al que bajamos con el objeto de ocuparlo, como se verificó. Llevando los zapadores y la compañías para abrir el camino que estaba cerrada por el enemigo. En Telchac Pueblo existían entre doscientas y ochentas personas, quienes se dispersaron completamente”.

En el Parte Oficial de las Fuerzas de Yucatán sobre las Operaciones Militares de la Expedición Mexicana Destinada a la Costa de Barlovento del Estado, presentado el 31 de mayo de 1843 por el General Sebastián López de Llergo, encontramos que el General Don Matías de la Peña y Barragán, fue el Jefe de la Expedición que desembarcó el 26 de marzo de 1843 en la Vigía de Telchac Puerto.

El General López de Llergo relata en su informe: “La escuadra enemiga estaba compuesta por 8 buques de guerra, tres transportes y algunas canoas que se presentaron frente al puerto de Telchac como a las once de la mañana haciendo acto continua el desembarco de la mayor parte de las tropas.

La brigada invasora constaba de 2 mil hombres, sacados de las compañías de los mejores cuerpos del ejercito, con una dotación de artilleros competentes, al respetable tren de dos obuses de siete pulgadas, dos piezas de batir calibre 11, una de a seis y una de a cuatro, con el parque suficiente y mulas de a tiro.

Cuando el gobierno de Yucatán logró avanzar, recuperó la Vigía de Telchac y quedó al mando el Primer Ayudante, Don Francisco Morales, quien logró dar un golpe de sorpresa al bongo ‘Micaela’ y a un bote del vapor de guerra ‘Moctezuma’, el resultado fue haber apresado el bongo y causar al enemigo dos muertos bala y algunos ahogados con motivo de la fuga que intentaron, dos heridos y ocho prisioneros, contándose entre los últimos el Primer Teniente y el Cirujano del vapor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *