fbpx

La Voz de Motul

Editorial

Murió Gilberto Koh, el pajarito de Dzununcan (RECUERDOS)

El 25 de mayo a la edad de 88 años murió Gilberto Cleofás Koh Angulo, conocido popularmente como el “Pajarito de Dzununcán”. Gilberto nació el 9 de abril de 1926, fueron 9 hermanos: Raymundo, Gilberto, Milo, Mosi, Grimo, Miguel, Luisa y Margarita.

Su infancia la vivió en Dzunucán, como todos los hombres se ocupaba raspador y mecánico de la desfibradora, a los 16 años se unió con Aurelia Rodríguez May, originaria de la ciudad de Motul. Coincidió el embarazo de su esposa, con la obligación que tuvo de prestar su servicio militar en la ciudad de México.

Estando en la ciudad México nació su primer hijo de nombre Jaime Gabriel, al año falleció y él regresó al velorio de su hijo. Cuando volvió a Motul, fue instructor del Servicio Militar de los Conscriptos. Procreo 16 hijos: Wilma, Nidia María, Emilio, Gloria, Rosario, Luís, Aracelly, Deysi, Griselda, Judy, Renán, Martín, Roli, César, Gaby y Oscar; tuvo 33 nietos y 21 bisnietos.
En 1976 emigró a Cancún, donde trabajo como maletero, además, por su afición al buceo se dedicó a dar servicios de buceo a turistas extranjeros y nacionales, ahí conoció entre otros personajes a la famosa conductora de televisión “Lolita Ayala”.

A su regreso a Motul se dedicó a trabajar en la Comisión Federal de Electricidad (CFE), hasta su jubilación. Le gustaba tener animales y se distinguía por su carácter recio.
En una ocasión, cuando fue gobernador del Estado Don Agustín Franco Aguilar, discutió con su Jefe de la Policía, el famoso Narciso “Nacho” Campos Millet, uno de los motuleños más corpulentos de la historia, se cuenta que “Nacho” Campos era capaz de alzar un coche con sus manos, era un hombre corpulento de casi de 2 metros de estatura.

La discusión terminó en un reto a duelo con pistola en mano en el campo de la hacienda de Dzununcán. Por lo anterior se ordenó su detención y fue perseguido. Él se entregó voluntariamente al presidente municipal y fue llevado a la ciudad de Mérida, donde trabajó como panadero por un mes con goce de sueldo y ayuda económica del gobernador del Estado.

Su apodo original fue domínico, porque siempre llegaba silbando al mercado municipal con esa tonada, por la dificultad de pronunciar su apodo, se lo cambiaron al de pajarito. Siempre tuvo un ángel que lo cuidó, porque sufrió muchos accidentes y siempre salió ileso. Fue amigo personal del gobernador del Estado, Dr. Francisco Luna Kan.

Fue un hombre inteligente y práctico, entre sus virtudes se sabía de sus conocimientos en herbolaria que le permitió ayudar a las personas que padecían de problemas en los riñones.

Mucha gente que sabía de sus habilidades, acudía a él para solicitarle un preparado a base de raíces de plantas locales que él mismo colectaba en los montes cercanos, que servía para deshacer y expulsar los cálculos renales o mejor conocidos como piedras del riñón y a decir de quienes lo probaron, era muy efectivo.

Por: Citlali Méndez.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: