La Voz de Motul

Editorial

DON FIDO, EL REY DE LAS CANTINAS.

VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL. DON FIDO, EL REY DE LAS CANTINAS. PUBLICADO EL 23 DE JULIO DE 2007 EN LA EDICIÓN 58 DE LA VOZ DE MOTUL.

Don Wilfrido Bacelis Campos, es un hombre heredero de una estirpe de notables emprendedores motuleños. Don Fido, como le decían al principio, tuvo la fortaleza y la visión para iniciar importantes proyectos económicos y turísticos en la ciudad, el municipio y la región, así como en Cancún. El espíritu trabajador del “Viejo Fido” (Como le dicen los de su generación) y su sencillez, le permitieron gozar del respeto de la sociedad motuleña. Mucha falta hace que entre su descendencia, salga un digno heredero o heredera, que continúe algunos de sus importantes proyectos como el de “Hotel Motul” (En el triste abandono) que tanta falta le hace a nuestra ciudad un buen hotel. También es tiempo para juntos iniciemos una propuesta de regulación del alcohol que nos permita una mejor convivencia social y comunitaria. ¡Por un Motul Mejor!

img_0008_result

  “El Control” La oficina de “El Rey de las Cantinas”

Las cantinas de Motul

Hace apenas un año, una televisora dio la voz de alerta a nivel nacional. “Motul, es el pueblo de las cantinas”. En el reportaje se denunció la indiferencia de las autoridades y no pasó nada, no hubo ni una sola respuesta del Gobierno del Estado ni del Gobierno Municipal, ambos con responsabilidad y competencia en el tema. Las cosas continuaron normal. Entre los ciudadanos hubo expresiones de asombro y de indignación, y se volvió otro caso omiso.  Bastaron unas cuantas semanas para dejar todo en el olvido.

Hoy, el crimen de “Hugo” y “Silvana” y el cambio en la administración municipal, son la oportunidad de vernos en el espejo de los hechos. Los seres humanos y los pueblos tenemos citas ineludibles con la historia. Hoy en Motul, gobierno y sociedad tenemos una nueva oportunidad para cambiar el rumbo de nuestra historia. ¿Tendremos la fortaleza y la decisión para ser dueños de nuestro destino?

Las reflexiones compartidas en las mesas de diálogos; reflejaron la grave preocupación social que existe en torno al alcoholismo y la drogadicción, así como la demanda para una regulación oportuna.

El alcoholismo, las drogas y la prostitución han existido históricamente y seguirán existiendo. No pretendemos hacerlas desaparecer y menos que piensen que somos unos “santos”. ¡No, como humanos tenemos vicios contra los que luchamos!. Pero creemos que un manejo adecuado y una regulación consensuada, nos pueden permitir propiciar un ambiente más sano para el desarrollo de la sociedad y más aún de las familias, incluso para los mismos cantineros.

Quienes crecimos en una cantina, estamos familiarizados con la frase “Me parieron en una cantina”. Una frase dura que encierra muchas cosas. Revisar y regular con honestidad y profundidad la venta de alcohol en la ciudad, nos van a llevar a conocer la grave situación por la que pasan los viejos y verdaderos cantineros, acosados y extorsionados por la policía, las autoridades sanitarias y las torpes políticas de la cervecería y sus caciques.

Estamos convencidos que las palabras del Nazareno, debemos tenerlas presentes en todo momento “el que este libre de culpa que tire la primera piedra”. Tenemos que señalar hechos, no estamos buscando culpables, queremos buscar soluciones escuchando las diferentes opiniones que existen al respecto.

Queremos recopilar la mayor información posible acerca del tema y sistematizarla, con el propósito de propiciar un entendimiento colectivo del problema. En la medida en que la gente comparta sus puntos de vista y sus propuestas, podremos ofrecer un panorama más amplio.

dsc02527_result

Don "Fido" Bacelis acompañado a su derecha por Miguel Ángel Avilés López "La Hiena" y Celestino Buenfil Escalante, dos de sus amigos y cantineros de toda la vida. 

Los años cuarentas

En los años cuarentas, (1940-1950) del siglo pasado, la ciudad tenía las siguientes cantinas: las de don Pedro Concha que tenía el “Machete” y la del mercado (Donde esta “Pituco” hoy) la de don José del Carmen Escalante “El mosquito” , “Bataclan” sobre la calle 27, en el cruce de la 26 x 33 “El Swich” de Braulio, sobre la calle 27 x 22 “La Pantera” que era una casa de tablones, la de el “Chato Barroso” que estaba sobre la calle 26 x 23, la del “Loro” Díaz (don Graciliano Díaz que también le decían “Chano”) que estaba sobre la calle 26 x 25 frete a “Chato” Bacelis, “Siboney” de los Montañez que atendía Adolfo Gómez “Hitler”, “El globo” (del campo deportivo actualmente) de don Raúl Marrufo, papá de nuestro amigo Raúl “la boa” Marrufo, “La Playa” de don San Gómez, que después la pasó a la esquina de la 30 x 31 con el nombre de “La Crisis”, “La Estación” de Germán Dzul sobre la calle 28 x 31 ª, en el centro estaba la “Lonja” del mosco Escalante, ésta más que una cantina, era un casino, debido a que además de cerveza y licor habían juegos de billar, barajas y dominó y en el otro extremo de la cancha, donde hoy hay una frutería, tenía otra cantina el “Mosco” Escalante.

También en esos años existió “El Barrilito” situada sobre la calle 27 por la 30 que tenía bajo su cargo el Sr. Mauro Chalé. Mientras que la venta de licores en aquellos años, estaba centrada en dos puntos, el “Control” que al parecer tenía en sociedad don Audomaro Carrillo con el encargado don Romeo Carcaño. (Tiempo después le venden a don Wilfredo Bacelis Campos) y la de don Elías Montañez, que estaba en el local que actualmente ocupa la licorería de “Lenny”. Algunas tiendas tenían permisos para la venta de cerveza y licor como los casos del “El Tigre” y “Chan Dzonot” (Cenote) de don Susano Bacelis.

En esos tiempos, todas las cantinas y licorerías tenían un solo horario, el cual variaba de  acuerdo al presidente municipal en turno. Oscilaba entre las 9 de la mañana y las 8 de la noche, la gente se acuerda que en la administración de Juan de la Rosa Briceño, se dispuso un horario de cantinas que iba de 9 de la mañana a 5 de la tarde, y una hora después, reanudaban su venta hasta las 8 de la noche.

En las afueras de la ciudad, lejos en el monte, habían cantinas con mujeres que ejercían la prostitución: el “Chaquiste” ubicado en la calle 20 x 23, “El Huayo”, situada sobre la calle 24-A, por 15 y 17, detrás de la”Azurea”; “El Ciricote”, ubicada cerca de la colonia “Rogelio Chalé”; por la 23 con 44, por el rumbo de la Herradura, estaban “El “Palo Alto”, “El Tábano”, “La Casita de Paja” y “La Escondida”. Estos giros negros trabajaban todo el día y había una vigilancia estricta sobre ellos.

Es en los años cincuentas (1950-1960), cuando don Wilfrido Bacelis Campos empieza a comprar permisos de cantinas y a construir su imperio. Eran los tiempos del gobierno de Agustín Franco Aguilar, cuando logra un impulso significativo a sus negocios. En ese tiempo compra el “Control” y abre la cantina en la esquina que atendía el difunto de Mario Pinto conocido popularmente como “Nápoles”, enfrente abrió la cantina el “Presidente” que atendía “Pepe” Cabrera; después abre el “Conquistador”, donde está actualmente la rentadora de sillas de Pepe Montañez. En esos años, es cuando “Tino” Buenfil (1955) se hace cargo del “Palacito” propiedad de “Fido Bacelis”, ubicado en el mercado 20 de noviembre, donde actualmente se sitúa la zapatería de don Eliseo Moo.  Seguiremos con más de la historia de las cantinas.

El Centro Histórico de Motul

Proponemos en principio delimitar un área a la que llamaremos “Centro Histórico de la ciudad de Motul”, teniendo como referencia estudios similares que sobre el tema se han realizado, y estando dispuestos a revisar nuestra propuesta y ajustarla a las recomendaciones que nos hagan saber ciudadanos y expertos.

En este sentido, el “Centro Histórico de la ciudad de Motul” es el área comprendida por las manzanas del centro de la ciudad, teniendo como límite al norte la calle 21, al sur la calle 35, al oriente la calle 22 y al poniente la calle 34. Este criterio puede servir para varias materias, por ejemplo, para regular los límites de velocidad en la ciudad.

Clasificación de las cantinas

Los expendios con venta de licor en Motul se pueden clasificar en salones cerveza, cantinas, restaurantes, restaurantes bar, agencias, súpers, giros negros y los clandestinos. Son salones cerveza aquellos dedicados exclusivamente a la venta de cerveza sin licor, ni mujeres ni travestis. Por cantinas nos referimos a los establecimientos con venta de licor y cerveza exclusiva de hombres, su horario es de 11 de la mañana a 8 de la noche.

Restaurante; son establecimientos con venta real de comida y además venta de licores y cervezas. Restaurante-bar; son los que tienen permiso para venta de licor, de cervezas y de comida (aunque la venta de comida sea sólo un pretexto). Agencias, son aquellas en las que venden cervezas y licores en envase cerrado para llevar. Referente al Súper, es aquel establecimiento de abarrotes en los que se venden cervezas y licores.

Por su parte, los giros negros son aquellos sitios que trabajan generalmente de noche y tienen además de cerveza, opciones de baile con meseras y travestis. Y los clandestinos; son aquellos lugares en los que se venden cervezas y licores sin permiso oficial, sólo con la complicidad de las autoridades.

Expendios de cerveza y licor en el Centro Histórico

Primero el “Control”, sede de operaciones de la familia Bacelis. Seguimos con la cantina ubicada sobre la calle 27 x 26 en la mera esquina, la que atiende Garduño Canul que es de don Fido Bacelis; continuando sobre la calle 26 existe una agencia de la Superior a un costado de un súper; después encontramos el restaurante bar Superior, de los Bacelis que trabaja Cecilio Can May (meseras); inmediatamente sigue “Vinos y licores” de Lenny Montañez.

Sobre la misma calle con el cruce de la 29 esta la agencia de Modelorama; en el callejón del mercado (podría ser la 27-A) se sitúan las cantinas de el “Mosco” Juan Escalante y la de Pituco “Concha”. Después tenemos la cantina de los Bacelis que atiende Pedro Chablé frente al sitio de taxis de Telchac Puerto; restaurante “la fuente” de los Bacelis dentro del Hotel Motul; la licorería de los Bacelis frente al parque principal; restaurante “San José” del Sr. Cámara, ubicado sobre la calle 24 x 29 a un costado de la Floreria Marylin; video bar “Coco jambo”(meseras) que administra Brígido Celis; Agencia Regional de la Cervecería Superior y Agencia Local de la Cervecería Superior en el mismo lugar; cantina “Chicos bar” de Don Buenfil sobre la calle 28 N.302 x 29 y 31, Súper Aliasa.

Agencia Superior que atiende Juan Escalante, Agencia Modelorama (Al parecer cerrada), “El Salón Rojo” y “el Rodeo”(meseras y travestis) sobre la calle 25 x 26 y 28 frente a la plaza de toros, cantina “la dueña” de Fido Bacelis que atiende Susano Euán, cantina “el Timón” de Fido Bacelis, que atiende al parecer don Alberto, restaurante bar de don Fido Bacelis que atiende la señora Blanca Pinto, cantina “El Taurino” (Codicome) que atiende la Sra.

Raquel, cantina “El Machete” (Codicome) que atiende Luciano (meseras), cantina “Los Pinos” (Codicome) ubicado sobre la calle 27 x 22  que atiende Felipe Neri Silveira, a media  esquina esta la cantina “Los Cardenales” que atiende Jesús Briceño, restaurante y coctelería “Géminis” ubicado sobre la calle 33 x 29 enfrente del Registro Civil, cantina de don Felipe Escalante “El Legitimo Silencio” y frente a él, la cantina “El silencio” (Meseras); de don Fido Bacelis que atiende el tabasqueño Eduardo.

Cantina “El pitcher” con sede en la calle 30 x 33 y 35, Restaurante “Los Cocos”; agencia de Mundo Martín, sobre la calle 28 x 25 y 23; cantina, “Williams”; cantina, “El Chaquiste” sobre la calle 23 x 20; cantina “El Tenampa” sobre la calle 33 por 22; agencia “Hermanos Alonzo” sobre la misma calle 33 antes de llegar a la lucha, a un lado esta el restaurant “La Lupita”, licorería ubicada en la esquina de la calle 34 x 31 enfrente del tanque elevado del agua potable propiedad de don Fido Bacelis que atiende el tabasqueño Eduardo; Retaurant “7 de copas” y cantina de la chica video ubicadas sobre la calle 27 x 34, Discoteque “Ligh House”; agencia Modelorama calle 23 x 34 y 32; tienda “La Flor de Mayo” ubicada sobre la calle 23 x 30; expendio “Regina” situada sobre la calle 21 x 32 y 34. Valerio Buenfil a 18 de junio de 2007.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido
A %d blogueros les gusta esto: