La Voz de Motul

Editorial

Heráldica Yucateca, El nuevo escudo de Motul

Por: Juan Francisco León Ancona

Hoy domingo 8 de noviembre de 1981, cuando en Motul se conmemore el 107 aniversario del natalicio de Don Felipe Carrillo Puerto entre los eventos programados, el gobernador de Yucatán, Don Francisco Luna Kan, en unión del presidente municipal de aquel lugar, don Pablo Acosta Erguera, darán carácter oficial al nuevo escudo de armas de la ciudad de Motul, cuyo proceso de creación y significado es interesante referir.

Hace tiempo que distinguidas personas deseaban que Motul, su ciudad natal tuviera al igual que otras poblaciones de Yucatán su escudo de armas oficial, lo cual no había podido lograrse por diversas razones.

Hubo de ser el selecto grupo de integrantes del Club Rotario de la localidad quienes tomaron la iniciativa, de acuerdo con las autoridades municipales del lugar. Y nadie mejor que los rotarios para llevar a feliz termino un proyecto de esta naturaleza, que encala magníficamente en su idearlo de servicio, pues no sólo se trata de servir a su comunidad dotándola de un escudo heráldico, si no que tal escudo por ser común a toda la población, se convierte en factor de unión entre sus habitantes.

Invitado por el Sr. Ángel O. Cruz Lope, presidente del Club en el período 1979- 80, iniciador y promotor de la idea, y actual director de Relaciones Publicas de su organización, aceptamos gustosamente asesorar y colaborar en la creación de unas “Armas” (blasón o escudo en terminología heráldica) que reunieran elementos simbólicos y representativos a tan importante y antigua localidad yucateca y que al mismo tiempo ofreciera una imagen estética apegada a las reglas de la ciencia heráldica universal que se practica en países tan distintos como España, Israel y La Republica Socialista de Rumania, esta ultima con destacados heraldistas. Diseñadores de los escudos oficiales que ostentan las nuevas poblaciones que se van creando ahí en torno a nuevas industrias, centros agrícolas, minería etc.

Las sesiones de trabajo o intercambio de impresiones para llegar a un acuerdo final adquirieron mayor interés cuando llego el momento de presentarles los anteproyectos básicos, todos diferentes a fin de escoger a uno de ellos o bien rechazarlos si no fueran de su agrado, informados previamente en charlas orientadoras sobre lo que debe y no debe ser un verdadero blasón de armas de una población, fue elegido por mayoría de votos uno de los seis modelos a petición de algunos elementos tomados de otros modelos.

Habiéndose por fin logrado un equilibrado conjunto heráldico –estético, fue definitivamente aceptado como futuro escudo de Motul, mismo que ilustre el presente articulo. Describámoslo: “escudo partido y entado en punta” (esto es, dividido verticalmente en dos cuarteles iguales que se bifurcan curvilineamente en la punta, dejando espacio para otro cuartel mas pequeño). Describiremos ahora sus figuras y su distribución: El primer cuartel (izquierda) lleva un campo de plata, un pájaro de “sable” (negro) cuyas alas abiertas tienen las puntas extremas marcadas de “gules” (rojo).

E l segundo cuartel (derecha) ostenta un marco colonial yucateco de oro, sobre campo de sinople (verde) en el cuartel inferior (“entado en punto”) destacada una planta de henequén en su color natural sobre campo de oro. Como elementos exteriores el escudo de Motul lleva “acolados en aspa” (tras el escudo y cruzados) un machete y cuyos extremos sobresalen a ambos lados del blasón.

Tras el escudo y en posición vertical central asoman igualmente los extremos de una lanza indígena antigua. Bajo el escudo exteriormente una cintilla de plata lleva inscrita la palabra: ZAC MUTUL. Pasamos al significado de las figuras y elementos antes descritos:

EL AVE

Se trata de un pájaro de la región. El “chuleb”, es decir el agelaius phoeniceus. Conocido también en otras latitudes con nombre diferente. Meses antes de su muerte, nuestro buen amigo el profesor Alfredo Barrera Vásquez nos dio a conocer varias interpretaciones de la palabra Motul. Todas muy difíciles de plasmar en un escudo de armas vrj. “ma-u-tul” (“donde no se rebose”), según don Juan Pío Pérez. Según Roys podría tratarse del “pájaro mut”, ave misteriosa que nadie conoce, y otras mas. El distinguido filosofo Barrera Vásquez nos sugirió –para el caso que nos ocupa –que nos fijáramos en una de las interpretaciones de Don Juan Pío Pérez que aparece en su diccionario de la lengua maya.

Dice así MUT- “faisán, ave Y OTRA QUE SE PARECE A UN TORDO CON ALGUNAS DE LAS PLUMAS DE LAS ALAS COLORADAS”, es decir, el que nosotros conocemos por “CHULEB” (1) que abundan en zonas cercanas a la costa, que pertenecieron al antiguo cacicazgo de Ceh-Pech y también el actual municipio de Motul. En cuanto al faisán que abundo en todo Yucatán hoy resulta difícil hallar en Motul, no así el Chuleb que se reúne en parvadas que emiten un canto muy peculiar semejante a la multitud de cajitas de música, según expresión de viejos conocedores de nuestra fauna silvestre. Por otra parte la figura del Chuleb es pintoresca y poética, en cautiverio se niega a cantar.

ARCO YUCATECO

Forma parte del paisaje rural motuleño presente en las haciendas henequeneras desperdigadas en toda la geografía. Es un producto arquitectónico hispano- yucateco que recuerda la fusión de ambas culturas.

LA PLANTA DE HENEQUEN.

Habla por si sola. Motul, zona henequenera por excelencia, no podía olvidar al “oro verde” en su escudo. Es por eso que la verde planta del henequén destaca sobre el campo o fondo de oro.

ELEMENTOS EXTERIORES.

El machete y la coa puestos es “aspas” (cruzados) tras el escudo, lo mismo que la erecta lanza, están dedicados al campesino yucateco y a sus antepasados. Tanto el machete como la coa son instrumentos característicos en la labor del campesino henequenero, así como fue la lanza en manos de sus bravos ancestros de la antigüedad.

CINTILLA Y LEYENDA.

En una ondulante cintilla “ZAC MUTUL”, en recuerdo del “indio blanco” legendario personaje que vino del oriente a poblar Motul. Por desgracia, no existe ninguna figura o escultura de Zac Mutul, hombre milenario del cual se sabe muy poco.

LA FORMA DEL ESCUDO.

Se trata de una antigua “boca” o contorno de escudo español, muy usado en siglos pasados. Pese a su antigüedad, Motul, re-estrena por vez primera en Yucatán este atractivo perfil de escudo conocido en heráldica como “piel de toro” por su parecido a una piel curtida de este animal. La participación o distribución de los cuarteles también es nueva en el escudo motuleño, aunque muy vieja en heráldica. Por su elegancia es muy popular en Europa y lugares donde la Heráldica tiene un campo más extenso.

Queremos dejar constancia de los miembros del Club Rotario de Motul que colaboraron en la creación de su escudo de armas: Sres. Julio Román Ferrera Rufino, actual presidente del club; Manuel Ramírez Vera, secretario: Abraham Siqueff, tesorero: Raymundo Ramírez Vera, Jorge Marín Aguilar, Armín Peraza Peraza, José Luís Andueza Gutiérrez, Guido R. Cuevas Solís, José Maria Canul, socio honorario, y desde luego el antes citado Sr. Ángel O. Cruz Lope quien, no satisfecho con la sola opinión de sus colegas, sometió el diseño aprobado a la opinión y crítica de otras cultas personas de la localidad: Profa. Clementina Centeno de Méndez, Arsenio Gómez Vera, Profa. Leny Rodríguez de G., Ilia Manzanilla de Vidal y Manuel Palma Pompeyo. Desde luego, no podemos dejar de mencionar la colaboración del Sr. Presidente municipal de Motul don Pablo Acosta Helguera, sin cuya aprobación y participación no hubiera podido llevarse al cabo tan deseado proyecto. Vaya lo dicho a su representante Sr. Víctor Chiyean, quien nos acompañó en algunas de las juntas.

Al igual que en anteriores ocasiones, el trazo y pintura del escudo definitivo estuvieron a cargo del veterano artista y maestro de Bellas Artes de Mérida Sr. Emilio Vera Granados, quien utilizo para ello una hoja de pergamino autentico, material tradicional empleado en pintura heráldicas o documentos solemnes. Y para terminar quisiéramos hacer un comentario basado en experiencias anteriores. La creación de un nuevo escudo en una población puede crear encontradas opiniones, a unos gusta y a otros no, lo cual es natural. No es posible dar gusto a todos. Algo parecido sucede con los nuevos billetes que emite el Banco de México a algunos nos agrada y a otros no. Pero ¿Qué sucedería si la Casa de las Monedas preguntara a todos cual personaje y color deberán tener los billetes de diez pesos? Unos dirán que Cuauhtémoc rojo, otros que Cortés azul. Algunos optarían por Juárez en naranja y no pocos por Rigo Tovar. Aquello sería un “pandemonium”. Por eso la Casa de la Moneda, cuenta con un cuerpo de técnicos especializados para resolver por sí mismos éstos y otros problemas. Igual criterio debe aplicarse en la creación de un nuevo escudo de armas de una población. De otra manera resultaría –como ha sucedido– “una olla de grillos”. J. F. P. A Mérida, Yucatán, noviembre de 1981. Artículo publicado en el Diario de Yucatán el 8 de noviembre de 1981, firmado por Don Juan Francisco Peón Ancona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *