fbpx

La Voz de Motul

Editorial

Obituario

El sábado 3 de febrero se cumplieron 15 años que partió el “Apolo 15” Don Rubén Barroso Quiñones al viaje eterno (2003). Lo recuerdan con cariño su viuda doña Norma Cruz Castro y sus hijos Nidia del Carmen, Víctor Rubén, Martha Yolanda, Roberto René, Guadalupe del Rosario, Rosa Isela y María de los Ángeles Barroso Cruz, con este motivo comparten la siguiente reflexión:

“COMO YO….DESEO CUMPLIDO”

Mi hijo hace poco llegó a este mundo, digamos que de manera normal…mi hijo aprendió a comer cuando menos lo esperaba. Dio sus primeros pasos y sus primeras caídas también mientras su madre lo veía y cuidaba. Mi hijo comenzó a hablar cuando yo no estaba…y no es porque no quisiera a mi hijo, sino que no tenía que trabajar, tenía tantos compromisos…

Mi hijo a medida que crecía, me decía: “Papi algún día seré como tú. ¿Cuándo regresas a casa papi?.

No lo sé hijo, pero cuando regrese jugaremos juntos…ya lo verás.

Mi hijo cumplió diez años hace…no se cuando, pero no hace mucho y me dijo: “Gracias por el balón papá. ¿Quieres jugar conmigo?

Hoy no hijo, tengo mucho que hacer.

Esta bien papá otro día será y se fue sonriendo pero siempre en sus labios pronunciando las palabras: “Yo quiero ser como tú?.

No sé si fueron dos veces, diez o cien millones que escuché a mi hijo preguntar ¿A qué hora regresas a casa papá? y así siempre con amor, pero con prisa porque se me hacía tarde para llegar a mis labores, yo le decía “No lo sé hijo, pero cuando regrese jugaremos juntos…ya lo verás”. Y mientras me alejaba, veía en su rostro la admiración que sentía por mi, y a manera de despedida me decía “Yo quiero ser como tú”.

Recuerdo cuando mi hijo regresó todo un hombre, le dije “Hijo estoy muy orgulloso de ti. Siéntate y hablemos un poco de ti.

“Hoy no papá tengo compromisos… por favor préstame el carro para ir a visitar a unos amigos”.

Hoy yo ya me jubilé y mi hijo vive en otro lugar. Pero ayer le llamé y le dije: Hola hijo quiero verte. Me encantaría papá, pero es que no tengo tiempo…tu sabes, el trabajo, los niños…pero gracias por llamar, fue fabuloso escuchar tu voz.

Al colgar el teléfono con mucha tristeza me di cuenta que mi hijo habíaa cumplido su deseo, era exactamente como yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: