La Voz De Motul

Editorial

Andy Cartagena triunfó en la Monumental Avilés

Andy Cartagena resultó ser el triunfador de la corrida de rejones en la Monumental Avilés al cortar dos orejas a su segundo enemigo, en tanto que Cuauhtémoc Ayala obtuvo un apéndice en su primer toro a pesar de haberlo descordado y Horacio Casas escuchó palmas en ambos toros, la tarde también tuvo sus incidentes, un toro rechazado por un defecto en uno de los cuartos traseros, así como una oreja a un toro descordado, con seis toros de la legendaria ganadería de Guanamé y uno toreado como reserva de Guadiana.

El festejo programado para las 4:30, comenzó con 15 minutos de retraso, ante una entrada que pasaba los tres cuartos del tendido habiendo solo un claro en las numeradas de sol.

Tras 18 años de su última presentación en ésta plaza del rejoneador español Andy Cartagena abrió el festejo con “Don Estrella” un zaino de 510 kilos que comenzó con bastante movilidad a quien recibió montando un precioso castaño oscuro de raza lusitana. Colocó dos rejones de castigo y dos pares de banderillas largas y lo mejor fueron un par de banderillas cortas en buena posición además de conseguir hacerle la suerte del “teléfono” colocando el codo en la testuz del bravo de Guanamé, matando con media estocada trasera lo cual bastó para que el toro doblara y se entregara al puntillero, los aficionados sacaron los pañuelos solicitando la oreja para el rejoneador hispano, sin embargo el Juez de plaza maestro Ariel Avilés Marín, se negó a la petición que no llegó a ser mayoritaria, manteniéndose en su postura de no concederla suponemos que por la defectuosa posición del rejón de muerte.

En su segundo, de nombre “Suertudo”, un zaino de 480 kilos, el cual brindó al señor Ernesto Rodríguez, corrió con mejor suerte ya que después de colocar un sólo rejón de castigo considerando que no tenía la suficiente fuerza para un segundo, lo pasó al siguiente tercio con suficiente fuerza y dado el celó que presentó pudo lucir en banderillas en donde a pesar de dejarlas traseras, sin embargo lució mucho al sacar a su caballo espectáculo “Humano” un castaño morcillo de raza Menorquín con quien ejecutó su espectacular alzada y caminar con los cuartos traseros que desató los aplausos de la concurrencia entregándose el público por completo a Cartagena, ya con los ánimos encendidos salió montando a “Jinocente” un tordo de raza Lusitano hijo de “Fandy” el cual Andy utiliza para el último tercio matando con una completa trasera que causó estragos en el burel de manera casi inmediata doblando y entregándose al puntillero, en ese momento Cartagena corrió a sacar a “Gamo” para regresar al ruedo en donde el caballo educado a la alta escuela se sentó en la arena con el jinete en sus lomos lo que alentó al publico a exigir las orejas las cuales fueron concedidas por el juez, sin embargo el público continuó pidiendo el rabo, lo que Avilés Marín ya no concedió reiterando que sólo eran dos orejas.

Por su parte Horacio Casas, corrió con la peor suerte en su lote ya que fueron faltos de movilidad, distraídos, sin celo, lo que evitó que pudiera lucir en ésta presentación.

Su primer enemigo fue “Renegado” un castaño oscuro de 495 kilos, el cual fue protestado por una parte de los aficionados desde su salida por cojear y que al estar distraído y no presentar celo en la cabalgadura algunos pedían a gritos desde las tribunas el cambio del astado, lo cual concedió de manera prematura el Juez de Plaza y al que Horacio ya se preparaba a prenderle el primer rejón de castigo cuando sonó el aviso para el cambio y que al parecer el rejoneador no escuchó colocándole el rejón, posteriormente se dio otro toque de aviso que es cuando Casas protestó el cambio y se negaba a acatar la orden de Usía, el sonido local informó que se devolvía el toro por un defecto en uno de los cuartos traseros.

En ese momento comenzó la incertidumbre, la desesperación y la rechifla, ya que una parte del público opinaba que el toro podía ser lidiado mientras que otros opinaban igual al Juez por lo que había opiniones divididas, el problema se agravó debido a que según trascendió en el callejón, que el siguiente toro a lidiar ya se encontraba en el pasillo de toriles por lo que al que se había ordenado devolver, no podía ingresar nuevamente a toriles, el tiempo transcurría por lo que un peón decidió darle una serie de capotazos al burel en tanto se tomaba la decisión de dar muerte al astado en el ruedo, lo que cumplió el torero sobresaliente.

Posteriormente salió “Golondrino” un zaino de 500 kilos que a poco se le acabo la fuerza presentando falta de fijeza a la cabalgadura y donde Horacio pasó muchos apuros para colocar las banderillas ya que el toro buscaba las tablas rajándose desde muy temprano por lo que por más que tiraba del astado éste no abandonaba su querencia natural a tablas.

Para concluir la faena, Casas colocó medio rejón trasero al primer intento, colocando después un rejón entero caído que no tardó en surtir efecto entregándose el toro al puntillero, recibiendo aplausos en este turno.

Su segundo enemigo de nombre “Motuleño” que fue anunciado como reserva de Guadiana con 485 kilos el cual al salir fue protestado por falta de trapío por un sector de público.

Colocó dos rejones de castigo para luego colocarle unas banderillas al violín que fue lo más meritorio de su labor acabando su faena después de tres pinchasos y una media ración de acero caída y trasera, después de recibir dos avisos, recibiendo aplausos.

Por su parte nuestro coterráneo Cuauhtémoc Ayala enfrento al primero de su lote de nombre “Bondadoso” de 490 kilos a quien toreó a la grupa dejando dos rejones de castigo sin embargo ya para el tercio de banderías el toro regateaba mucho las embestidas, pegado a tablas por lo que no pudo lucir mucho, para finalizar después de un pinchazo en su segundo intento “Descordó” al astado que cayó de manera brutal, por lo que el público al pensar que había colocado bien la espada, solicitaron la oreja con los pañuelos a lo que el juez accedió casi de manera inmediata sin considerar que la colocación de la espada fue defectuosa.

Después de obtener su trofeo, Cuauhtémoc se dispuso a dar la vuelta al ruedo invitando al forcado de cara Fernando Montoya para que lo acompañe despúés de ejecutar la espectacular “Pega” al segundo intento.

Su segundo enemigo el “Cierra Plaza” de nombre “Brujo” un zaino de 490 kilos que también estuvo muy parado con falta de movilidad, rajado, pegado a tablas y al que no pudo hacerle mucho, concluyó su labor matando después de tres pinchazos y una media ración de acero trasera que bastó para que el astado doblara y se entregara al puntillero.

La parte emotiva de la corrida la dieron los “Forcados Queretanos” quienes ejecutaron tres pegas dos de las cuales fueron al primer intento.

Al primero de la tarde “Don Estrella” que a a pesar de sus 510 kilos, lograron dominar al primer intento siendo el forcado de cara José Manuel Guerrero quien se sujetó del toro permitiendo la oportuna intervención de los “Ayudas” deteniendo al astado siendo premiados con una ovación por los aficionados.

En su segunda intervención, ejecutaron la “Pega” al segundo intento, al primero del turno de Cuauhtémoc Ayala “Bondadoso” de 490 kilos.

Fernando Montoya fue el forcado de cara encargado de encabezar la “Pega”, el primer intento resultó infructuoso ya que el burel arremetió con fuerza debido a que el de cara le dio bastante distancia pasando por encima de los valientes de Queretanos, Montoya quedó maltrecho después de brutal embestida pero sus compañeros lo ayudaron a ponerse de pié recibiendo una sonora ovación lo que lo animó a intentar por segunda ocasión la “Pega” aún acusando los dolores de la embestida.

Alentado por los aplausos aún cojeando y adolorido Fernando se dispuso a citar de nueva cuenta al burel quien acudió a la cita y en ésta ocasión el de cara se logró sujetar del astado permitiendo la intervención de los “Ayudas” concretando de manera correcta la “Pega” recibiendo una ovación por el arrojo y la valentía del grupo queretano-

La tercera intervención de los valientes forcados la realizaron a “Motuleño” de Guadiana que entró como reserva, segundo del lote de Horacio Casas y al que el forcado de cara Roger Fernández concretó a la primera de manera espectacular lo que público premió con una fuerte ovación.

Con esto concluyó una buena tarde de toros quedando los aficionados con un buen sabor de boca tras la presentación de Andy Cartagena y en espera que se pueda concretar alguna otra corrida en éste año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *