La Voz de Motul

Editorial

PÁRROCOS DE MOTUL DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX.

VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL. LOS PÁRROCOS DE MOTUL DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX. PUBLICADO EN 20 DE JUNIO DE 2008 EN LA EDICIÓN 110 DE LA VOZ DE MOTUL. TRABAJO REALIZADO POR PABLO ACOSTA ERGUERA, EX-ALCALDE DE MOTUL.

En un reportaje dedicado a la iglesia de la ciudad, La Voz de Motul demostró al pueblo católico de la ciudad y de la región, lo importante de nuestro máximo templo parroquial dedicado a nuestro patrono San Juan Bautista. Deseando llevar a cabo una colaboración quisiéramos señalar, a los curas-párrocos que han tenido bajo su responsabilidad dicho templo así como su guía espiritual de la grey católica motuleña.

La historia señala que en la época de gobierno del general Salvador Alvarado, los templos fueron cerrados, por lo tanto todos los sacramentos u oficios religiosos se llevaban en forma clandestina.

Para empezar a señalar a los pastores, algunos amigos que ya rebasan los 80 años, nos hacen saber que uno de los primeros sacerdotes que se hicieran cargo de dicho templo, fue el padre Cayo.

Nosotros al revisar el baúl de los recuerdos, constatamos que por ahí de los años 50’s, nuestro cura párroco era el ilustre Dn. Juan Pablo Góngora Alvarado, una persona bondadosa, amable, sincera, excelente guía espiritual.

No podemos olvidar los altares confeccionados con ramas de roble los días de viernes Santo, ni mucho menos las misas de gallo a las 12:00 p.m., así como las misas de las 4 de la mañana los días domingo, el sermón de nuestro guía era desde el púlpito a la luz de las velas y a todo pulmón, este estaba ubicado en la medianía de la nave principal del templo; el cantor que se llamaba o cantores, Dn. Juan Pinto o Dn. Rufo Quijano, armonizaban las misas.

En aquel entonces, el convento se utilizaba como antes señalamos por orden del gobierno, como oficina federal de recaudación fiscal, a cargo del señor Roger Cetina, trabajándola con sus hijos Roger y Oscar. Así también los terrenos que ahora ocupan teléfonos de México y que son de la parroquia, eran utilizados como corrales para las fiestas del mes de julio, en honor de la virgen del Carmen, que se efectuaban en el centro de la población.

El padre Góngora Alvarado se distinguió ante Dios por su gran apostolado pues así como trató a niños, jóvenes, adultos y familias, también tuvo trato especial con su comunidad, pero lo más relevante de este servidor de Cristo, fue haber fundado el 19 de diciembre de 1946, la Congregación de las Hijas de María Santísima de la Luz, misma que ha rebasado las fronteras mundiales de la religión.

Sin duda alguna, influenció en algunos para el servicio religioso, tres de sus sobrinos son sacerdotes: Ángel, Manuel y Monseñor Heriberto Vargas Góngora, en los jóvenes motuleños, Francisco Montañez Jure y Francisco Javier Bacelis Cano, el primero único ceremoniero de la Santa Iglesia Catedral y recientemente  fallecido. Trabajo con sus congregaciones y cofradías; del Perpetuo Socorro, Medalla Milagrosa y San Martín Caballero. Todas estas Imágenes eran turnadas de casa en casa, durante un mes y todo el año.

Desde aquel entonces circulaba el periódico Criterio, donde se señalaba la clasificación de películas y con artículos para conducirse moralmente, en elegante blanco y negro muy distinto al actual que se edita a todo color. Se anunciaba el retiro de las y los jóvenes por los carnavales, pues era costumbre que el último baile de estas fiestas que viene siendo el martes, los salones se desalojaran antes de la media noche  precisamente por el inicio de la cuaresma ya que después de esta hora seria miércoles de ceniza, la catequesis se practicaba en los barrios o en casas particulares a nosotros nos tocó la tía Nila, quien fuera cónyugue del rey del mondongo, Don Evelio Centeno, allí en su domicilio de la calle 24 x 17 y 19 donde tenia también su pequeño comercio de gas morado leña y carbón, nos instruían para recibir el sacramento de la comunión; en aquel entonces al saludar al sacerdote nos obligábamos a besarle la mano, como signo de respeto a su ministerio. También era obligación y respeto saludar a toda persona mayor a las seis de la tarde, en donde te encontraras tenias que ir a saludarlo.

El sacerdote todo el tiempo vestido de riguroso negro (sotana) y collarín como hemos dicho antes, durante los días de la cuaresma hasta el menú de la casa había que revisar por la vigilia, ni que decir de los principales días que inclusive se desconectaba la radio, como respeto a los sucesos que se conmemoraban, concluye como párroco el padre Juanito en Motul, por su avanzada edad, y es enviado como nuevo párroco el presbiterio Don Fernando Villanueva Ramírez, mismo que se venia desempeñado en el poblado de Sucilá.

El padre Fernando, llegó con fuerza tremenda y dispuso el cambio de ladrillos del templo, bancas, mamparas, puerta principal, enladrillado de la parte alta del convento, organizó festejos taurinos, electrificó el templo, organizó la primera caja popular, intervino en el inicio de formación de los grupos de Alcohólicos Anónimos; se construye la capilla de la hacienda en Hilí, la de San Juan Bosco en Motul, la sagrada imagen es donada por una familia radicada en Mérida, más adelante se inician sus ferias cada año durante los meses de Enero- Febrero, los pioneros de la capilla por llamarle así trabajan arduamente encabezados por la religiosa Guadalupe May, Don Muri Quiñones y Don Pedro Canul, así como Doña Socorro Padilla y su señor padre Don. Onésimo Padilla Tun.

Los colaboradores de las comisarías se ven motivados: en Ucí, Don Pascual Pech y Don Pablo Caamal que hasta la fecha funge como ayudante  de la iglesia  de San Antonio de Padua  en Ucí. En Kiní, iglesia de la virgen de la Asunción, Don Gregorio L. Chalé, en Mesatunich Don Pedro  Basto, en Hilí, Don Agustín que más adelante fuera sacristán de la parroquia de Motul, en Dzununcán, dos apóstoles fuertes, las señoras Doña Victoria Zabala de Jiménez  y Doña Romualda Angulo de Kho en Kaxatah, Don Albino May.

En Motul, los jóvenes asistiendo al catecismo, los pobres de San Vicente cuyos integrantes nunca desfallecieron en su apostolado, Don Demetrio Pech, Don Alejandro Cat, Don Francisco Can, Don Silvestre Can, Don Demetrio Chalé, Don Higinio Méndez, Don Felipe Aké, Don Miguel y Fidencio Canché, quienes hacían su colecta todos los domingos en las misas programadas y en el transcurso de la semana repartían equitativamente la limosna entre sus beneficiarios.

El padre Villanueva atiende y promueve la acción católica, el movimiento de cursillos de cristiandad, cursos o cursetes de anticipación para cursillos impartido por seglares señalamos sólo a dos de todos: Manuel Vázquez R. y Raymundo Ramírez Vera

Dedica también parte de su tiempo  al movimiento familiar cristiano en los matrimonios Montañez, Arroyo, Meseta, Lope, Marín, Gómez, Barroso, Villanueva y otros que dieron impulso a los trabajos encabezados por el párroco Villanueva Ramírez.

En educación, fundó el Instituto Comercial Motuleño, en el edificio del convento, para beneficio de la juventud que por motivos económicos no pudieran viajar para adquirir la educación comercial en la capital del estado.

Fue el trabajo eficaz del párroco que en  una ocasión o temporada fue asistido por dos vicarios presbíteros Miguel Ángel Briceño Burgos y Carlos Ceballos García, el primero maya hablante, nato de la ciudad de Ticul y el segundo catedrático, nato del poblado de Hunucmá.

De carácter recio, fue en sus decisiones y decir las cosas por su nombre, fue el comportamiento de este sacerdote que duró muchos años al frente de la parroquia de Sn. Juan Bautista, separado de esta, la arquidiócesis ordena su traslado a la parroquia de Umán.

Lo remplaza el presbítero Monseñor Heriberto Vargas Góngora transferido del poblado de Homún, a quien le toca bailar con la más fea como dicho vulgar y se comienza a notar más el agrietamiento de la nave del templo, habiendo sido este enjabonados dos veces, según los ingenieros en la administración del padre Fernando, y del padre Gonzalo Noh Poot, quien estuvo breve tiempo en la parroquia, supliendo al padre Villanueva, por enfermedad.

El padre Beto solicitó del arzobispado permiso para el cierre total del templo Parroquial debido a la amenaza que representaba; se le autorizó y se cerró un tiempo. El día miércoles de ceniza de ese tiempo, después de los actos religiosos quedó fuera de servicio, al siguiente día es convocada la comunidad católica para informarles y proceder a nombrar  un patronato que se encargaría de todo lo relacionado al templo para que pueda volver a utilizarse en un tiempo menor posible, la primera y única directiva fungió de la siguiente manera: Presidente, Don Mario Baeza Díaz (+), Tesorero, Don José  Antonio Jairada Spat (+) y Secretario el que esto escribe, quedando como vocales y miembros activos, todos los integrantes de las asociaciones piadosas.

Se inició como siempre por el principio, para ello fue entrevistado el Sr. Ing. Rubén Cuevas “Frico”, quien sin más preguntas, ofreció su trabajo completamente gratis, de la misma manera se habla con el maestro contratista de albañilería  Don Martín Herrera Pech (+) quien se comprometió a realizar los trabajos y responder por sus trabajadores debido a la altura del edificio.

Se inició una recolecta, donativos en efectivo, kermés, bailes, rifas, como anécdota Doña Rina y Julieta Espadas Solís, acomodan el numero premiado de la rifa de un coche ultimo modelo Renault, y el agraciado resulta ser el Sr. Idolito May, Administrador del Cementerio General (resultado, desentendió su trabajo).

El padre Beto con su carisma atrae a los feligreses, entra en la etapa final, comerciantes, Clubes de servicio como los Leones, encabezados por los señores Álvaro Pacheco Graniel, Arturo Pacheco, Dr. Arturo Rodríguez Bates, Mario Baeza Bates, Rotarios Lic. Manuel Ramírez V; Raymundo y Ruben Ramírez Vera, Dr. Luis Aguilar, así también grupos de campesinos, encabezados por el señor Alberto Serrano Dzib. Los hermanos de la gran Logia Nachi Cocom # 6 de Motul.

La obra realizada y dirigida por el Ing. Rubén, es reconocida y alabada, se sostiene la bóveda en 22 partes, se cincha la cúpula con un refuerzo de cavilla de 1 ½ de grueso se apuntala con pie de amigo la parte sur y norte y hasta ahora tenemos templo para algunos años más.

El párroco continúa con el trabajo de línea que dejara el padre Fernando pero debido a su impulso  planifica construir la capilla dedicada a la Virgen de Guadalupe, en la colonia Felipe Carrillo Puerto, se dona el terreno interviniendo en esta donación los señores Don Fabian Noh (+), Don Pastor Mukul y otros habitantes de la colonia, construyéndose esta para el servicio de la comunidad, instruyen a los jóvenes y atiende por igual a los grupos apostólicos, prestando atención a las comunidades, cursillos y Movimiento Familiar Cristiano.

Después de bastante tiempo, viene  la renovación del padre Beto y es sustituido por el presbítero Juan Lara Castro. Persona sencilla de poca comunicación, dedicada íntegramente a su apostolado. Da continuación a lo antes hecho por su antecesor, el padre Vargas Góngora

Atiende sus oficinas, los centros pastorales, instruye en sus homilías a la comunidad cristiana y así por muchos años el padre Juanito conduce a Motul por el camino que lleva a Cristo sin sobresaltos, con una paciencia cristiana.

Sería remplazado este ministro de Dios, por un joven Sacerdote, Don Regino Sánchez Graniel, quien llega con todo entusiasmo a su parroquia. Cambia abanicos eléctricos, atiende en forma social las comunidades de Kiní y Ucí, adquiere reclinatorios nuevos, se mete de lleno con los jóvenes, promueve a los mismos, se centra en lo que es el ministerio de Dios habla del Seminario Mayor y Menor para interesar a la juventud.

Organiza los primeros arcos, con motivo de la bajada de la imagen de Nuestra Señora del Carmen, durante el mes de julio realiza la primera vaquería el 15 del mismo mes por la noche, iniciándose la festividad del día 16 santo de las Carmitas.

Realiza en el atrio del templo, las misas nocturnas de resurrección con fuego pirotécnico como símbolo de alegría por el reencuentro con Cristo.

Se distinguiría al señor, por sus homilías prolongadas e interesantes fue claro en decirle a los feligreses cuantas veces fuera necesario “que Dios es bueno, pero no tonto”. Algunos de nosotros no captamos el mensaje.

Después de su servicio aquí en la tierra para el Señor Jesús, este lo llama a su seno el 24 de junio, precisamente el día de San Juan Bautista, patrono de su parroquia, pereciendo en un accidente en el tramo carretero Motul-Mérida. Motul llora su partida, se le despide a las puertas de su parroquia alrededor de las 2 de la tarde, con llantos y lagrimas de todos los sacerdotes. El guía espiritual, el amigo, parte así al viaje eterno siempre al servicio del señor, a los pocos días, es nombrado el que seria párroco del templo San Juan Bautista de Motul y se dice: para Motul, un motuleño; de la larga familia de servidores de Dios, desde el padre Juan Pablo Góngora, su sobrino nieto, el presbítero Lucio Cetina Góngora. Llega con bríos, contempla la necesidad de espacios para la misa de celebración especial y acondiciona para el servicio de los fieles el Campo Eucarístico, promueve a los jóvenes, atiende la comisaria de Ucí, por la reconstrucción del templo dedicado a Sn. Antonio de Padua, en Motul, continua con la costumbre de los arcos, la vaquería, los centros pastorales con su dirección en evangelización y la insistencia en participar en la santa eucaristía. Se burocratiza el servicio de atención a la comunidad con horarios de oficina, de bautismo, boda, cumpleaños y otras prácticas religiosas. Se instala el cristo monumental, que recibe a todos los fieles desde su entrada al templo.

Dada la preparación del señor párroco, gustaba de adentrar en sus homilías a los feligreses de sus amplios conocimientos en Jerusalén y el Vaticano ya que por mucho tiempo, estuvo especializándose en materia religiosa por esos lugares.

Ya para estas fechas, y supuestamente por algunas disposiciones casi se deja de escuchar los trabajos del Movimiento Familiar Cristiano y Cursillos de Cristiandad, se presta mayor atención a los ministros de la comunión en mujeres y hombres, así como ministros de lectura para los oficios religiosos.

Los seminaristas y diáconos se compenetran en lo que viene siendo la vida de un sacerdote fuera del seminario, son enviados a las parroquias con el fin de familiarizarse en su sacramento, siendo el caso de Motul, se construyeron capillas en las colonias Rogelio Chalé y San Roque, así como la reconstrucción total del templo dedicado a San Antonio de Padua, en Ucí; se dio conservación al templo mayor durante toda su estancia, así como a las comunidades donde siempre les llevó la palabra de Dios encomendada a el como ministro.

Su cambio o traslado se da durante el mes de Julio del 2007 y es nombrado para suplirlo en sus labores sacerdotales el Sr. Presbítero Don Pedro Novelo López. Todavía no podemos platicar de las disposiciones que tenga que dictar para su feligresía, pero tenemos la seguridad de que en el veremos al guía, que nuestra parroquia de Motul, necesita.

El paso misionero de estos hombres, dedicados al ministerio del sacerdocio ha estado supervisado por tres ilustrísimas figuras la primera: el señor Dr. Don Fernando Ruiz Solórzano, segundo arzobispo de la diócesis de Yucatán ya que el primero había sido  el Sr. Martín Trichler y Córdova, el preciado Ruiz Solórzano hombre sumamente culto, los asuntos a discutir los ponía sobre su escritorio ó bien escuchándote en su sillón concediéndote la razón si la tienes o haciéndote notar tu error como humano. Un gran guía que se nos despide en alta mar ya que fallece cuando retornaba de un viaje por Europa.

El tercero y segundo de los ilustrísimos de que hablamos es el señor Dr. Manuel Castro Ruiz, hombre sencillo de pocas palabras, pero grandes sentimientos. Decide ocupar como domicilio el arzobispado y se traslada al Seminario Conciliar San Ildefonso, hasta ahora por la gracia del señor esta con los Yucatecos.

Y el cuarto tercero, es el ilustre y actual Sr. Don Carlos Berlié Belaunzaran a quien vemos siempre por las noticias a través de sus fotos, con políticos, comerciantes y todo donde se le invita asiste con su humildad, así como aparece en su programa de televisión, enviando mensajes a la grey católica yucateca un día de cada semana.

El señor cumpliendo con su ministerio lleva su enseñanza a todos los lugares, desafortunadamente algunos que la invitan, tal vez nunca escucharon a nuestro difunto guía, Regino Sánchez Graniel expresando que “Dios es bueno, pero no tonto”, algunos queriéndose engañar ellos mismos tratan de aparecer junto al prelado queriendo dar a entender que el ministro esta de acuerdo con la actuación de los sujetos es muy notorio este fariseísmo entre nosotros tanto en los pueblos como en las ciudades. Recordemos a las autoridades federales anteriores que acudían a  misa a la catedral metropolitana con el fin que se les viera como buenos cristianos ¿y ahora que? No habiendo necesidad ya que la residencia oficial de los Pinos cuenta con capilla que mando edificar el Lic. José López Portillo.

Y para no quedarnos atrás aquí en Motul, en el cumpleaños de la ciudad, se paga misa y se da gracias por lo desastroso que se encuentra la misma a pesar de sus más de 100 años. Ese día los funcionarios leen las lecturas, hacen la colecta ocupan las primeras filas de bancas, aunque después de este acto no se les ve nunca más  en el templo todavía no sabemos si estas personas piensan que con lo anterior quedan limpios para ejecutar otro atraco a las arcas de la administración, de allá que volvamos a recordar a nuestro inolvidable padre Regino, con su sabia palabra: Dios es bueno…..Pero….

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: