fbpx

La Voz de Motul

Editorial

LOS NEGOCIOS DE DON FELIPE

Publicado en la edición 360 el 3 de abril de 2013

Por: José Mauricio Dzul Sánchez

El año de 1921 resulta crucial en la vida política de Yucatán al asentarse definitivamente el grupo político que predominaría los siguientes años. Fue en este año cuando Felipe Carrillo Puerto, después de haber sido Diputado Local, Gobernador Interino y Presidente del Partido Socialista del Sureste, es nombrado Diputado Federal a la vez que establece definitivamente su predominio en la región.

Del 15 al 21 de agosto de 1921, el Partido Socialista de Yucatán realizó su 2° Congreso en la ciudad de Izamal, que tuvo como antecesor el de la Ciudad de Motul a finales de marzo de 1918. En este Congreso se convertiría en el Partido Socialista del Sureste y se proclamaría la candidatura de su líder Felipe Carrillo Puerto como gobernador en el periodo 1922-1926, resultando vencedor en las elecciones del 6 de noviembre de 1921. Tres meses después tomó posesión, el 1 de febrero de 1922. Fue el primer gobernante que se dirigió a los mayas en su idioma. Sus palabras eran combativas y esperanzadoras.

La historia de Felipe Carrillo Puerto ha sido contada desde múltiples perspectivas y su figura ha sido realzada al grado de denominarlo “El apóstol rojo de los mayas”. Sin embargo, aún queda pendiente la crítica objetiva de su vida, en el afán de construir una figura idílica.

Recientemente, revisando el Diario Oficial del Estado de Yucatán de estos años, me encontré unas cartas circulares anunciando la creación de dos Sociedades Anónimas de peculiares características.

La primera, del 8 de marzo de 1921, notificaba la creación de una Sociedad Anónima inscrita en el protocolo del Notario Lic. Ignacio Ávila López, denominada “Compañía Tipográfica del Sureste S.A.”, cuyo objeto sería: “la compra, venta, arrendamiento y adquisición de útiles o convenientes a juicio del Consejo de Administración, para establecer, sostener y explotar imprentas, tipografías y litografías, comprendiendo la edición de publicaciones periodísticas; la compra y venta de toda clase de publicaciones, de libros y de artículos y efectos de papelería, escritorio y material escolar y cualquiera otra clase de operaciones y negocios de imprenta, que tuviese relación con los ya determinados”.

Esta Sociedad fue integrada por 26 personas, entre los que sobresalían los nombres de: Felipe Carrillo Puerto, Eraclio Carrillo Puerto, Gualberto Carrillo Puerto y Javier M. Erosa, El plazo o duración de la sociedad se estableció en diez años, hasta marzo de 1931 y su capital social sería de treinta mil pesos oro nacional metálico, dividido en 120 acciones de 250 pesos cada uno, designando como Director General de la Compañía al señor Juan Flores. Como Vicepresidente firmó Eraclio Carrillo Puerto y como Secretario Javier M. Erosa, hombres de extrema confianza de Felipe Carrillo Puerto, sin duda líder de este grupo.

La segunda carta circular del 23 de noviembre de 1921, apenas quince días posteriores a la elección de Felipe Carrillo Puerto como gobernador, notificaba la creación de otra Sociedad Anónima inscrita en el protocolo del Notario Lic. José D. Aranda Arceo bajo la denominación de “Compañía Peninsular Explotadora de Petróleo, S.A.” Su objetivo mercantil declarado fue “la exploración y explotación de Petróleo en los Estados del Sureste de la República, muy especialmente en los de Yucatán, Campeche y Quintana Roo”.

Lo particular de esta sociedad fue que su Consejo de Administración quedó integrado de la siguiente manera: Presidente: Felipe Carrillo Puerto; Vicepresidente: Lic. Manuel Berzunza (Gobernador del Estado en este año); Vocales: Lic. Hermilo Guzmán, secretario del consejo, Gral. Alejandro Mange (Jefe Militar en el Estado), Benjamín Carrillo Puerto y Ramón Feliz Flores; Comisario Propietario: Javier M. Erosa y Suplente: Ariosto Castellanos, entre otros cargos y personas.

Por una parte, conocemos que la Compañía Tipográfica del Sureste, se convirtió en el instrumento de difusión del Partido Socialista del Sureste por excelencia, que manejaba sumas considerables de dinero público en propaganda. Por otra parte, la Compañía Peninsular Explotadora de Petróleo ha sido estudiada por Jorge Mantilla quien reconoce que el petróleo fue una pieza clave para comprender la política del Sureste desde hace un siglo, mezclándose intereses nacionalistas y particulares. Incluso señala que el entonces Secretario de Gobierno y futuro Presidente de México, Plutarco Elías Calles, acompañó al grupo de Felipe Carrillo Puerto como parte de los accionistas.

Ahora bien, será que Felipe Carrillo Puerto y su grupo de aliados ¿fueron capaces de separar los intereses públicos de sus intereses privados? Es decir, ¿hasta qué punto se beneficiaron de su posición política para establecer negocios que les permitieron una riqueza personal? Su participación en este tipo de sociedades mercantiles conduce a imaginar un escenario distinto al que tradicionalmente ha asentado nuestra historia sobre su papel en la vida política local. Si se beneficiaron y sacaron provecho de sus posiciones, no resultaría raro ni excepcional en nuestra política mexicana. Pero conocer la respuesta nos pondría delante una historia diferente, donde sus protagonistas tendrían una imagen distinta al que la memoria del tiempo se ha encargado de moldear.

felipe-carrillo-puerto-con-sus-mascotas
Felipe Carrillo Puerto, posando con unos perros. De acuerdo a la inscripción de la mesa se trata del mes de octubre o noviembre de 1920.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: