fbpx

La Voz de Motul

Editorial

EL COMERCIO DE MOTUL A MEDIADOS DEL SIGLO XX.

Valerio Buenfil, Cronista de Motul. In Memoriam Filiberto Chiyéan Chan, autor. 

En el comercio local destacaban tres grandes empresarios visionarios en el ramo de productos básicos, tanto en mayoreo como en menudeo; don Gonzalo Aguilar, considerado como el primero; don Balbino Chiyéan, como el segundo; y don Omar Sosa como el tercero. En mayoreo los dos primeros surtían a las poblaciones circunvecinas de la ciudad de Motul, entre otras: Telchac Pueblo, Telchac Puerto, Dzemul, Sinanché, Yobaín, Baca, Cacalchen, Muxupip, Suma, Cansahcab, Dzidzantún, Dzilam González y Dzilam de Bravo.

Los productos que comercializaban eran: maíz, frijol, lentejas, arroz, garbanzo y avena. Material para panaderos: harina, grasa vegetal, mantequilla, azúcar, levadura y papel estraza. Otros productos eranla  leche azucarada Nestlé, al igual que la leche evaporada “Carnation” y aquella leche en polvo denominada “Klim”. 

Un gran surtido de galletas conocidas como “Soda”, “Animalito”, chico y grande y otras solicitadas como la “Nicnac” y “Aviones”. Todas estaban en el gusto popular por el costo bastante económico. Venían en contenedores de lata rectangulares, de aproximadamente 40 cm. de altura y 30 de base, con una abertura circular de 20 cm. de diámetro con una tapa del mismo material que se cerraba a presión. 

Había otro tipo de galletas, que no eran tan populares, por el costo. Eran más caras que las anteriores, venían en un estuche de lámina con una magnífica presentación con colores cromados muy vistosos. En ella encontramos: galletas de “Limón”, “Alicias”, “Sándwiches” circulares con relleno de crema, “Rosquillas de fresa” y las  gustadas “Gaufrets”. 

En esta época (1950), estos productos solamente se encontraba en el comercio en Navidad y los elaboraba la Industria Galletera “Dondé” que todavía está vigente y la otra fábrica de galletas era la “Palma”, que desapareció hace varias décadas, ambas con capital orgullosamente yucatecos, como otras industrias. 

En el ramo de productos enlatados: la leche azucarada Nestlé, con la misma presentación que actualmente conocemos al igual que la leche evaporada “Carnation”, la leche “Klim”, que poco a poco se fue sustituyendo con la leche “Nido”, el “chile jalapeño” en su presentación expenderlo a granel, su envase tenía una altura de 25 cm y una base circular de 20 cm de diámetro, las “sardinas” en su única presentación ovalada de 16 cm de largo, el salmón en su única presentación cilíndrica de 11 cm de altura y 7 cm de diámetro, ambas de la marca “Calmex”, la salchicha alemana de igual forma con 6 cm de altura y 5.5 cm de diámetro, los chícharos con su presentación similar al de las salchichas, “Carne endiablada” presentada en forma de prisma rectangular de 10 cm de largo, 6 cm de ancho y 4 cm de altura, y por último un cocktel de frutas que contenía: duraznos, peras, higos, uvas, piñas, conocida como la “La Macedonia”. Este producto se expendía en época navideña y pocas personas lo disfrutaban.

Embutidos y productos lácteos: Jamón, Mortadela, Tocineta, Chorizo Español; Queso “Daysi”, que era una masa circular de 33 cm de diámetro por lo que se necesitaba una cuchilla de 40 cm de largo más los dos mangos para presionar y hacer el corte y por último el queso de bola.

Por otro lado, se expendían productos de consumo adictivos como son los cigarros. De estos podemos mencionar de manufactura local, nacional y de importación. Entre los primeros se encontraban los siguientes: “Otros”, “Uxul” y “La paz”. Estos fueron elaborados por una empresa cigarrera de Yucatán y comercializaban cerillos como complemento del cigarro.

La industria cigarrera nacional enviaba el tabaco con los siguientes nombres: “Alas simples” y “Alas extras”, “Delicados”, “Gratos mentolados”, “Del Prado”, “Belmont”, rojo y blanco. 

Los americanos: “Camel” y “Pall Mall”, éste último venía en una lata circular de 12 cm. de altura y su tapa de 8 cm. de diámetro con 25 cigarrillos extra largos, ésta era una presentación de lujo. Todas las demás cajetillas tenían una presentación normal con 12 cigarros.

Se expendía la hoja de tabaco, en esa época, solamente la consumían la gente de la tercera edad, masticándola, o desmenuzándola para preparar su cigarro, que se preparaba con papel estraza que provenía del envoltorio del pan o galletas; o remojarla en alcohol, para quitarse la garrapatas.

La mariguana esta yerba adictiva existe desde la creación del mundo. La conocimos como un elemento medicinal, hasta que finalmente comenzó a inhalarse, con los efectos que ya conocemos. Muy pocas personas las consumían y no se divulgaban los efectos que producía. La juventud, si acaso a los 18 años de edad estaba aprendiendo a fumar y empezar a probar el alcohol. 

En esa época se cultivaba lícitamente en los hogares, porque se usaba como medicamento al remojarlo con alcohol para aminorar los dolores del reumatismo. Consecuentemente este producto no se expendía en el comercio. 

En esta época el “Thiner”, no se usaba mucho, en lugar de este producto se utilizaba más el aguarrás, como adelgazante de las pinturas de aceite. Estos productos se expendían sin restricción porque se desconocían sus efectos alucinógenos.

Se expendía el gas morado, por litros para usar en el quinqué de mesa y los de viento, que se podía transportar de un lado a otro, sobre todo para investigar el ruido que provenía del patio, en la noche y ver la razón del por qué la razón de los ladridos de los perros, que eran continuos, las más de la veces era la presencia del tlacuache conocido como zorro que buscaba los polluelos o los huevos. Otras veces eran ladrones de gallinas o pavos, conocidos como “okol cax” u “okol tzo” en lengua maya. 

El otro combustible era la gasolina blanca que le servía a las lámparas “Coleman”, cuya luminosidad era más clara y más intensa. Estos artefactos eran más caros que los anteriores, por lo tanto solo algunas personas las tenían. 

El carburo era un combustible sólido, su apariencia era como pedruscos de color gris y olían muy mal, se usaba en lámparas para cazadores. Este producto se conservaba en recipientes completamente herméticos, si se exponía al aire se consumía y se tornaba en ceniza y si se le echaba agua ardía, producía mucho calor. 

La parafina es otro combustible sólido, con ella se elaboraba las velas de diversos tamaños de producción casera los más conocidos eran los que elaboraban los hermanos Manzano y habían otras cuya manufactura, no era absolutamente manual sino que ingresaba una maquinaria. Estos productos tenían un corte uniforme y tenían una mejor presentación que contrastaba con la casera. 

Otro producto industrializado era la veladora en dos presentaciones: la chica y la grande. La primera es de 6 centímetros de altura de forma cónica cuya base es de 3.5 centímetros y la parte superior es de 5 centímetros. Esta era la más popular y se prendía en un vasito de las medidas antes mencionadas o más bien un poco más grandes y duraba aproximadamente toda la noche. La grande era del tamaño de un vaso horchatero.

También se expendían los focos o bulbos incandescentes de 50, 60, 75 y 100 watts, dependiendo de la luminosidad que se requería. Antes de adquirirlo se pedía que se checara ósea verificar que el foco encendía. También se utilizaban para iluminar el camino dentro o fuera de casa y dirigirla a su antojo el que lo esté utilizando; era muy popular porque su encendido y apagado era bastante fácil y rápido y también de transportarlo. Este foco de mano usaba dos pilas de 9 a 12 voltios. Este foco de mano tenía de largo 17 centímetros con una tapa inferior que se enroscaba y desenroscaba para introducir dos pilas que en esa época eran muy comunes y se les conocía como batería y en la parte superior también se enroscaba y que contenía una pantalla cónica con un revestimiento plateado con el propósito de que la luz rebotara y se proyecte hacia el frente en el centro se enroscaba un foquito incandescente y un cristal redondo para proteger todo lo mencionado.

Habían otros combustibles, que nos brindaba la naturaleza: la leña y el carbón que servían para cocinar y calentar la plancha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: