La Voz de Motul

Editorial

LA PANADERÍA EN MOTUL.

VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL. APUNTES PARA LA HISTORIA DE LA PANADERÍA EN MOTUL. PUBLICADO EL 1 DE ENERO DE 2014 EN LA EDICIÓN 399 DE LA VOZ DE MOTUL.

Dentro de la gastronomía motuleña la panadería tiene un lugar importante, es una industria artesanal y empresarial que crea importantes fuentes de empleos. Su origen se remonta a los tiempos de la Colonia con la llegada de los españoles a mediados del siglo XVI, ellos trajeron como parte de su cultura el consumo del trigo y la panadería que de él se deriva es una herencia española de nuestra cultura.

     El antecedente prehispánico es el consumo del maíz, del que se elaboraban las tortillas de consumo cotidiano, era el pan de los mayas, se hacían tortitas para ofrendas y usos ceremoniales. La panadería en la época maya fue muy rudimentaria, al respecto Fray Diego Landa, en su obra “La  Relación de las Cosas de Yucatán, apuntó:

     “que hacen pan de muchas maneras, bueno y sano, salvo que malo de comer cuando esta frío; y así pasan las indias trabajo hacerlo dos veces al día. Que no se ha podido acertar hacer harina que se amase como la del trigo, y que si alguna vez se hace como pan de trigo no vale nada”.

     La panadería actual se introdujo durante la época colonial, floreció en los conventos, fue la base de la alimentación diaria de los religiosos, símbolo de caridad y consuelo. El trigo se importaba. Los mayas aprendieron el oficio y desarrollaron instrumentos de molienda como metates y morteros de piedra que les sirvieron para transformar las semillas de trigo en harina.

     Desde la época colonial se elaboraba pan con sal, en especial el pan francés y el pan dulce, como las hojaldras, conchas, panqués, cuernitos, orejas, banderillas, polvorones, teleras y bolillos. Durante la segunda mitad del siglo XIX se recibió una fuerte influencia de la panadería y pastelería francesa.

“Don Chombito”

Encontramos la crónica elaborada por Acrelio Carrillo Puerto, de la panadería de Don José Gerónimo Pérez Cervera, conocido popularmente como “Don Chombito”, al parecer es una de las panadería más antigua de Motul, de principios del siglo XX (1900). De acuerdo al relato, don José era un hombre trabajador, pequeñito de cuerpo, era más conocido como “don Chombito”. Comenzó a trabajar en el comercio montando con poquisimo capital una pequeña panadería y pastelería de harina.

Al tomar auge el negocio, le pareció conveniente y necesario ampliarlo y para tal caso rentó un local mayor que después compró, poniendo mayor capital y especial atención a la industrialización del pan. Trajo a la ciudad a un afortunado jovencito español, especializado en pan francés. La calidad del pan que elaboraba pronto aumentó las ventas y le dio confianza para que le diera la administración del negocio, pero el españolito se aficionó a los juegos de azar y empezó perder el capital, hasta que un día don Chombito decidió hacerle una auditoría, el panadero se enteró antes y quemó la panadería dejando en la ruina a su propietario.   

Jorge Siqueff

En la primera mitad del siglo XX (1900-1950), cobró fama en la ciudad por su panadería y restaurante Don Jorge Siqueff Febles, de origen libanés, su exquisita panadería tuvo entre sus estrellas al pan cepillo, un exquisito panqué que se usó para la lisonja política. Fueron muy famosos sus panqués, se decía que se alguien venía a Motul y no comía el pan cepillo, no había conocido Motul.

Las panaderías

     Las panaderías en Motul iniciaron como misceláneas, tiendas que vendían diversos productos como granos, víveres, enseres domésticos y pan. Las misceláneas se distinguían por la especialidad de su giro. Una de las mejores misceláneas fue la Vencedora, de don Gonzalo Aguilar, cuya panadería gozo de mucho prestigio ; la de Don Sabas Alpuche estaba especializada como panadería. Entre otras panaderías estaban las de Adolfo Ortiz, Enrique Pool y de Tasio Méndez. En los años cincuentas apareció la panadería “El Negrito”, y en los sesentas la panadería “San Felipe” que estuvo a un costado del palacio municipal, local que ocupa actualmente la panadería “La Rosita” y la panadería “Chicaso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: