fbpx

La Voz de Motul

Editorial

A MOTUL EN SU PRIMER CENTENARIO.

ROGER ESPADAS ANDRADE. RECUERDOS, 2006. VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL. Ofrecemos el poema que con motivo del primer centenario de la ciudad escribió el farmacéutico Roger Espadas Andrade, un hombre de abolengo y un trovador de corazón. Heredero de unan tradición familiar de farmacéuticos motuleños del siglo XIX y del siglo XX, aprendió la profesión de su padre y su padre de su abuelo. Su sencillez y sabiduría lo llevaron a vivir una vida tranquila en Motul. Acudimos a entrevistarlo tiene 72 años, sus padres fueron Don Ambrosio Espadas y doña Nelly Andrade del Rio. Estudio en la Roque Jacinto Campos y salió su generación en 1944. Entre sus compañeros de generación recordó a José María “Pepe” Pool, Manuel Ortíz, Bartolo, el “Pato” Andueza entre otros.    

 

 

A MOTUL EN SU PRIMER CENTENARIO. 

Motul,

Tierra linda y encantada,

de leyendas matizada

flor divina del mayab.

Tu huay-pop y el kakazbal,

tu huay-taman, tu huay-chivo

y tu mistica Xtabay

embrujo del caminante.

Tu cenote misterioso

es atractivo especial,

campesino laborioso

que te diera esplendor real,

tus verdes henequenales

tus bellos coches calesa,

románticos trovadores

que te ensalzan con honores

tienes encanto a raudales

en tu marco de nobleza.

Con tus hermosas mestizas

y tus recios jornaleros

vistiendo trajes de gala;

con sus bombas y jarana,

su jochilib, su ramada;

con fuegos artificiales

de luces multicolores,

al sonido del tunkul

con ensueño y fantasía

hoy se aprestan muy dichosos

a festejar este día,

el centenario glorioso

de la ciudad de Motul.

II

¡Febrero 22 de 1872!

amanecer jubiloso,

que por la gracia de Dios

y en mérito a su lealtad,

Motul pasa a ser ciudad

para un futuro grandioso,

ya convertida en ciudad

desarrollando su historia

tuvo hombres de calidad

que con su labor notoria

la afirmaron verdad.

En el terreno político

surgió Rogelio Chalé,

y en el campo de las letras

Don Eulogio Palma y Palma

bellas obras nos legó.

Floreció la sociedad,

las artes y la cultura;

sus poetas y sus escritores

un tesoro te dejaron

¡Motuleños de verdad

que te amaron con ternura

y sus musas te cantaron!

III

Se antoja La Peregrina

al evocar el recuerdo

de nuestro mártir Felipe

nuestro gran Carrillo Puerto,

luchador de buena estirpe;

de Motul, hijo dilecto.

Político destacado

de corazón donde nace

y siempre en valor anida,

cuando iba a ser fusilado

pensando su hermosa frase:

¡No abandonéis a mis indios!

por ellos dio hasta la vida.

Y Motul cuna fecunda

de recios valores humanos,

no tardó en dar otro hombre

que prosiguiera la obra

de cimentar su grandeza.

Con el cariño del pueblo

surgió Mario H. Cuevas Solís

lleno de ideas, todas nuevas

para un Motul más feliz.

Nos gestionó carreteras,

calles, parque y mercado,

mil trabajos realizados

¡Todas obras de primera!

Para todos buen amigo,

del pueblo guía sincero,

su trabajo tesonero

es nuestro mejor testigo.

Más una triste mañana

se escucharon malas nuevas,

todo quedó ensombrecido,

porque a edad muy temprana

mi Motul había perdido

a su hijo Mario Cuevas.

Al repicar las campañas

llamando a primera misa,

la dorada luna llena

iluminando las calles

de petróleo revestidas 

y las rosas y florales

de nuestro parque querido

va llenando con su luz

la población por entero

y al mezclarse con los rayos

de un brillante amanecer

nos parece ver flotando

la viva imagen de Mario

que tanto quiso a Motul

y con permiso del cielo

hoy se asoma a contemplarlo

al cumplir su centenario.

Roger Espadas Andrade. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: