La Voz De Motul

Editorial

Apuntes para la historia de la fiesta del Carnaval de Motul (1899-1921)

Valerio Buenfil, Motul, Yucatán, febrero 7 de 2010.

Al fondo el Palacio Municipal. Encontramos actas de Cabildo que señalan que en ese lugar antes de la construcción del palacio existía ahí la Casa Municipal, que constaba únicamente de un Salón de Sesiones y de una galería o corredor exterior.

Los registros más antiguos que hemos encontrado sobre la historia del carnaval de Motul, datan de 1899, en esos años el gobernador era el Gral. Francisco Cantón y el Jefe Político Don Justiniano Carrillo Pasos. El carnaval era una esta popular que consistía en un paseo en el que se iba leyendo un Bando con el que se criticaba y satiriza- ba a las autoridades, esto se hacía sobre un derrotero previamente autorizado por el Cabildo, quien otorgaba todas las facilidades y daba los apoyos para su realización.

En 1899 en el lugar que actualmente ocupa el Palacio Municipal, existía la Casa Municipal que se componía de un Salón de Sesiones y de un co- rredor exterior que servían
de apoyo a la Junta Directiva Organizadora del carnaval de Motul que presidía Fernando Sauri.

Por el sentido social que tenían las celebraciones, las autoridades municipales en la mayoría de los casos exentaban el cobro de impuestos de las festividades, en virtud de que se trataban de estas populares sin fines de lucro.

El derrotero

El 6 de febrero de 1899 el presidente municipal Narciso “Nacho” Campos Sabido en sesión de Cabildo aprobó el derrotero que siguió el paseo del carnaval la tarde del sábado 11 de febrero de ese año. Partió de la Casa Municipal, hoy Palacio Municipal, recorriendo la calle 26A, doblando sobre la calle 29 hasta llegar a la calle 30 por la cual tomaron hasta el cruzamiento con la calle 25, la cual recorrieron hasta el cruce con la calle 24 aquí tomaron rumbo hasta su cruzamiento con la calle 23, por la cual tomaron hasta la esquina de ésta con la calle 26, la cual recorrieron rumbo al norte hasta la esquina de la calle 21 regresando de este rumbo en línea recta hasta el ángulo de la calle 26 con 27 en la esquina del parque José María Campos, el cual doblaron para dirigirse a la Casa Municipal, hoy Palacio Municipal.

Los bailes

Nazario Campos Palma “Satanás”, fue hijo de Nazario Campos Sabido y nieto de Don José María Campos. Esta familia fue de las in uyentes de Motul en la época del auge henequenero, “Sa- tanás” estudió en Inglaterra.

En el carnaval de 1899 se realiza- ron cuatro bailes: el 11, 12, 13 y 14 de febrero de ese año en la Casa Municipal, sirviendo para ello el Salón de Sesiones del Cabildo y el corredor exterior o galería como le llamaban.

En 1907 se realizaron cuatro bailes de etiqueta el 9, 10, 11 y 12 de febrero en el moderno mercado municipal “Guillermo Palomino”. Los bailes iban a efectuarse originalmente en el Casino Motuleño que se ubicaba sobre la calle 29 entre 26 y 28, al lado sur de la actual plaza cívica Felipe Carrillo Puerto, pero se cambió el lugar de su realización por problemas que tuvo la Junta Directiva del carnaval que presidía Eraclio Carrillo Puerto y Eduardo Barea con el propietario del casino Sr. Liberato Molina. El presidente municipal era Nazario Campos Palma a quien le apodaban “Satanás”, quien gobernó en varias ocasiones el municipio en el período de 1905 a 1910, al igual que lo hiciera su padre “Nazario “Nacho” Campos Sabido.

Entre los animadores del carnaval estaban Don José Gerónimo “Chombito” Pérez Cervera, la familia Carrillo Argüelles, la familia Palma y Palma, la familia Carrillo Puerto, los Campos, etc. Los bailes de etiqueta del carnaval duraron hasta el año de 1910.

Los jaripeos

Con la Revolución a partir de 1920 cambiaron varias prácticas del carnaval. Los socialistas le dieron un fuerte impulso a la participación popular y los mestizos fueron incorporados con sus prácticas. En esos años aparecieron los jaripeos que se realizaban en el Circo Teatro, que se ubicaba en el lugar que actualmente ocupa Plaza Oasis sobre la calle 26 x 25 y 23 de esta ciudad de Motul.

Los jaripeos se hacían con las va- queras y su danza de la jarana, pero sin la cabeza de cochino, sólo la charanga que tocaba baile libre, estos festejos incluían el baxa uacax (jugar con el toro) que se hacía en el redondel del Circo Teatro, acompañado de abundantes libaciones etílicas.

La participación popular creció rápidamente y los clubes sociales y las ligas de resistencia empezaron a realizar bailes populares, encontramos la solicitud de Eligio Kantún, presidente de la sociedad “Club de Obreros” solicitándo- le a las autoridades municipales permi- so para realizar tres bailes en los portales del mercado Guillermo Palomino para solemnizar las estas del carnaval.

Las haciendas eran sitios de encierro donde no existían diversiones, sólo se permitía el consumo de alcohol los sábados después del mediodía, como reconocimiento por terminar temprano el trabajo ese día y el domingo no había ninguna diversión.

Algunas haciendas caracterizadas por su visión humanista como Sacapuc, incorporaron las prácticas del carnaval en sus comunidades, así consta en el permiso que pidieron a nombre de la “Junta Directiva del carnaval de la hacienda de Sacapuc los señores Agapito Méndez, Lorenzo Caamal y Juan Puc Mendoza para realizar jaripeos para aficionados, únicamente con suertes de capa los días 15, 16 y 17 de febrero de 1920”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *