fbpx

La Voz de Motul

Editorial

EL HIGH CLUB DE MOTUL.

VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL. DON MUNDO, EL HIGH CLUB Y LOS CARNAVALES DE MOTUL. PUBLICADO EN LA VOZ DE MOTUL.

Con motivo de la apertura del museo del beisbol, tuvimos la oportunidad de platicar con Don Reymundo “Mundo” Ramírez Vera, integrante sobreviviente de los dos equipos de Cardenales de Motul que fueron campeones de la Liga Peninsular en las temporadas 1945-46 y 1948-49.

Don “Mundo” relató “en 1949 se formó el High Club de Motul con un grupo de simpatizantes de la cultura, la labor social y la organización de bailes y carnavales encabezados por Gustavo Pérez Ramos conocido popularmente como “Chitín”, entre otros participamos un servidor Mundo Ramírez, Julio Espadas Solís, Benjamin Espadas Gómez, Roger y Raúl Espadas Andrade, Roger Cetina Jiménez y Elías Montañez Jure.

Una de las tradiciones de la ciudad era el baile de Pascua que se realizaba al final de la Cuaresma. El club que lo realizaba desapareció y agarramos la batuta de este baile y también del carnaval, que se realizaba con ingenio y fantasía, dignos de admirarse, con personajes clásicos.

Don Ambrosio Espadas dio permiso para que se destruyera el jardín de su casa, ubicada en la calle 27 entre 24 y 22, conocida como “Los Cardenales”, y la construcción  de la terraza para la realización de los bailes. Ahí realizábamos el baile de Pascua, el carnaval y los bailes de la fiesta de julio.

Rubén Ramírez Vera, Gustavo y Benjamín Espadas realizaban un bando carnavalesco satírico y picaresco, no grosero. Durante el carnaval todos los días salíamos disfrazados. A Zenón Ochoa, manager de los Cardenales de Motul, lo convencieron y los vistieron de momia, causó mucha gracia y simpatía, porque era un hombre muy grande y amigable. Una de las mejores representaciones fue el de la opera de Carmen, salieron disfrazados de mujeres elegantes.

El director de los disfraces fue Gustavo “Chitín”, el se encarga de eso. Era pintor de acuarela y al óleo. Era un hombre muy bien preparado y con una gran cultura, hablaba inglés, francés y alemán; estudio en México, se unió al grupo para rescatar las tradiciones y fortalecer la fiesta del carnaval. Un servidor y Elías nos encargábamos de la administración. Durante el gobierno de Fernando Cuevas Palma se prohibió durante el carnaval, los disfraces, la bulla y los amenazó. Esto nos decepcionó.

Mi papá fue Don Manuel Ramírez, estudio con los maristas en la parroquia de Motul. Tenía una letra fina y escribía poemas. Fue carnicero. Llegó a tener 10 mil cabezas de ganado, tenía en Santa Cruz Pich y Chumul; tenía henequén, ganado, naranja y frutas. Fue miembro de la logia Nachi Cocom. Se sentaba en la casa a ver la farmacia, se sentía orgulloso de mi. Nunca le pedí dinero, ni cuando me fui a México a comprar línea blanca.

Ganaba mil pesos semanales como jugador profesional de béisbol, pero no se podía sostener una familia con esa cantidad. Estudie 6 años medicina, soy enfermero básico, los que ayudan con lo primeros auxilios, ahora les llaman paramédicos. Ahí conocí al ser humano y aprendí a hacer transfusiones hasta niños.

Entré a los 16 años a la farmacia Modelo con el Dr. Juan González G. Cantón, el “Xoch”, por sus certeros diagnósticos. Don José Morales quería ir a la Habana, tenía 98 años, lo reconoció por hora y media y le dio permiso para viajar. Tenía en la farmacia su cafe, al que solía agregarle un poco de licor.

El doctor González se dio cuenta que tenía buen pulso, me observó y me enseñó. Compré mis jeringas. En un día ponía 300 inyecciones. Decían que tenía un pulso de oro. Cuando tenía 26 años me case.

Cuando Juan B. Sosa, director de Henequeneros de Yucatán agarró el equipo de los Cardenales de Motul las cosas fueron diferentes, estaban bien atendidos y estaba pendiente de todos, para navidad realizó una cena sólo con champan y refrescos naturales, cuidaba mucho la salud de los jugadores.

Zenón Ochoa me ayudó en mi preparación y con oportunidades. Me enseño técnicas para mejorar mi rendimiento, para pararme bien, batear y correr las bases. Corría en 20 segundo el cuadro, llegué a correrlo en 15 segundos. Zenón Ochoa me puso a jugar de planta en el righ fil. llegué a batear .330 un día en el estadio Salvador Alvarado. Me usaba de emergente para correr o batear.

En un juego estaba una a cero con Estrellas Yucatecas. A Ramón Bragaña de la Ligas Mayores no le habían dado jit. Zenón me dijo anda a batear. Di una línea sobre shortop, estando en primera siguió Elías, quien tocó y llegué a segunda; luego Simón Luna tocó nuevamente y se llenaron las bases, siguió el “Ruso” Ramírez, quien dio un triple y ganamos tres a cero”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: