La Voz de Motul

Editorial

Crónicas de Motul a mediados del siglo XX (V)

Por: Filiberto Chiyéan Chan

Lencería especializada. En este ramo estaba la del señor Siqueff  ubicada en la calle 27 por 28ª  era de origen libanés. Sus descendientes eran muy conocidos por la sociedad motuleña. Se recuerdan a Abraham, “El brujo”, Elías, Ferroux y Benjamín y dos hermanas Lina y Betty de espectacular e impactante belleza, altas, delgadas, rubias, de ojos verdes. Ningún mancebo de Motul podía acercarse a ellas, porque las reglas de su familia eran muy estrictas y cerradas, y no podían emparentar más que con hijos de sus connacionales. El brujo se suicidó después del fallecimiento de su mamá y posteriormente falleció el papá. Después de estos luctuosos acontecimientos todos emigraron a la ciudad de Mérida.,

En el interior del mercado municipal había unos puestos o “stands” de madera en la que había gran variedad de pequeños comercios en el ramo de la lencería entre los principales estaba la de Don Pedro “Dito” Abraham y la familia Pedro, que eran descendientes libaneses y la de Don Fernando que no recuerdo su apellido que también era extranjero oriental, pero asiática.

En estos establecimientos los clientes podrían encontrar todo tipo de telas: algodón, seda, dril, el tan codiciado Casimir inglés o la tela ruda y fuerte de mezclilla. También se expendían todo lo necesario para la vestimenta de la mujer nativa que conocemos como “Mestizas”: la tela, los hilos de colores para bordar, el canevá para los “Xocbichuy”, los arillos de madera para sujetarlos, las cintas para “tu’uch”—zorongo—, el rebozo de Santa María —que el original se comprueba—decían los conocedores— pasando el rebozo a través de un anillo—, zapatos y zapatillas, toallas, cobertores, camisetas, gorras, calcetines, medias, productos de maquillaje, que eran solamente polvo o polvillo, colorete o rubor, lápiz labial, algunos perfumes y pintura para las uñas. El éxito de estos establecimientos se debía al sistema de pago por abonos. Los clientes de esa época todos en general cumplían con sus pagos semanales, al concluir su deuda el comerciante lo induce, a adquirir nueva mercancía con el propósito de no perder al cliente, también se expendían prendas de oro y plata como son cadenas, aretes, anillos y esclavas.

En el mismo edificio del mercado municipal en el costado suroriente había una tienda de Don Antonio ––que era connacional de Don Balbino Chiyean—en donde se expendía todo tipo de abarrotes y en el lado opuesto,  en el costado suroeste estaba instalada una zapatería del señor Eliseo Herrera y que lo ayudaban sus hijos, Jesús y Dulce María, y en el costado noroeste existía una cantina que era del señor Felipe Escalante Rosado, más conocido con el mote de “Silencio” y por el lado noreste había una cocina que pertenecía a Don Magdaleno Bastarrachea conocido como “El Zurdo”.

Maderería.- En aquel entonces, solamente existía una sola maderería, cuyo propietario era don Hernán Pérez, que surtía de esta materia prima a todas las carpinterías de esta ciudad y de las localidades aledañas. Como en esa época no había servicios funerarios, cuando había una defunción, los deudos pedían a esta maderería la construcción de la caja mortuoria, que previamente los carpinteros de esa empresa se apersonaban al domicilio del difunto, para tomar las medidas exactas para que quepa cómodamente el extinto. Todavía existe esta empresa y considero que su nieto la está administrando, que labora siempre en el mismo lugar en la calle 26 entre 31 y 33. También expendían, sillas plegables de madera, mesas, banquillos y banquetas —ésta es una mesita circular de 3 patas, que servían para elaborar las tortillas, junto al comal—

Comalería. Esta era una pequeña industria manual, en la que trabajaban la familia Castillo, quienes se encargaban de elaborar los comales para cocer las tortillas, además construían, machetes y coas para el trabajo del campo. Esta empresa se encontraba a unos metros de la maderería, misma que ya desapareció, porque el comal quedó en desuso por la presencia de las tortilladoras y los implementos del campesino, empezaron a llegar de la ciudad de Mérida.

Mueblería.- La única mueblería en la ciudad de Motul, de aquella época, estaba ubicada en la calle 26 entre 27 y 25 y pertenecía al señor Fideas Ariff Cuevas Solís, un comerciante avezado, visionario, audaz, emprendedor, optimista y con mucha iniciativa. En su negocio se expendían: salas de madera que consistía en un sofá, dos sillones construida con madera de 5 centímetros de grosor con un petatillo de mimbre y una mesa de centro circular de 3 patas coronadas con un grueso vidrio circular de un centímetro de grosor en que se asentaba un florero; estantes, roperos, baúles, escritorios, vitrinas, utensilios de cocina de peltre, loza o de aluminio y licuadoras, bicicletas de la marca “Panther”, que en aquel tiempo era la mejor marca de bicicletas y metió en el mercado otra marca que fue la “-Dos Leones” de doble cuadro, relojes de pared y de pulso, radios de aquella época, “Philco”, “Philips”, “Zenith”,”Admiral” y “Majestic”, tocadiscos y discos.

Tenía un pelotón de cobratarios entre los que se me acuerdan: Beto Aguilar, Chamaco Guerrero, Bernardo Tuz, Manuel y Luis Canché y Guilbardo Salazar. Este empresario tenía un sueño, que finalmente la hizo realidad. Tenía en mente instalar una fábrica de utensilios de aluminio, en esta ciudad y darle lustre al nombre de Motul, porque sería la única empresa fabril de productos de utensilios de cocina, de aluminio. Consiguió el terreno, que tenía aproximadamente una hectárea de extensión y luego solicitó un préstamo bancario, que fue en el Banco del Sureste, —pues no habían otros bancos— quedando como aval la mueblería. Con el crédito otorgado se fue a la industriosa ciudad de Monterrey, para adquirir la fábrica y buscar proveedores de la materia prima: el aluminio y el personal especializado en esta empresa para adiestrar al personal local

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: