La Voz De Motul

Editorial

JOSÉ MANUEL MEDINA MORALES: SU ANDAR POR EL BÉISBOL

El profesor José Manuel Medina Morales nació el 5 de abril de 1943, desde pequeño se inspiró en el béisbol, como muchos de los niños de su época, en esos años no había tráfico en la ciudad, corrían por las calles desde los 6 años de edad. Participó en un campeonato miniatura que organizó Julio y Benjamín Espadas, se formaron 4 equipos de 5 a 6 integrantes, jugaban en un terreno de la calle 29 entre 24 y 22, era un corral de 30 metros por 30.

Entre los que jugaban estaba los hermanos Vega, Carlos y Hernán; los hermanos Silveira, Luís y Edie; los hermanos Cardenas, Luís y Juan; los hermanos Castro, Raúl y Jorge “Candelas”; los hermanos Cuevas Iván y Felipe; los primos Morales Juan José y José Manuel; el “Gordo” Ariel Cuevas May, Luís Bacelis, Arsenio Gómez. El escaso tráfico les permitía ir corriendo desde su casa hasta el corral donde jugaban, con su pantalones cortos y descalzos atravesaban la alameda (Plaza Cívica); jugaban con pelotas de hilo y batecitos de madera, todo era apoyado por Julio Espadas, quien algunas veces la hacía de ompayer.

Después se organizó un campeonato en la plaza principal y participó con el equipo “Margeli” que patrocinaba Álvaro López Barroso, fueron subcampeones, el primer lugar lo ocupó el equipo de Ariff Cuevas Solís que él mismo patrocinaba y dirigía Juan José Morales.

Posteriormente surgió el equipo Cardenales Junior que dirigía Justiniano Tzec. Este equipo por razones de estudio y de trabajo de sus integrantes desapareció. Después surgió el equipo Montejo Clara patrocinado por Don Pastor Herrera encargado de la hacienda Santa Cruz Pachón.

En los sesentas Ariff Cuevas llevó a los Cardenales de Motul a jugar a Ciudad del Carmen, se jugaron tres juegos, uno el sábado y dos el domingo, destacaron como picher el zurdo Benito Pech de Kiní y Herberto Aguilar con tremendo cuadrangular por el jardín izquierdo, ganando dos juegos Motul y uno Ciudad del Carmen. Se tuvo que viajar horas por carretera y además el cruce de la panga.

Entre las anécdotas recordó al hijo del señor Caamal quien tenía un comercio sobre la calle 27 entre 26 y 24, relató que a este muchacho por su apellido Caamal, le decían “Cabalam” en alusión al empresario Cabalam Macari, resulta que el joven compró un juego completo de útiles para el juego del béisbol, los cuales llevaba todas las tardes para jugaran, lo curioso es que él no jugaba bien, por lo que nadie lo escogía para formar equipo, por lo que al final no le quedaba mas remedio que ponerse de ompayer, tarea que realizaba sin protestar.

Entre los mejores umpires de Motul recordó a Basilio Pech de la colonia Rogelio Chalé, un hombre muy recto y de mucha autoridad; a Flaviano Noh Rangel, conocido popularmente como “Chicles”, quien tenía un estilo pintoresco de realizar su trabajo; y a Porfirio Can a quien le gustaba umpiriar al estilo de las grandes ligas. En todas las poblaciones había de dos a tres umpires, para este trabajo se requiere buena vista y conocimientos para apreciar bien las jugadas.

Uno de los personajes del béisbol local fue el jugador Rogelio Bolaños, un hombre de mucha fuerza y de poca inteligencia, vino a Motul contratado por los Cardenales de Motul que fueron campeones en la temporada 1948-49 y se quedó a vivir en la ciudad, entre sus hazañas estuvo el volarse la barda por el jardín derecho del campo “José González Beytia”.

Después de la temporada de béisbol profesional, jugaba con equipos llaneros, su posición natural era el jardín derecho, buen bateador y también era pitcher. Cuando se le acabó para ser jugador de béisbol realizó varios trabajos; entre otros, fue paletero, se iba con su carro de paletas hasta Mocochá, fue comandante de la policía municipal de Tepakán donde iba en bicicleta, también fue boxeador y le pegaron una tunda por su edad.

Los cubanos dejaron muchas anécdotas, una de ellas fue cuando uno de ellos se topó con una iguana grande y pensó que era un caimán y corrió gritando “Un caimán, un caimán”. Recordó la hazaña del tremendo pelotero Roberto Ortiz quien con una mano se voló la barda del parque de béisbol.

La entrevista permitió recordar al Jorge “El Primo” Abraham, entusiasta locutor y promotor del béisbol. Y al motuleño Rubén Marin y Kall locutor de radio, fue una figura estelar de los micrófonos. Ingresó como locutor en la emisora XEFC de Mérida, y en 1938 ya estaba en la XEQ de la ciudad de México, con un grupo visionario fundó la Asociación Nacional de Locutores de México(ANLM) y ocupó la presidencia de diversos cargos, también fue político y empresario radiofónico y logró la única radiodifusora de la ciudad, la XEYK Radio Motul, donde narró el profesor José Manuel Medina acompañado de Mario Cuevas varios juegos de campeonato de la Zona Sur de Yucatán, entre los que estaban los Cardenales de Motul en 1979-1980.

Recordó entre los buenos peloteros a los hermanos Alvar y William Arroyo, y a su primo Carlos Arroyo, la “Mojarra” Segura de Telchac Pueblo, el “Ruso” Ramírez en Telchac Puerto, “Rich” Cervantes en Suma de Hidalgo, Herberto Aguilar, Carlos Canto, Armando Lara, el zurdo Benito Pech, Guillermo Vidal, Carlos Palma segunda base, los hermanos Mejia, Luís Alfonso y Francisco pitcher; de Santa Cruz Pachón los “Chilibes” Pedro y Amado Couoh, Carlos Pech “Saigón” como picher y parador en corto. De Kopté Asunción Balam jonronero, Camacho pitcher zurdo de Kopté. Cesar Abraham picher de inteligencia y control, Tony Mérida y Sergio Vera el “Hijín”.

Poco a poco se fue dejando de entrenar, fue en los setentas que empezó a surgir con fuerza el futbol que es un deporte poco costoso que fue desplazando al béisbol como hasta la fecha.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *