La Voz de Motul

Editorial

LA VIGIA DE TELCHAC PUERTO, YUCATÁN, MÉXICO.

Fuente: dibujo de Jorge Victoria Ojeda

VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL. LA VIGIA DE TELCHAC.

Con la Conquista española cambió radicalmente la situación del pueblo maya. Los españoles fueron los navegantes más avanzados de su tiempo, tenían las poderosas Carabelas, barcos más ligeros que ofrecían mayor seguridad a los tripulantes, dotadas de pesada artillería, de brújula y de instrumentos perfeccionados como el sextante y los cuadrantes, que les permitían recorrer grandes distancias.

Los españoles prohibieron la navegación entre los mayas y sustituyeron su antiguo sistema de marcaciones diseñado para la circunnavegación interna de la península, por el sistema de vigías en las playas frente a la costa para servir a la navegación de mar abierto y de vela.

Las vigías eran torres de vigilancia o atalayas tenían varias funciones, primero de apoyo para la circunnavegación de la península de Yucatán, como sistema defensivo ante posibles ataques piratas y como sistema de control comercial y de contrabando.

Fueron creadas oficialmente en 1561, con el mandato de Felipe II, Rey de España ‘con el que ordenaba a sus virreyes y gobernadores implantar puestos de vigilancia para el resguardo de los principales puestos de las indias’ La orden fue reiterada en 1591 y 1611.

Una de las referencias más antiguas que encontramos de la vigía de Telchac Puerto, es una información que data del 24 de octubre de 1571 publicada en la página 508, en la Sección “Efemérides Hispano Mexicana o el Calendario Histórico” del ‘Repertorio Pintoresco’, revista científica que dirigió el célebre obispo Crescencio Carrillo y Ancona. El informe elaborado por el Dr. Gerónimo Castillo dice: ‘Penetran unos piratas hasta el pueblo de Dzemul de esta provincia, e incendian al retirarse la vigía de Telchac Puerto”.

Las vigías en toda la península de Yucatán, fueron un sistema sencillo y de bajo costo económico y social por el reducido número de hombres requerido para su funcionamiento y construcción a base de materiales perecederos.

Las vigías se establecieron cerca de los puertos o marcadores mayas, actualmente no es casualidad que los faros modernos estén ubicados en proximidades de estructuras prehispánicas, porque en alguna medida los españoles sólo sustituyeron el sistema de navegación maya por el suyo, sin grandes cambios en la ubicación.

La vigía, torre de vigilancia o atalaya tenía un diseño tronco piramidal, construida con maderos, coronada con un espacio con techumbre de paja para la permanencia del vela y una altura variante entre los 11 y 15 metros.

El conjunto de la vigía se complementaba con dos o tres chozas tradicionales mayas, que servían de habitaciones para el responsable del puesto y de cuatro a seis hombres mayas destinados al servicio personal del vela, llamados atalayeros. Se tiene que distinguir entre la vigía que era el sitio localizado en la playa, y el Vigía o Vela, su encargado, también se le llamaba Centinela o Alcaide.

Los atalayeros por la mañana agitaban lienzos blancos en señal de tranquilidad, en caso contrario, una vez detectado el peligro se procedía a emitir humaredas diurnas o llamaradas por la noche desde la parte superior de la torre, acción que era repetida en las otras vigías hasta llegar el aviso en la Guarnición Militar más próxima. Mientras llegaban los refuerzos, los pocos habitantes cercanos, pescadores y campesinos se refugiaban en el interior de la torre, con la esperanza que el enemigo desistiera de atacar. Una vez dentro, la escalera de cuerda era recogida de su puertaventana.

Las vigías estaban aisladas, al frente tenían la amplia costa yucateca y en la parte trasera tenían contacto a través de una calzada de piedra que cruzaba la franja cenagosa, sitio del cual provenían cuando la ocasión lo ameritaba.

Los Velas o Vigías eran funcionarios nombrados directamente por el gobernador, por medio de su decisión personal y directa, algunas veces nombraba para el cargo a recomendados. Los vigías eran hombres de toda la confianza de la autoridad, eran sus representantes en su jurisdicción territorial, lo que les facilitaba la expectativa a través de los negocios que se podían realizar.

Se les relacionaba con el contrabando, con actividades ilícitas y con actividades lucrativas, más allá de las establecidas legalmente. Telchac, punto de transito de las embarcaciones que con destino a los puertos de Veracruz, Campeche o Sisal, salían de la Habana, Cuba y bordeaban la península de Yucatán.

Los Velas observaban casi a diario a los posibles cómplices del ilícito. De su situación los Visitadores Reales señalaron en 1766 lo siguiente:

‘Vive un pobre hombre asalariado de vigía con un corto sueldo en un despoblado, y despoblado seguro por un bosque para cualquier introducción. El sueldo lo tiene allí, y el lugar donde le pone el sueldo es una tentación. Llega el contrabandista, ofrece un partido, pinta la facilidad, persuade con la convivencia, y se hace el fraude’.

El segundo grupo de actores de ese comercio ilegal, fueron los subdelegado, jueces de paz, alcaldes, jefes políticos y comandantes militares. En el contrabando participaban autoridades de gobierno, ricos comerciantes, altos funcionarios militares y de Aduana; así como empleados menores, celadores, soldados, pequeños comerciantes, arrieros, vigías, etcétera.

libro-telchac-puerto-primer-final-2-148

En la costa norte de Yucatán otra de las vigías de las que se tiene conocimiento fueron las de Rio Lagartos y Sisal, reportadas por Fray Alonso Ponce en 1588, quien señaló para ambos sitios la existencia de ‘Un vela que le guarde y le descubra los navíos y de aviso cuando llegare algún corsario u otro enemigo, y hay para esto hecho una torre de madera, y junto a la torre una casa de paja, en que está la vela y algunos indios que le sirven”.

En 1657 el gobernador Esquivel ordenó la implantación de atalayas cada legua, desde Sisal hasta Telchac, con intenciones de cubrir la costa más cercana a la capital provincial. Pocos años después, el 2 de febrero de 1664, el Rey ordenó al gobernador Flores de Aldana, poner en los puertos y lugares más a propósito algunas vigías para ayudar a la rápida comunicación de las noticias en caso de desembarco enemigo.

A finales del siglo XVII, las atalaya que formaban parte del panorama costero penínsular estaban las ubicadas en los siguientes lugares: Champotón, Seybaplaya, Lerma, Campeche (La Marina, Vigía y Canpechuelo), Celestún, Sisal, Chuburná, Chicxulub, Ixil, Telchac, Santa Clara, Rio Lagartos, El Cuyo, Choacá y Cotoch o Cabo Catoche.

En el reconocimiento de la Provincia de Yucatán de 1766 realizada por el ingeniero Juan de Dios González se describe la vigía de Telchak:

Tiene fondo suficiente para bongos y goletas, a un cuarto de legua pueden anclar balandras siempre que tengan práctico que advierta los blanquizales, que son unos sitios de piedra que tienen hasta cuatro brazas de agua. La Atalaya es de madera de tres cuerpos, pero baja; descubre al Nordeste la punta de Sohol, y al Leste la costa de Yxil que forma la ensenada de Xtampuh. Está defendida esta vigía de una trinchera hecha de estacada doble de tres pies de alto con un glasis de la parte de la playa, se termina la longitud de ella de una y otra parte del monte, y en sus entradas por derecha e izquierda hay camino de modo que siempre que la ataquen queda el enemigo flanqueado por el frente y costado sin ser ofendidos los defensores, por lo espeso del monte, en donde se quedan las emboscadas con todo resguardo, es la vigía más segura, si tienen celo y cuidado de no ser sorprendidos. A un cuarto de legua de esta hay otra trinchera de piedra seca con diferentes retornos, y sus extremidades terminan en el monte, y sirve para defender el camino de Telchac e impedir a los enemigos se introduzcan en este pueblo, el que dista de la vigía cuatro leguas, y recibe con prontitud los socorros en número de doscientos y cincuenta a trescientos milicianos sujetos al Capitán de Sisantum: hay nueve casas de guano y diez indios de servicio”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En 1814 en un oficio el gobernador instruye mediante oficio al vigía de Telchac ‘Hacerse bien, como que es la principal obligación. Celar las instrucciones dadas, los que vuelven de barlovento. Ya le tengo prevenido de los que salen por alguna temporada deben de ocurrir ante el gobernador por la correspondiente licencia de que cuidará usted con la mayor puntualidad”.

El 25 de octubre de 1814 se le habilitó el título de Vigía de Telchac Puerto a José Trinidad Lizama. El 11 de junio de 1818, el vigía José Trinidad, realizó distintas diligencias donde comunicaba al Capitán General y gobernador que a las tres de la tarde de ese día, fondeo frente al puerto una balandra inglesa nombrada “Caledoña” procedente del puerto de Wallis, que salió del puerto de Chiquilá, cargada con 43 cajones de pamela, cuatro sacos de algodón y dos sacos de pepita, propiedad de Don Clemente Cámara, vecino del pueblo de Telchac Pueblo.

Para estos efectos el gobernador mandó a realizar una inspección a cargo del Teniente Don José Trineo Guerra, quien informó que “Pasé a la vigía de Telchac en averiguación de los efectos que condujo la Balandra inglesa, nombrada Caledoña procedente de Wallis. Su Capitán mexicano Julián Leslie y encontré lo que de la nota acompaño, sin incluir los papeles de navegación del buque, porque a mi llegada ya se había zarpado de este puerto, dejando en tierra a Hug Gasvera, custodiado por los soldados Ascencio y Apolonio

En un oficio posterior el Vigía de Telchac se vio precisado a corregir ‘por un olvido casual, un cofre de varias piezas de loza que remito con este alcance de los demás, que sin duda todo lo recibirá usted”.

REFERENCIA: DR. JORGE VICTORIA OJEDA, LAS TORRES DE VIGIA EN YUCATÁN.

 

libro-telchac-puerto-primer-final-2-158
Fuente: dibujo de Jorge Victoria Ojeda Tomado de “REDALYC.ORG”. Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal. Sistema de Información Científica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: