La Voz de Motul

Editorial

EL “CHINO” TAMAYO, HISTORIAS DE UN RATO EN EL PODER.

VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL. DON GONZÁLO TAMAYO: HISTORIAS DE UN RATO EN EL PODER. PUBLICADO EL 20 DE JUNIO DE 2008 EN LA EDICIÓN 110 DE LA VOZ DE MOTUL. TRABAJO REALIZADO POR ANGÉLICA CANUL.

IMG_0109_result

Don Gonzalo Tamayo mejor conocido como don “Chino” nació en Dzidzantún y al día siguiente lo llevaron a vivir a Telchac Pueblo, cuando iniciaba su cuarta década de edad fue alcalde del ayuntamiento de nuestro pueblo, actualmente tiene 85 años de edad y se ha tomado tiempo para relatarnos parte de su experiencia en la vida política y parte de la historia de nuestro querido pueblo.

Su infancia y juventud

“Cuando era niño me entregaron en una escuela cuyo director era un maestro de nombre Santiago Herrera Castillo, un gran maestro muy humanista muy consciente de cada uno de sus alumnos, pendiente, nos enseñaba a tratar a la gente, a tratar a la sociedad, a tratar a nuestras esposas, a tratar a las damas, a tratar a los caballeros. Desde nuestra pubertad él nos enseñó a ser útiles a la sociedad, es más existe un código de la escuela que decía: “Por mi honor prometo cumplir con mi deber” y hasta el instante he colaborado desinteresadamente con toda la comunidad en que vivo. Desde joven, el maestro me indujo a esa forma de pensar y siempre la adopte porque me condujo siempre al bien en mi comportamiento, a lograr mis éxitos, a lograr mis propósitos”.

“Cuando era joven yo era boy scout, y para el scout educar, servir y construir eran metas, si tu quieres hasta cierto punto románticas, algunos lo ven con cierto romanticismo, pero en mi vida me ha dado buen resultado,  he logrado mis objetivos, he servido desinteresadamente en pro de la comunidad en que vivo, he servido a mi pueblo, a mis amigos, al deporte, a la charrería”.

Cómo llegó la política a su vida

parque_result

 Agustín Franco Aguilar, el Chino Tamayo y don Humberto Evia develan la placa del “Parque a la Bandera” el 1 de febrero de 1963.

“Como scout yo siempre promoví en comunidad el deporte, en aquel entonces la plaza era un muladar lleno de piedras y caballos, entonces se me ocurre meter la electricidad a Telchac Pueblo y le pregunte al padre que ha hecho para promover en Telchac la electrificación, primordial, para que el campo pueda prosperar, para la plancha para la luz, para suprimir el uso del carbón y le dije ‘La voy a traer’ y ‘¿Que vas a hacer?’, me preguntó, y le respondí: ‘Voy a preparar un comité de electrificación y voy a presidirlo porque es necesaria la existencia de un organismo para manejar la electrificación’, al día siguiente me llamaron al palacio municipal para decirme que el pueblo había decidido formar un comité de electrificación y me habían nombrado por mayoría presidente del comité y ah bueno, yo dije: ‘Yo con muchísimo gusto lo acepto si estoy desesperado por hacerlo y si ustedes como ayuntamiento se interesan, yo inmediatamente me pongo a disposición de ustedes’, era presidente municipal Marcos Quiñones, entonces quisieron formar la directiva y le dije ‘Eso no lo acepto, yo voy a formar mi comité directivo, voy a poner a mi secretario y a mi tesorero porque voy a trabajar, no voy a robar y no voy a permitir que nadie robe’ y así cuando oyeron mi decisión aceptaron la proposición, fue cuando puse de tesorero al profesor Jorge Jiménez que fue muy capaz de desempeñar la labor, puse como secretario a Marcelino Campos un campesino, puse como vocal a un católico, utilicé a todos los sectores sociales para hacer un comité debidamente equiparado y justo más que nada; y comencé mi labor, y antes de los  3 meses ya había juntado 65 000 pesos de 105 000 que tenia que dar el ayuntamiento para que el gobierno del estado y el gobierno federal lleven a cabo la obra, pero no era yo presidente municipal, solo del comité de electrificación, y me atreví a ir a ver al gobernador del estado para invitarlo a que viniera a recibir el dinero y el gobernador lo recibió con gran alegría y me decía ‘¿Como lo hiciste Chinito, cuéntame yo soy gobernador del estado y quiero ver si lo puedo hacer en otros municipios?, le contesté:  ‘Pues sencillamente, ofrecer a todos que si va a llegar la electrificación, lo dice Gonzalo Tamayo va a llegar la luz eléctrica’.

La electrificación en Telchac Pueblo

 

Explorar_result

El gobernador Agustín Franco Aguilar, don Gonzalo Tamayo, y Humberto Evia, encienden el primer switch en Telchac Pueblo, la electricidad por fin había llegado

“Con mi magnavoz andaba en el pueblo y nunca una persona en publico le había hablado al pueblo y entonces se me acercaban y me preguntaban ‘¿De verdad va a poder?’ ‘Con la confianza de ustedes, lo voy a hacer’, respondía, y había quien decía ‘Yo voy a dar cinco pesos semanales desde el primer día hasta que termine’, otro que iba a dar 100 y así se juntaron los 65 000 pesos, otros ya estaban pensando en su aportación cuando les avise que va a llegar el gobernador, hacia 18 años que no llegaba un gobernador, aquí nació don Agustín Franco Villanueva, papa del gobernador Agustín Franco Aguilar”.

“Ese día eché un discurso muy bonito, le di el dinero y en ese momento se juntaron los 105 mil, di mi aportación y hasta sobro el dinero, los postes de concreto llegaron por primera vez en Telchac”.

“La obra se inauguró el 1 de febrero de 1963 cuando ya era presidente municipal, como año y medio duro el trabajo del comité”.

“Después de observar la influencia que logré tener en el pueblo con honestidad, me entro la inquietud política, en Telchac aparte de que no había luz, la educación obligatoria del campesino solo llegaba al cuarto año, entonces me metí en política y gané por abrumadora mayoría”

Las cantinas

Le preguntamos como fueron sus inicios como alcalde “Fue muy duro, Telchac vivía realmente en una situación muy lamentable, habían 13 cantinas que vendían sin horario, habían en aquel entonces mujeres en las cantinas, enfermedades venéreas por aquí y por allá, yo lo veía como gente más o menos preparada y veía que el pueblo estaba sufriendo, por esto, cuando entré como presidente municipal declaré lo más duro de mi vida política pero era para bien, ‘Desde este momento quedan clausuradas definitivamente todas las cantinas como centros de prostitución y vicio y el que sienta lastimados sus intereses a partir de las 8 de la mañana puedo recibirlo?, los cantineros reaccionaron obviamente en forma negativa pero las señoras vinieron corriendo y me abrazaron ‘Oiga Gonzalo ojala lo haga usted’, ellas eran a las que no les llegaba el salario por la maldita prostitución, las cantinas se reglamentaron, les puse horarios para empezar y terminar de trabajar y la prostitución se acabó, ni una mujer más en las cantinas”.

Administración municipal

discurso_result

El gobernador Agustín Franco Aguilar felicitando a los telchaqueños por su colaboración, a la izquierda don Gonzalo Tamayo y desde su derecha Humberto Evia, Humberto Ponce, Mario Zavala, Secretario General.

“En esa época no se aplicaba casi nada. Yo comprendí y sabia desde el punto de vista legal que la presidencia municipal era una autoridad muy importante entonces yo asumí la responsabilidad como tal para no dividir al pueblo, políticamente siempre conté con la colaboración del pueblo, mujeres, maestras, jóvenes, deportistas, Telchac hasta ese entonces, si estoy equivocado que me perdonen, no concebía que se puedan hacer esas obras con el dinero del pueblo, como no había presupuesto, y si se hizo, con ayuda del pueblo”.

En su primera semana en el ayuntamiento anunció la construcción del parque e invitó al pueblo a colaborar, “el sindicato de cargadores donaba su trabajo para meter piedras, los conscriptos embutían el parque, el pueblo donó sacos de cemento y bancas, los albañiles sacrificaron su sueldo, todo el pueblo donó dinero y trabajo, fue un verdadero sacrificio pero valió la pena”.

En ese entonces el presupuesto municipal era de 7 mil pesos mensuales y el alcalde recibía 150 pesos de sueldo, que don “Chino” donaba para obras.

Parte de sus obras también fueron la llegada de la comunicación telefónica con toda la república, adquirió el terreno del campo deportivo independencia y para los juegos que se realizaban en la noche, se construyó el campo de softbol del centro para satisfacción y algarabía de niños y señoras.

 Educación

En una asamblea, don Gonzalo dio a conocer que Telchac no podía permanecer sólo con el cuarto año de primaria.

Se construyeron dos aulas en la primaria Ricardo Flores Magón y las dos primeras aulas en la Venustiano Carranza, hechas con estructura metálica.

“Aun cuando ya no era presidente municipal continué con el anhelo de servir siempre a mi pueblo”. Don Gonzalo Tamayo recordó lo difícil que fue gestionar la secundaria para Telchac. En 1973 unos jóvenes le pidieron el establecimiento de la Escuela Técnica Agropecuaria de Telchac Pueblo, por lo que fue a México a solicitar el permiso que se otorgó, pero después la escuela fue asignada a Izamal, por lo que por segunda ocasión fue a la ciudad de México para insistir, pero en esta ocasión la escuela le tocó a Valladolid. Por lo tanto, don Gonzalo Tamayo le escribió una carta al presidente de la República, Luís Echeverría Álvarez en la que le señalaba exactamente las coordenadas geográficas de Telchac Pueblo para que ya no hubieran equivocaciones y las razones por las que era necesaria esta escuela, esta carta tuvo una respuesta positiva y ya con la ayuda del entonces Senador Víctor Manzanilla Schaffer se construyó lo que hoy es la Escuela Secundaria Técnica 9 con la amable colaboración de los ejidatarios que donaron el terreno.

Introspección

“Mi papá me enseñó a servir a mi pueblo. Pude haber fallado en la mano demasiado dura para administrar, fui muy inflexible, el dinero del erario se invertía en obras y todo era para el pueblo”.

“El ayuntamiento era muy tolerante y la gente reconoció plenamente mi labor, desperté a Telchac del letargo, vivía sumido en un marasmo, enseñé al pueblo a exigirle al ayuntamiento”.

“Todos los presidentes que fueron mis sucesores de acuerdo con sus posibilidades económicas sirvieron al pueblo con obras y más escuelas; según el entusiasmo, la vocación de servicio, espíritu de servir al pueblo de cada uno de los que me sucedieron pusieron su mayor esfuerzo para servir”

Telchac en la actualidad

Sobre el quehacer de un administrador municipal en la actualidad dice: “Siempre hay algo que hacer, hacen falta casas para ancianos, sistemas de banquetas, todo se puede lograr mientras haya voluntad y capacidad de servicio”

Sobre la actuación  de su hijo Juan Tamayo Cab en la escena política comentó: “Mi hijo tenía sus inquietudes, siempre fue autónomo, hijo de tigre pintito, fue presidente municipal 3 veces aunque yo me opuse a que sea más de una vez, uno debe servir bien una vez y dar la oportunidad a otros”.

La juventud telchaqueña

“En la escuela fui representante de mi grupo, en el deporte fui manager, siempre hay que tratar de ser el número 1, un líder es líder en lo que sea, un maestro nos decía: ‘Si la capacidad intelectual no les permite una carrera tienen que ser el número uno en lo que hagan’ y dos discípulos míos me lo demostraron”.

“Yo siempre puse en práctica el himno de mi escuela cuando sentía que fracasaba: ‘Si al principio lo que aspiras no consigues una vez con ahinco ponte en obra, hazlo una y otra vez vamos, vamos adelante, a luchar, lucha con fe si al principio nada puedes quizá puedas la otra vez creo que por eso mis objetivos siempre los he logrado”

“En Telchac hay gente con capacidad de maniobra, también hay jóvenes que por miedo a fracasar no se arriesgan, han demostrado mucho los que han llegado al ayuntamiento. La juventud ha participado mucho en la política, por los jóvenes han ganado muchos candidatos, hay que creer en ellos y apoyarlos para que despeguen en la política, ahora hay que cerrar el monopolio de los adultos en la política y abrirles paso a los jóvenes”.

“Los jóvenes deben estar siempre con entusiasmo que sean ambiciosos en la escuela, en el trabajo, muy pocos muchachos se han descarriado, yo exhorto a toda aquella persona que asuma la presidencia municipal a trabajar con absoluta honestidad al servicio de su comunidad y a todo joven con inquietudes políticas para que sean más participativos o protagónicos en el ambiente político”.

“Si volviera a nacer, volvería a servir al prójimo, a la humanidad y al pueblo, la familia sería siempre lo más importante para mi vida y si pudiera superaría mi vida en mucho, a los políticos de ahora solo les dejo tres palabras: honestidad, esfuerzo y protagonismo”.

 

 

Explorar: 

IMG_0109: Don Gonzalo Tamayo, 45 años después de la inauguración del parque principal de Telchac Pueblo

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido
A %d blogueros les gusta esto: