La Voz de Motul

Editorial

REALIDADES Y MITOS DEL CENOTE SAMBULÁ DE MOTUL, YUCATÁN, MÉXICO.

VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL. Tuvimos la oportunidad de entrevistar al licenciado Erick Sosa Rodríguez, egresado de la carrera de turismo de la Universidad Mesoamericana San Agustín (UMSA), quien trabaja en el Departamento de Conservación y Manejo de Sistemas Kársticos de la dirección de Gestión Ambiental y Conservación de los Recursos Naturales de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (SEDUMA) del gobierno de Estado.

dama blanca (Typhlyasina pearsei)_result

Erick Sosa desde niño le gustó el nado y el buceo. Con frecuencia visitaba el cenote Sambulá para disfrutarlo en compañía de sus amigos y practicar apnea (buceo a pulmón). Como parte de sus estudios decidió realizar su monografía de titulación sobre el Aprovechamiento Turístico Integral de los Principales Sistemas Kársticos del Estado de Yucatán. La noción de sistema Kárstico se refiere a la composición del suelo de roca caliza sedimentaria y las formaciones en el, producidas por la acción erosiva o disolvente del agua.

Sus inquietudes lo llevaron a tomar cursos de cuevas y de espeleobuceo para practicar en forma profesional esta actividad, inclinación que lo llevó a trabajar en la SEDUMA. Entre sus actividades ha buceado con su primo Alex en varias ocasiones limpiando la basura que existe en el cenote Sambulá y en otra ocasión con un grupo de amigos denominado Ecologistas Sub Acuáticos de Yucatán. En las diversas limpiezas se han retirado: latas oxidadas de hace muchos años, botellas de vidrio, plástico, ropa, entre otras cosas; algunas muy desagradables.

DSCN0413_result

Explicó que Sambulá: “Es un cenote cerrado dentro de gruta con noria; el espejo de agua mide aproximadamente 30 metros de largo por 10 de ancho, con una profundidad máxima de 8 metros en la zona de aguas abiertas, la cual varía de acuerdo a la temporada de lluvias, época en la que sube el nivel.

Existe una cueva bajo el agua que tiene aproximadamente 15 metros de profundidad máxima y una extensión aproximada de 100 metros compuesta por roca blanda, lo que hace un poco complejo el buceo, porque por las burbujas de los tanques de buceo, provocan que se desprenda el sedimento del techo (percolación), enturbiando el agua y disminuyendo la visibilidad; por lo que sólo se recomienda el buceo a personas con el entrenamiento adecuado.

langostino (Creaseria morleyi)_result

Tiene corrientes mínimas, imperceptibles que no representan un peligro para los bañistas. Sus venas de entradas de agua tienen hasta 40 centímetros pero no son transitables. Es un mito que tenga ductos o pasadizos transitables que lo comuniquen con otros cenotes o a otros lugares.   

Entre la fauna que habita el cenote se encuentra una especie endémica en peligro de extinción: la dama blanca que es un pez ciego; bagres conocidos en lengua maya como Lu´u, tres especies de crustáceos y mojarras, estas últimas fueron introducidas y representan un peligro para la fauna nativa. Como parte de la cueva seca existen murciélagos, grillos, arañas patonas (ambipligido) y mariposas.

Existen unos monolitos o rocas con un peso aproximado de 200 kilos, los cuales cree que fueron parte de la noria. La caverna original fue intervenida en su morfología para ampliar su uso, pudo haber servido de refugio y/o actividades rituales o recreativas desde tiempos remotos, teniendo en cuenta la antigüedad que tiene la población de Motul.

monolitos_result

Explicó que las corrientes de agua perceptibles, son comunes en los cenotes costeros, mejor conocidos como ojos de agua o manantiales, como los de Rio lagartos o Dzilam de Bravo, pero son más frecuentes en Quintana Roo; de cualquier manera no representan un riesgo de “jalar” a una persona.

Actualmente por el Decreto del Reglamento de Cenotes y Grutas del Estado de Yucatán, el cenote Sambulá no puede ser intervenido en su estructura ni se puede modificar. Sólo se le pueden meter servicios como renta de chalecos y snorkel, para el disfrute de los bañistas, además debe contar con personal capacitado en primeros auxilios. No se le debe de meter iluminación, se le debe dejar así, ya está demasiado impactado. Consideró que al cenote Sambulá le faltan biodigestores para prevenir la contaminación.

1236313_10151651129033148_1374829412_n

Es un cenote relativamente oscuro por su morfologia. Las mejores horas para disfrutarlo son entre las 11 de la mañana y dos de la tarde, tiempo en el que la luz del sol lo ilumina por la noria. Sus aguas son frías entre 23 y 27 grados centígrados durante el año.

Para finalizar la entrevista lo cuestionamos sobre las creencias que existen de seres sobrenaturales o aluxes, que habitan en los cenotes “Yo no me he topado con nada de eso, pero tengo mucho respeto y siempre que me meto a un cenote pido permiso, afirmando que no entro a dañar ni a robar. El permiso no es tanto para entrar, sino para poder salir”.

1926756_10152916996218148_928413803888060427_n

10341489_10152105459913148_149381577436198668_n

DSCN8484_result

PIBLICADO EN EL SEMANARIO LA VOZ DE MOTUL EL 14 DE OCTUBRE DE 2015 EN LA EDICIÓN 492.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: