fbpx

La Voz de Motul

Editorial

El Braille es conocimiento y el conocimiento es poder

Louis Braille, historia de un gran hombre

“La lectura en Braille se hace con el dedo índice, el cual se desliza sobre los signos Braille, con la presión necesaria para una óptima percepción. Al realizar la lectura los dedos hacen tres tipos de movimientos: Horizontales, Verticales y de Presión (dónde se produce el rastreo para reconocer la configuración táctil). Las manos también deben desplazarse de un modo determinado: en una línea (en un renglón) y de izquierda a derecha. Por lo general la mano derecha “practica” la lectura y la mano izquierda debe seguirla y apoyarla al finalizar la línea de lectura y bajar al próximo renglón”.

Ciego desde los 3 años de edad por un accidente ocurrido en el taller de su padre quien fabricaba arneses para caballo, nació en Coupvray, Francia el 4 de Enero 1809.

Louis Braille, fue un educador e inventor francés del sistema universal de lectura y escritura táctil para invidentes que lleva su nombre, basado en un método de representación que utiliza celdas con seis puntos en relieve; consta de 63 caracteres.

Braille aplicó su novedoso método al alfabeto, a los números y a la notación musical.

Aprendió a tocar el órgano y el violonchelo, así también fue profesor de la Universidad de la Institution Royale des Jeunes Aveugles de París (Real Institución para los Jóvenes con Ceguera) y llevaba su música a las iglesias parisinas ya que fue un católico convencido de su fe y en los Sacramentos de la Iglesia; la música fue su primer amor y una importante fuente de ingresos económicos.

Gracias a su invención invaluable que lo ha catalogado como: “el padre de la lectura para ciegos”, la tecnología aplicada al campo de la baja visión se abrió caminos a muchos niveles de la vida cotidiana como la educación, la rehabilitación y la actividad profesional; dando lugar al desarrollo de una ciencia llamada TIFLOTECNOLOGÍA (tecnología exclusiva para ciegos) que proporciona diversos recursos para guía y orientación como computadoras, GPS, relojes parlantes; para lectura y escritura: ábacos, maquina Perkins y Smith, Punzón y Regleta.

Le siguen los de altos niveles de especialización que permiten leer textos impresos: Lupa-Tv, Escáner y O.C.R, ONCE-MEGA, ZOOMTEXT, MAGIC. Así también los equipos autónomos de almacenamiento y proceso de la información: Braille’n Speak, Sonobraille. Grabadores y Reproductores de Sonido, Material Educativo Informatizado y calculadoras científicas, entre otros.

Como podemos apreciar existe una gama de tecnologías al servicio de las personas ciegas, pero no son de fácil acceso por su precio elevado o ni siquiera se venden en nuestro medio. Es muy poco lo que se desarrolla tecnológicamente en el país para apoyarlos, lo que debería hacernos reflexionar acerca de esta gran necesidad.

A través de su baja visión Braille experimentó impotencia, sus límites, pero sobretodo su gran talento y capacidad; esto le hizo ser una persona madura, que lo ayudó a distinguir lo que NO ERA ESENCIAL PARA VOLVERSE HACIA LO QUE ES, motivándolo a la búsqueda de Dios a través de la superación personal y de sus semejantes, apegándose en el estudio y práctica del Catecismo de la Iglesia Católica en su artículo no. 1501; lo que llevó a afirmar que:

“El acceso a la comunicación en su sentido más amplio es el acceso al conocimiento, y eso es de importancia vital para nosotros si no queremos continuar siendo despreciados o protegidos por personas videntes compasivas. No necesitamos piedad ni que nos recuerden que somos vulnerables. Tenemos que ser tratados como iguales, y la comunicación es el medio por el que podemos conseguirlo”.

Antes de fallecer le confió a un amigo: “Cuando has experimentado los sacramentos, te das cuenta de la majestuosidad y el poder de la Religión. Estoy convencido de que mi misión en la tierra se cumplió. Le pedí a Dios que me lleve de este mundo”.

El 6 de enero de 1852, falleció a los 43 años víctima de la tuberculosis.

Personajes como Louis Braille son los que hacen grande a la raza humana. Los que luchan por un ideal, por ayudarse a sí mismos y a los demás, a romper las barreras de todas aquellas personas que desgraciadamente no pueden ver la vida con los ojos con que la miramos nosotros.

Lo más importante a la hora de ayudar a un ciego es decirle y enseñarle cómo lo puede hacer por sí solo, y no como hace la mayoría, hacérselo. Es más importante y ellos se sentirán mejor cuando sean capaces de hacerlo por sí mismos.

Hoy 4 de Enero, en su 205ª natalicio:

¡Por él y a todos los que día a día trabajan por las personas con baja visión, les damos las sinceras gracias por su labor!.

Texto: Jesús Hernán Puerto Simá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: