La Voz De Motul

Editorial

No se necesita ser día del abuelo para homenajear a nuestra familia

Orgullosa de ser nieta…

Hoy quiero expresar todo lo que siento al ser nieta de dos grandes personas, hoy quiero hacer público el agradecimiento que le tengo a Dios y a la vida por permitirme ser parte de ellas y que ellas sean parte de mí. Hace ya algún tiempo que tengo la inquietud de explicarme el gran amor que siento por ellas, he pensado lo maravilloso que sería poder dividirme en más de dos para poder estar junto a ellas más tiempo para acompañarlas, escucharlas, aprender, ayudarlas en lo que necesiten; tan distintas y tan maravillosas al mismo tiempo.

¡Que es ese amor tan presente, tan intenso que siento cuando las miro!, ¡¿por qué termino derramando lágrimas de alegría al pensar en ellas, al verlas tan lindas?!. Me lleno de nostalgia al sentirme tan cerca y a la vez tan lejos. Erick Fromm hablaba en su libro “El Arte de Amar” de los distintos tipos de amor, y no recuerdo (mi memoria no es tan buena como la de mis abuelas) si hablaba del amor exclusivo hacia las abuelas; hoy quisiera hablar del amor que le tengo a mis maravillosas abuelas.

 

Empezaré por mi abuelita paterna, Aurora o Sara Gualberta Rodríguez de Canto, mejor conocida por sus nietos, bisnietos y tataranietos como Mami, ella es una muestra del gran amor que Dios nos tiene, a sus 98 años es nuestro ejemplo de paciencia, amor incondicional, sentido del humor, gran memoria, sencillez, humildad, calidez, una gran capacidad de reponerse a las circunstancias dolorosas de la vida (resiliencia).  En la familia somos un buen número de personas, entre nietos, sobrinos, bisnietos, tataranietos, parientes políticos; ella es capaz de recordarnos a todos y cada uno con nuestras circunstancias particulares y  tener el tacto, la empatía y simpatía además, para preguntar cómo nos va en la vida y desearnos lo mejor. Mi abuela “Mami” es un ser increíble, tan lleno de amor.

 

Mami, ahora quiero dirigirme a ti:

Antes que nada, gracias por todo aquello que voluntaria e involuntariamente nos das, gracias por tus atenciones en mi niñez, por vestirme para ir al kinder, por recogerme, esperarme, ofrecerme tu casa y demás atenciones.  Gracias por preguntar por mi cuando platicas con mis papás o con mis hermanos, gracias por siempre desearnos lo mejor. Mami, gracias también por ser para mi el ejemplo perfecto de la paciencia, la templanza, el amor de familia, inteligencia, el sentido del humor, la humildad, la sencillez, el respeto, la calidez, la prudencia. Gracias mamita, por tanta belleza desde tu alma hasta tu ser.

 

 

Ahora hablaré de mi abuela materna, mi Aura Josefina Cruz Lope viuda de Palma,mejor conocida como Mamá Azul. Ella es para mi el ejemplo de autosuficiencia, trabajo diario, aprendizaje, inteligencia, astucia, audacia, perfeccionamiento, disciplina, habilidad, agilidad. Mi abuela es sinónimo de aprendizaje, elegancia, disciplina, trabajo, constancia, así como el antónimo perfecto del cansancio, el“no se puede” y “no tengo ganas”; para ella no hay imposibles y nada que no puedas hacer tu misma.En su diccionario no existe la palabra“flojera”, en su ejercicio diario, no hay el “mejor después”. Si ella recibiera títulos académicos por todo lo que sabe, sin duda sería una increíble doctora, la mejor ingeniera, la científica más productiva, y la artista más creativa, versátil y talentosa.

 

Mamita estas palabras son para ti:

Gracias por el ejemplo tan grande y maravilloso que día con día nos das. Gracias por todo tu apoyo, gracias por exigirnos ser mejores de lo que pensamos que podemos ser. Gracias por tu elegancia y tu modo de ver la vida. Gracias por tu valentía, tu esfuerzo, tus sentimientos, tu gran ejemplo de trabajo, audacia, astucia y del saber. Gracias mamita por todo lo que voluntaria e involuntariamente día a día con tu ejemplo me das.

 

 

Mis abuelas son aquellas mujeres admirables que le dieron la vida a mis padres y a mis tíos, e hicieron lo mejor que pudieron por y con ellos (me regalaron la mejor familia que puedo tener). Mis abuelitas,son quienes estuvieron más cerca de mí en mi infancia, llenándome de cuidados, atenciones, amor y cariño; son quienes, al mirarlas con el corazón, me han llenado de tesoros imborrables que llevo desde lo hondo hasta la superficie de mi ser.Mis abuelas, han dejado las mejores huellas en mi existencia y en mi ser, todos los días están presentes a través de mis mejores acciones, mis más sabias decisiones y mis más sanas actitudes ante la vida, ellas están en mis oraciones y en mi agradecimiento infinito a Dios por el privilegio de ser su nieta.

 

Si hay algo que ellas disfrutan hacer es leer, y quise regalarles un poco de lo mucho que me dan, expresando en estas líneas lo orgullosa que estoy de ser nieta, por el privilegio de tener las abuelas que tengo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *