fbpx

La Voz de Motul

Editorial

101 años de fructífera vida

En días pasados sostuvimos una amena plática con un personaje que ha visto a Telchac Pueblo evolucionando en muchos sentidos, conoció Telchac cuando no había luz, y fue testigo de la llegada de la electricidad a nuestro pueblo, de un pueblito casi incomunicado y sin carreteras que conoció, ahora puede observar como los servicios de comunicación en nuestro municipio no tienen límites: carreteras, celulares, televisión, Internet, etc. este personaje que ha visto pasar a casi todas las administraciones municipales es Don Alfredo Novelo Ruiz quien actualmente cuenta con 101 años de edad, los cuales cumplió el 14 de octubre de 2007, “he llegado a esta edad sin darme cuenta, solo han estado pasando los días y ya voy para 102” dijo cuando le preguntamos como se sentía a esta edad, con nostalgia en la mirada comentó al respecto “yo le doy gracias a Dios, porque hay personas que no han llegado a mi edad y ya se sienten mal, ya no andan, mis amigos ya se murieron, pero yo todavía ando en bicicleta para ir a ver a mi hija porque si voy caminando tardo
mucho en llegar”.

Sorprendidos ante el comentario le preguntamos como ha hecho para mantenerse en tan buena forma y contestó “comiendo fríjol me he mantenido saludable, antes comía gallina pero no diario se podía ahora me estoy
dando cuenta que ya no tengo la agilidad que tenia antes, lo que tengo es vejez”.

Su infancia Don “Ledo” como cariñosamente le llaman nació en Oxkutzcab, “era la época de los socialistas” dice, en su niñez vendía ajos. Casi con lágrimas en los ojos recordó un triste pasaje de su vida. “Yo tenía cuatro años cuando murió
mi mama, me acuerdo muy bien que una tardecita nos llamo a Anselmo, Amado, Federica y yo, éramos cuatro, ya estaba
enferma, nos echo la bendición y después murió. Ni modos”.

Telchac Pueblo

Llegó a Telchac Pueblo a los 10 años buscando a su hermano Amado y lo fue a encontrar hasta San Crisanto, “entonces mi hermano que vivía aquí, me dijo “estoy solo”, el no se casó, vine a buscarlo y me quedé”. Me gustó Telchac porque había mucho trabajo aquí, cuando daba las 4 de la mañana estaban pitando y pitando porque iban a empezar a raspar las maquinas había mucho trabajo de henequén aquí, estaban Sacahua, San Juan, eso me gustó, el trabajo. Cuarenta años trabaje en San Juan de empacador pero se acabo, también sabía raspar pero me gustaba más empacar, cuando veía que no había con quien trabajaba solo”.

Don Ledo quien ha visto los cambios que hasufrido Telchac Pueblo en el último siglo nos comentó que por ahí de los años 30’s o 40’s “La gente iba a pie, o veían quien se esta yendo para que te lleven, no había carretera, solo camino blanco, iba a comprar medicina a pie. Yo era socialista, tenia mi sombrero con cinta roja, allí veían que era socialista, era la marca”.

Su familia

En Telchac Pueblo conoció a su esposa, doña Tina Chan, “solo Dios sabe como la enamore” dice sonriendo, de ese bello amor nacieron sus cinco hijos Socorro, Yolanda, Wilberth, Arinda y Bernardo; “de mis hermanos solo dos quedan, son mas chicos, Paulino y Delio, Amado y Santiago ya murieron, mi hermano Amado murió en Oxkutzcab y mi papa murió a los 90 años”.

Su hermano Santiago murió en Motul, “de repente me dijeron “anda a ver a tu hermano esta muerto, esta en Motul” cuando llegue estaba sentado en el Palacio”. De este lamentable suceso nos relató “Vino un día a invitarme a la boda de su hijo, después se fue en el camión, la estación estaba en el Palacio, cuando llegaron se dieron cuenta que no se movía, no despertaba y lo sentaron en el sitio y le pusieron su sombrero, llegue y me dijeron, llévatelo, antes de que llegue la autoridad, eso fue hace como 20 años”.

Entre los muchos amigos que tuvo recuerda a varios con cariño, por ejemplo, “Esta semana estaba recordando a mis amigos, ya no existen, cuando empezó venía don Chucho Valdez, vino una vez a verme y jamás volvió, me lleve mucho con el”

Los Jóvenes

Pudimos observar unos tatuajes que trae en el brazo por lo que le pedimos que nos cuente más sobre el.
“Mi tatuaje me lo hice a los trece años con tres agujas y tinta china y no se quito, es un corazón con mis iniciales A N, debajo esta el nombre de mi mama Gabina Ruiz. Aunque me arrepienta no podía quitar mi tatuaje, nomás cortándolo ¿como no me voy a arrepentir?, me marque yo solo, así estoy marcado, es mi marca”. Debido a su anécdota le preguntamos como ve actualmente a la juventud y nos comento “No me gustan los muchachos con su tatuaje, hay que veo que traen hasta en la espalda, en su cabeza, ya no sirve así porque lo que ya esta hecho no se quita. Tampoco me gustan los muchachos que usan aretes, yo usaba anillos pero nada más, después me fastidie”.

Ese fue el comentario con el que finalizo este ejemplo telchaqueño de una prolífica vida, esperamos que Dios le de mas años
de vida para seguir aprendiendo de gente como él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: