fbpx

La Voz de Motul

Editorial

MOTUL PETROLERO.

 

VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL. IN MEMORIAM: FILIBERTO CHIYÉAN CHAN.

Motul Petrolero es una de las aportaciones del profesor Filiberto Chiyéan Chan que nos legó en su libro titulado “Motul a Mediados del Siglo XX”, editado por La Voz de Motul. Memoria e Identidad.

En los primeros días del mes de marzo de 1954, comenzaron a llegar aproximadamente de 20 a 25 personas a la ciudad, solicitando casas para rentar. La gente de Motul se preguntaba unas a otras ¿Quiénes eran estas personas?  Los que tuvieron contacto primero con ellos, son los que tenían casa  sin habitar y que finalmente se les otorgaron en renta por un tiempo aproximado de 6 meses.

Manifestaron que eran trabajadores de PEMEX. Pero la incógnita seguía ¿Que hacían los petroleros en Motul? Unos traían a sus familiares y otros se agrupaban, para habitar una sola casa. Llegaron dos o tres vehículos con el logotipo de PEMEX: Un charrito con las piernas arqueadas cómo si estuviera montando un caballo. Traían grandes y pesadas maquinarias. Los ciudadanos se preguntaban ¿Dónde se instalarían esas enormes moles de hierro? Continuaban las expectativas: ¡Hay petróleo en Motul ¡ ¡Van a sacar petróleo en Kiní ¡, ¡Que el petróleo está en Telchac Pueblo¡, ¡Me dijeron que es en Sacapuc!.

La maquinaria perforadora se instaló en el último lugar mencionado, en el centro de la población. Iniciaron los trabajos el 28 de Marzo de 1954. Los trabajadores iniciaban sus labores a las 8 de la mañana y finalizaban su trabajo a las 4 o 5 de la tarde y regresaban a Motul. La presencia de los petroleros inyectó vida al comercio local, pues lo foráneos se proveían de los productos básicos para su subsistencia, había una derrama económica en la ciudad que no estaba contemplada.

Los petroleros salían a cenar en la cancha, e ir al parque a platicar entre ellos mismos o con personas de la localidad, quienes preguntaban a diario, si ya salió el preciado líquido negro y ellos manifestaban que el trabajo dura muchos días, a veces meses, para encontrar el petróleo.

Así que transcurrió el mes de abril, y nada, pasa el mes de mayo y no brota el chapopote. Mientras la población, hacía conjeturas. ¿Si llegara a haber petróleo en Motul, beneficiaría o perjudicaría a la población? La mayoría decía que la beneficiaría, porque habrá trabajo para muchos motuleños y como consecuencia incrementaría la economía local. Pero los más conservadores, decían que generará más pobreza, porque lo estamos viviendo ahora: la mejor carne de res o puerco, está separada para los petroleros o si la quieren que la paguen como lo pagan ellos. Las mejores aves de patio se los ofrecían a ellos —en esa época no había pollerías como en la actualidad— o al precio que rigen los petroleros, igualmente sucede con las frutas y verduras.

Llegamos al mes de junio y no llega el oro negro, y a partir del 15 de este mes, comenzaron los rumores de que los petroleros se iban a retirar. Todas aquellas personas que ya dependían de ellos, tuvieron temor de que los rumores fueran verídicos. El 23 de junio de 1954, los trabajadores sellaron el pozo, con una profundidad de 1527 metros e identificado como “Sacapuc No.1”. No dieron ninguna explicación. Si encontraron petróleo y lo dejaron como reserva, o sencillamente no lo encontraron. Pero la evidencia está allá.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: