La Voz de Motul

Editorial

SOCORRITO RIVAS NACIÓ PARA ACTUAR.

VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL. SOCORRITO RIVAS FRÍAS. NACIO PARA ACTUAR Y DAR SUS SENTIMIENTOS TRABAJO REALIZADO POR JOSÉ MANUEL BENTATA MUÑOZ(+) PUBLICADO EL 13 DE NOVIEMBRE DE 2009 EN LA EDICIÓN 193 DE LA VOZ DE MOTUL. 

Socorrito Rivas Frías, nació en el Puerto de Progreso, Yucatán, en una casa de madera que miraba al parque Independencia, el 25 de enero de 1928, hija de los esposos  Ricardo Rivas López  y María del Socorro Frías Bobadilla y nieta de los esposos Don Sixto Frías Bobadilla, decano de los reporteros en Yucatán y de Doña Asteria Bobadilla Patrón.

Socorrito, como todos conocen y la llaman con cariño, realizó sus estudios en la escuela primaria Candelaria Ruz Patrón del Puerto de Progreso y de actuación, en Bellas Artes, en Mérida.

Contrajo nupcias con Fernando Rivadeneyra en Motul, y tiene tres hijos: Socorro, Fernando y Ricardo.

Desde pequeña lució sus cualidades artísticas actuando en festivales y veladas donde destacaba en el baile y la actuación por lo que trajo esa facultad innata en sus venas heredadas de familiares como su tía Dolores Frías Bobadilla, quien también destacó en los medios sociales y artísticos en el puerto de Progreso, en la actuación personal y como directora de cuadros artísticos y escuelas.

Al trasladar su residencia al municipio de Motul, la comunidad le reconoce con orgullo su destacado trabajo como actriz, pues con sus hijos adultos y el apoyo incondicional de su esposo Don Fernando Rivadeneyra (q.e.p.d) viajaba todos los días de Motul a Mérida para llevar al cabo su labor en el medio teatral.

Mujer de cultura y de arte

Imagen 0371_result

A la izquierda doña Socorrido en una de sus tantas actuaciones 

 Muy acertadamente afirmó en su momento Raquel Araujo, Directora de Artes Escénicas, al sostener que con un inicio que otros dirían tardío, Doña Soco llegó a la escena yucateca para ser un pilar en tantísimos repartos, con una luz en su corazón, la luz de la generosidad y de la entrega.

Socorrito nunca abandonó su pasión por el arte aún viviese con su familia en Tekax, Espita, Motul o Mérida, y en las circunstancias que sea, soltera o con familia, su inclinación especialmente al teatro lo demostraba en cualquier momento y se adaptaba fácilmente al papel que se asignara en un drama, la comedia o la revista. Fue una impulsora de la cultura y el arte en varias localidades como Motul.

Los públicos que la vieron actuar recuerdan su gusto especial por el folklore, el excelente desempeño que tuvo en obras regionales con sus bailables, también en obras cubanas o en la comedia donde mostraba siempre sus cualidades humorísticas.

En donde brilló más, en sus cualidades polifacéticas, fue en la compañía La Farándula con sus actuaciones en el Teatro José Peón Contreras, Daniel Ayala y en el Instituto de Cultura de Yucatán, así como también en otras localidades donde se esmeraba siempre en su desempeño como lo fue en su puerto de Progreso.

Durante su desempeño en el escenario, destacó por no apoyarse en un texto para decir sus guiones, pues los sabía de memoria.

Gratos recuerdos se tiene de la participación de Socorrito en obras como: La culta dama, Deberían haber obispas y Viento en las Ramas de Sasafrás. Desempeñó papeles protagónicos en obras de Juan García Ponce, Wílberth Herrera, Effy Luz Vázquez, Nidia Esther Rosado, Fernando Muñoz, Ermilo Abreu Gómez, Santos Pisté Canché, René de Obaldía, entre otros.

Una compañera y amiga con quien compartió los escenarios fue la igualmente actriz Nancy Roche.

Sus amigas y compañeras, se refieren a ella como una mujer de pasión y entrega, de esas actrices que irradian luz y con ella nos alumbra el conocimiento y nos permite acceder a  grandes autores.

Socorrito es de esas actrices que marcan una pauta a seguir, que enseñan, que son ejemplo a nuevas generaciones. Ella amalgama amor, entrega, luz y talento, es de esas actrices que son pasado, presente y futuro.

Las gentes de teatro que trabajaron a su lado afirman que sudar el personaje, untar la piel, la carne y los huesos en el escenario todas las noches ha sido y es una de las principales características de Socorrito Rivas Frías como actriz, irrumpiendo en el mundo real para crear otros mundos irreales impregnados de otras realidades.

Los autores escriben, pero los actores interpretan, representan, las grandes actrices viven los personajes y así los personajes sobreviven en el tiempo, en ese sentido fueron las expresiones en su homenaje en el Daniel Ayala de Mérida.

Fue, puede decirse, una actriz profesional y en las obras siempre se le asignaba un importante papel. Tuvo una actuación en los escenarios por cerca de 40 años hasta que por razones de salud dejó el proscenio para dedicarse a la atención del hogar.

Tiene en su haber más de 70 puestas en escena entre las que sobresalen: El niño y la niebla de Rodolfo Usigli, Alrededor de las Anémonas, El canto de los grillos, La Feria Distante de Juan García Ponce, Una Esfinge llamada Cordelia de Federico S. Inclán, La Mandrágora de Nicolás Maquiavelo, En mérida y en una casa de Leopoldo Peniche Vallado, Debiera haber obispas de Rafael Solana, El Mucbilpollo de Don Pancho de Nidia Esther Rosado, Vida estamos en paz, Tomás Urtusástegui, El Agujerito de Lusi Peñafiel, Los fusiles de la madre Carrar de Berthold Brecht, Cada quien su vida de Luis G. Basurto, La danza que sueña la tortuga de Emilio Carbadillo,Rosario de Filigrana de Mediz Bolio,  entre otros. Doña Socorrito ha demostrado su versatilidad y talento incursionando en todos sus géneros, aunque ella ha confesado que prefiere el drama.

Socorrito ha compartido escena con Raúl Vale, Aníbal Escalante, Menalio Garrido, Silvia Cater, Raquel Araujo, Enrique Cascante, Lilia Angulo, Eduardo Arana, Miguel García, Eglé Mendiburu, Conchi Roche, Lupita López, Conchi León, Santos Pisté, Jorge Chablé, Menalio Garrido, Paco Ríos "Zapote", Gualberto Trejo, Guadalupe Salias, Sergio Cámara, Wendy Basulto, Alejandra, Gabriel y Juan Carlos Moreno, entre otros.

Algunos de sus directores fueron Eduardo Arana, Enrique Cascante, Nancy Roche, Tomás Ceballos, Paco Marín, Raúl Cáceres Carenzo, Luis Pérez Sabido, Martha Luna, Tito Díaz y otros más que escapan a la memoria pero que de todos guarda gratos recuerdos.

Del tiempo que dedicó a su profesión guarda el amor del público que en todo momento le demostró un amor como si fuera parte de su vida.

"Sólo soy una persona que desde niña nació para actuar y dar los sentimientos que tengo dentro", expresó Socorrito Rivas en una ocasión al ser entrevistada.

Socorrito, mujer hermosa, singular señora, artista de verdad, de lucimiento, con gallarda actitud cada momento, deslizándose así en cada hora, quizá si por la vida triunfadora hayan podido señalar su aliento, Socorrito lleva un elemento, ser siempre fiel y siempre encantadora; leve su paso lleva sin tropiezo los avatares que le da la vida, por eso su sonrisa, sí, por eso su mirar de bienvenida, amiga de verdad sin contrapeso, que jamás pasará inadvertida.

Se recuerda la apoteósica despedida que se le hizo hace como 15 años en el Daniel Ayala con la obra Cada Quien su Vida, Luis G. Basurto, en la que Socorrito mostró sus aptitudes innatas para el teatro.

En visita que doña Soco realizó a Progreso meses atrás comentaba con el cronista de la ciudad don Romeo Frías Bobadilla que si pensamos en todos los estigmas y restricciones que rodeaban a las mujeres al inicio de la segunda mitad del siglo pasado, si realmente entendemos lo diversa que es una mujer al ser madre, esposa, ama de casa y de pronto un día, se le ocurriera decir: soy actriz-afirmando-, no cuestionándose ni pensando que tal vez le gustaría serlo- ¡soy actriz! Cuando Socorito hizo esta afirmación se vio que lo hizo con tal fuerza y certeza que casi 40 años después se disfrutó de su trabajo en escena. Alberto Cervera Espejo, la reconoció en las siguientes palabras: "como una de las mejores actrices de carácter de Yucatán".

Doña Socorrito, a la edad de casi 82 años fue objeto recientemente de muy delicada operación y se recupera lentamente de manera muy satisfactoria en su residencia de Motul, donde es visitada constantemente por sus amistades y gente de teatro. Socorrito es sobrina también de los conocidos periodistas e historiadores Romeo y Rubén Frías Bobadilla.  

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: