La Voz de Motul

Editorial

HISTORIA DE VIDA DE TOMAS MENDIBURU DE MOTUL EN EL SIGLO XIX

Por:  José Mauricio Dzul Sánchez

En un escrito anterior nos referimos a la visita del Pbro. Crescencio Carrillo y Ancona a la población de Motul en el año de 1862, en donde visitó una ruina prehispánica que él consideró como un “adoratorio”. Durante esta visita también nos referimos a Don Tomás Mendiburu quien fungió como guía en esta aventura y de las dificultades para poder ubicarlo en documentos que nos dieran cuenta de su historia personal. Pues bien, habiendo hecho las pesquisas pertinentes en los archivos de Yucatán, estamos en condiciones de escribir algunos datos biográficos de Don Tomás Mendiburu y con ello conocer un poco más acerca de este connotado personaje que vivió en Motul.

Aunque no contamos con datos precisos sobre su nacimiento y su origen, según la edad que se manifestó en su fallecimiento, nació entre 1810 y 1811, y por los libros de la parroquia de Motul sabemos que se casó en esta población con María Mercedes Medina y que bautizó al menos a tres de sus hijos en la Iglesia de San Juan Bautista, a saber: Toribio el 19 de abril de 1845, Juana Maria de la Merced el 30 de enero de 1847 y a Crisanto de la Merced Mendiburu el 31 de octubre de 1848.

Podemos conocer un poco más de la vida privada de Tomás Mendiburu gracias al testamento de su hermana Juana, quien falleció en 1845 en la ciudad de Mérida dejándolo como albacea testamentario. En este testamento, Juana Mendiburu mencionó haber sido casada y enviudado de Casiano Sauri, dejando dos hijos: Casiano Zacarías Sauri Mendiburu (de quien hablaremos en otra ocasión) y María Asunción Sauri Mendiburu.

Asimismo, una de sus ahijadas herederas era una de las hijas de Tomás Mendiburu llamada María Dolores quien falleció siendo aún de muy corta edad. Asimismo, se menciona también el fallecimiento de otra de las hermanas de Tomás Mendiburu llamada Pilar. Las propiedades que dejó Juana Mendiburu como herencia fueron dos casas y dos solares ubicados en el barrio de la Candelaria de Mérida y la Hacienda San Antonio Chaquil ubicada en la comprensión del pueblo de Nolo. Todas estas propiedades fueron evaluadas en 4,500 pesos oro, toda una fortuna para esta época.[1]

Por estos años, en Yucatán florecían las haciendas dedicadas a la producción de maíz y ganado y apenas se comenzaba a intentar la producción a gran escala del henequén. Asimismo, en el Oriente del Estado comenzaría en julio de 1847 lo que conocemos como la Guerra de Castas que consecuencias tan funestas traería para la Península. El embate de la lucha entre indígenas y blancos, empujaría a la mayoría de sus habitantes hacia poblaciones con mayor concentración de gente donde la defensa se pudiese organizar mejor y pudieran sobrevivir a los embates de los mayas rebeldes. Motul durante esta época alcanzaría cierta bonanza al estar cómodamente ubicada en las cercanías de Mérida y poseer una industria más o menos estable.

En la década de 1840 Tomás Mendiburu había incursionado en la Isla de Cozumel, estableciendo una pequeña propiedad en el lugar, desarrollando actividades ligadas al mar. Hacia mediados del siglo XIX, Cozumel fue centro de una fuerte migración de la población Yucateca debido a que la Guerra de Castas estaba afectando muchos territorios, mientras que la isla se mantenía aislada a dicho conflicto, representando así una zona segura. De la aventura por esta zona, tenemos noticias que uno de sus hijos, Domingo Mendiburu, radicaría permanentemente en la isla.

Estando en Cozumel Tomás Mendiburu conocería a Luis Beltrán Hernández quien acompañado de su familia se había trasladado primeramente de su residencia en Kikil hacia Valladolid y posteriormente a Cozumel huyendo de la Guerra de Castas. Compadecido de la situación de estas personas, los acogió y llevó a vivir a Motul, lugar donde residirían por varios años. De esta relación, es de destacar el apoyo que Tomás Mendiburu brindó al hijo Nicanor J. Gonzalo Hernández, quien con el paso de los años se convertiría en presbítero logrando ocupar el puesto de Gobernador de la Mitra de Tabasco hacia 1884.[2]

 

tomas-1
Pbro. Nicanor J. Gonzalo Hernández, Gobernador de la Mitra de Tabasco y protegido en su niñez por Tomás Mendiburu.

La historia de la vida política que hemos recopilado sobre Tomás Mendiburu inicia en el año de 1843 cuando en noviembre participa en la reunión de un selecto número de habitantes de Motul, la mayoría autoridades, en la elaboración del acta relativa a la opinión de la población para la reincorporación de Yucatán a la República Mexicana, luego que proclamara su independencia con respecto al resto de la nación en 1841. Al igual que todos los presentes en la reunión su pronunciamiento fue por el regreso de Yucatán a la República Mexicana. Entre las personas importantes de la población que participaron en aquella destacan: José Luis Lavalle como Jefe Político, Victoriano Moreno como alcalde, Antonio Ávila como cura interino, Juan de la Cruz Campos (padre de Roque Jacinto Campos) como regidor del Ayuntamiento, Luciano Sánchez como regidor y por supuesto Tomás Mendiburu como regidor.[3]

Poco tiempo después, Tomás Mendiburu fungiría como alcalde del Ayuntamiento de Motul, encargándose de velar por los intereses de la población. Precisamente, en 9 de abril de 1845 escribiría al gobernador sobre la necesidad de un profesor que se encargase de la educación de la juventud motuleña, proponiendo para ocupar este puesto en la escuela primaria a Miguel Mocoroa. Pese a la oposición que demostró el Jefe Político de Motul Antonio Fernández poniendo en duda la capacidad de Mocoroa, se le confirió el puesto de profesor de la escuela primaria de Motul, poniendo en evidencia el poder político que ejercía Tomás Mendiburu en Motul al concederle el gobierno la razón pese a que el Jefe Político era de mayor rango administrativo.[4] También participaría en el Ayuntamiento de Motul del año 1852 fungiendo como Presidente Municipal.[5] Incluso su hijo Rafael Mendiburu formaría parte del Ayuntamiento de Motul en la década de 1860.

El actuar político de Tomás Mendiburu no sólo se vería reflejada en la población de Motul, sino que alcanzaría niveles regionales e incluso nacionales. Una muestra de su participación política se vislumbra durante la elección de los diputados que representarían al Estado de Yucatán en 1856, en donde un grupo de personas lideradas por José María Vargas, Juan Francisco Cicero y Tomás Mendiburu, fungiendo como miembros de la Junta Electoral del Estado, se pronunciarían por el sistema federativo como base de la nueva Constitución General. En su pronunciamiento asentarían:

“Los representantes que se han de elegir para el Congreso Constituyente de la nación, tendrán entendido que el voto de este Estado, inmediatamente representada por este colegio, electoral es por el sistema representativo, popular y federal. En consecuencia, estos diputados procurarán sostener y hacer prevalecer estas sistema.”[6]

Efectivamente, en 1857 es promulgada la Constitución General de México, una de las mayores obras legislativas del siglo XIX y base de la posterior Constitución de 1917. El espíritu liberal federal se impuso sobre otras vertientes políticas y precisamente Tomás Mendiburu estuvo entre las propuestas electorales para participar en su conformación. Aunque finalmente parece que no asistió al Congreso Constituyente, su nombre quedó registrado en esta carta magna como Diputado Suplente por el Estado de Yucatán.[7]

Rubrica de Tomás Mendiburu.
Rubrica de Tomás Mendiburu.

 

Si bien el ataque de los indígenas sublevados estaría latente por muchos años, la preocupación principal sería la inestabilidad política del Estado, producto del enfrentamiento de intereses de los grupos existentes en la entidad y por la lucha por la escisión de Campeche del Estado de Yucatán, como efectivamente sucedió en 1858.

A principios de 1859 Tomás Mendiburu se encontraba ejerciendo el puesto de Comandante del Batallón de la Guardia Nacional del partido de Motul, cuerpo militar cuya función primordial era apoyar al ejército permanente, es decir, este batallón lo conformaba gente que se encontraba en servicio de manera temporal, denominado en aquel entonces “servicio mixto”.[8] En esta posición, Tomás Mendiburu nuevamente nos muestra su preponderancia como una de las personas más prominentes de la población pues este puesto era honorífico, y se les confería únicamente a personas con ciertas características económicas y sociales y con cierto grado de preparación educativa.

Estando en este puesto fue un actor de las vicisitudes por las que atravesó nuestra nación en su consolidación como república. Su posición como funcionario de la Guardia Nacional lo puso al frente en el Partido de Motul contra el movimiento republicano que había sido enarbolado en esta región por Don Andrés Cepeda[9], padre del Gral. Manuel Cepeda Peraza, quien hasta ese entonces había estado fungiendo como Jefe Político del partido de Motul, lugar donde se había instalado desde mucho tiempo atrás.

El poder económico que poseía Tomás Mendiburu quedó de manifiesto en la lista nominal que en 1865 se realizó en Motul con motivo de la contribución forzosa que se estableció a las personas más pudientes de la población con motivo de la campaña militar emprendida contra los rebeldes mayas que se encontraban en el Oriente de la península. En dicha lista Tomás Mendiburu figura en el tercer lugar en orden de importancia, sólo detrás de Juan Ángel Palma y Manuel Antonio Palma, ricos hacendados, pero antes de Luciano Sánchez, Roque Jacinto Campos y José María Campos, quienes años más tarde repuntarían como las personas más ricas de la región de Motul.[10]

En 1866, en cumplimiento de lo dispuesto por el gobierno, Tomás Mendiburu manifestó las tierras y las salinas de su propiedad. Es aquí donde señala poseer nueve charcas de cuajar sal situados en las salinas de Sinanché y sus anexas de Kutzintun de las cuales las primeras siete las adquirió en la compra que hizo a Rafael Medina, Juan P. Medina (posiblemente cuñados de Mendiburu), y Manuel Puerto por la suma de 5 pesos cada una, otra a María Jacinta Marrufo por 7 pesos, y la última a Manuela Interian por 6 pesos. Así también declaró poseer un terreno de un cuarto de legua cuadrada en las inmediaciones del Puerto de Dzilam la cual compró en 40 pesos a Doña Carmen Marrufo, esposa de Juan de la Cruz Campos, por la cantidad de 40 pesos y otro de una legua cuadrada frente a las bocas de Dzilam que compró a José María Cervera por 80 pesos.[11]

En este mismo año, los documentos muestran un debilitamiento en las relaciones de poder que había mantenido Tomás Mendiburu, posiblemente ante el relevo generacional que se estaba verificando en todas las estructuras del gobierno de Yucatán. Y sin embargo, aún le quedaban algunas batallas más. En mayo 16 de 1866, Tomás mendiburu representó ante el Prefecto del partido solicitando se le devuelva la multa que le impuso el Ayuntamiento de Motul por no haber iniciado las obras de construcción de una casa de mampostería o teja en un terreno que le fue donado a dos cuadras del centro. Su escrito, por demás elocuente nos muestra como se estaba transfigurando el paisaje motuleño, razón por la cual la incluimos a continuación:

“Que después de lo que ha pasado relativamente a la apertura de una calle contigua al sur del templo de Motul, partiendo y disminuyéndose el terreno de una casa de mi propiedad, últimamente y con el invocado apoyo de una disposición de su prefectura se me ha exigido por una Comisión del R. Ayuntamiento de Motul una multa de 25 pesos por no haber levantado una casa de mampostería en la esquina Noreste de la plaza de la misma villa, cuya esquina y solar es cierto haber yo rematado para uno de mis hijos, pero no se me ha hecho entrega ni por consiguiente me hallo en posesión del terreno para disponer libremente de él, fabricando ahí una casa de mampostería.

Mientras que como propietario de fincas rusticas y urbanas estoy pagando los impuestos y contribuciones rutinarias y correspondientes al erario publico, mientras de cuando en cuando cubro las extraordinarias entre las cuales la de bestias para la campaña (contra los rebeldes mayas) es tan gravosa y hasta ahora no se me ha retribuido la pérdida de las que di para el servicio de la guerra con calidad de devolución o pago de su valor no obstante mis trámites. Mientras una casa mía ha sido ocupada en parte por una calle disminuyéndose el terreno y dejándome la casa en descubierto se me hace pagar multa porque no he fabricado en un terreno de que no estoy en posesión ni título de propiedad y se me conmina con más penas si dejo de levantar esa fábrica para ir dando a Motul el aspecto de una población bella y encantadora.

Cierto es que si eso se consiguiera, redundaría en mucho renombre y gloria del R. Ayuntamiento y del gobierno del Departamento. Pero como tan grandes cosas y maravillas no pueden obtenerse sino con sacrificios que el estado de los pueblos no permite, por eso yo, aunque vecino antiguo de Motul y con muchos motivos para amar su engrandecimiento, encuentro, cuando menos, muy anticipado el afán de levantar a Motul al nivel de las poblaciones que cuentan con elementos para embellecerse y llegar a ser una maravilla por plausible que sea el deseo de los que con ello quieran poner los cimientos de su gloria.”[12]

Y es que Tomás Mendiburu sabía de lo que estaba hablando. Él mismo había vivido los años más aciagos de las revoluciones internas de Yucatán, había experimentado el horror de la Guerra de Castas que tantas desventuras había traído a la península. Había conocido de miles de muertes por estos enfrentamientos, había visto languidecer la economía yucateca y posiblemente experimentaba cierta esperanza de que pronto floreciera alguna industria que pudiera sacar a flote a la población de Motul. Sus palabras tendrían voz de profeta algunos años más tarde, cuando el campo yucateco se transformara en una rica industria con las haciendas henequeneras. Pero mientras tanto había que resistir. Pese a su representación, se le ratificó la multa impuesta, pues tanto su poder político había perdido la fuerza de antaño, como la administración pública necesitaba de recursos.

Tomás Mendiburu falleció en Motul a las doce y media de la noche del día 22 de agosto de 1869 de apoplejía, o sea de la pérdida súbita de la conciencia y del movimiento ocasionada generalmente por un trastorno circulatorio de las arterias cerebrales. A su muerte contaba con 59 años y fue notificado su fallecimiento en el Registro civil de Motul por sus hijos Rafael y Narciso Mendiburu, quienes señalaron que su padre era viudo de segundas nupcias de Julia Gómez con quien no procreó ningún hijo, más no así con su primera esposa María Mercedes Medina con quien tuvo siete hijos, cinco varones y dos mujeres.[13]

La historia de vida de Tomás Mendiburu es una muestra de la existencia de grupos de poder en el interior del Estado de Yucatán y las diferentes facetas que adquirían como miembros de una clase social, económica y política local. Muchos años han pasado desde su desaparición y muy pocos rastros quedan de él en Motul, sin embargo, podemos afirmar que fue todo un personaje que apoyó en la forja de un Motul más prospero. JMDS, Agosto de 2009.

[1] AGEY, Justicia, Civil, Testamentos. “Testamentaría de Doña Juana Mendiburu”. Mérida, 22 de julio de 1845. Caja 39, Vol. 39, Exp. 6.

[2] Rodríguez Escandón, Aristeo. Breve reseña de la vida pública i hechos notables de los miembros del clero mexicano en pro del sentimiento i progreso de la religión católica. México, Imprenta de Eduardo Dublán, 1900. pp. 285-295.

[3] AGEY. Poder Ejecutivo, Ayuntamientos, Alcaldía Municipal de Motul. “Acta celebrada en la casa consistorial de Motul, Telchac y Cholul, relativa a la opinión para la reincorporación de Yucatán a la República”.  Motul, 27 de noviembre de 1843. Caja 53, Vol. 3, Exp. 36.

[4] AGEY. Poder Ejecutivo. Ayuntamiento de Motul. Educación pública. Tomás Mendiburu se dirige al gobernador proponiendo un candidato idóneo a la preceptoría de primeras letras vacante. Motul, 9 de abril de 1845. Caja 101, Vol. 51, Exp. 45.

[5] AGEY. Poder Ejecutivo, Ayuntamientos de Motul. Ayuntamientos. El Ayuntamiento de Motul notifica al gobernador haber tomado posesión de su encargo. Motul, 2 de enero de 1852. Caja 56, Vol. 6, Exp. 39.

[6] Colección Lafragua. Vargas, José María, Juan Francisco Cicero, Tomás Mendiburu, Et. al. “Proposición presentada por los electores que suscriben en la Junta Electoral del Estado el día 4 de enero de 1856”. Mérida, Yucatán, Tipografía a cargo de Mariano Guzmán, 1856.

[7] Zarco Francisco. Historia del Congreso Extraordinario Constituyente de 1856 y 1857. México, Imprenta de Ignacio Cumplido, 1857. pág. 35.

[8] AGEY. Poder Ejecutivo. Comandancia de la Guardia Nacional del Partido de Motul. Correspondencia Oficial. “Tomás Mendiburu informa al gobernador acerca de: considerar a Gregorio Herrera como Jornalero de Campo, Sustitución de autoridades en el cuartel de Izamal, etc. 06 de abril de 1859. Caja 92, Vol. 42, Exp. 33

[9] AGEY. Poder Ejecutivo. Comandancia de la Guardia Nacional del Partido de Motul. Correspondencia Oficial. “Tomás Mendiburu informa al gobernador acerca del asalto al cuartel de Motul por Don Andrés Zepeda. Motul, 8 de junio de 1859. Caja 92, Vol. 42, Exp. 74

[10] Poder Ejecutivo, Gobernación, Subprefectura del partido de Motul. “Lista nominal de contribución del partido de Motul”. Motul, 1865. Caja 144.

[11] AGEY. Poder Ejecutivo. Prefectura Política de Yucatán. Hacienda. “Tomás Mendiburu vecino de Motul, manifiesta a la prefectura política en cumplimiento de lo decretado las tierras y salinas que son de su propiedad.” Motul, 12 de marzo de 1866, Caja 249, Vol. 199, Exp. 6.

[12] AGEY. Poder Ejecutivo. Prefectura Política de Yucatán. Ayuntamientos. “Solicitud denegada de Tomás Mendiburu para que se le levante la multa impuesta por el Ayuntamiento de Motul. Motul, 24 de marzo de 1866, Caja 249, Vol. 199, Exp. 65.

[13] AGEY. Poder Ejecutivo, Dirección General del Registro Civil. Motul Libro de Nacimientos del municipio de Motul, Libro No. 4, 1869, foja 36 – 37.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido
A %d blogueros les gusta esto: