fbpx

La Voz de Motul

Editorial

Ceremonias y creencias mayas: José Juan Cervera

Los relatos tradicionales y las prácticas culturales concomitantes con ellos suelen ser vistos como una expresión ingenua de los grupos sociales que los recrean, inspirando así cierto aire de condescendencia en quienes se consideran espíritus refinados y de gran mundo. Esta actitud es, por supuesto, un signo de etnocentrismo, característico de personas que no logran desenmarañar la imponente cauda de prejuicios que les restan espontaneidad y empatía.

El panorama cambia cuando se busca descifrar los probables y múltiples significados que trae consigo la tradición popular. Una prueba de esta índole se reservó Luis Rosado Vega (1873-1958) al escribir el libro Amerindmaya, con cuyo título plasmó su intención de transmitir una idea equilibrada de un grupo étnico asentado en la parte intermedia de nuestro continente, admirable portador de una cultura de la que pueden extraerse abundantes enseñanzas.

Rosado Vega indica a sus lectores el propósito de la obra, y describe los recursos estilísticos con los cuales la desarrolla: “Terminamos advirtiendo que hemos sacrificado en muchas ocasiones la forma literaria en este trabajo con tal de apegarnos a la más firme claridad y sencillez de las narraciones para exponerlas tal cual deben ser expuestas a nuestro entender; y en otras si bien creándoles el ambiente que les es propio en formas de dicción, con cierto dejo semirritual cuando es característico al asunto, siempre cuidamos hasta la minuciosidad de no alterar el contenido”.

Algunos capítulos acusan un paralelismo que evoca los enunciados usuales en los textos originarios de varios pueblos, entre ellos los de inspiración maya: “Ya no saquéis el pom, ustedes nuestros hermanos, nuestros hijos, nuestros nietos, que es el árbol de las oraciones. Ya no rasquéis la corteza del árbol de las oraciones. Que no salga el pom”.

Los recorridos que el autor emprendió alrededor de 1937 en varias porciones de la península, y especialmente en el entonces territorio de Quintana Roo, como parte de la Expedición Científica Mexicana, lo pusieron en cercanía con informantes nativos que le confiaron historias y consejas orientadas a la preservación de su identidad grupal, pero en muchos pasajes del libro se advierte también su afán de indagar en fuentes escritas y en la observación de vestigios arqueológicos, con los que se había familiarizado desde que fungió como director del museo del ramo durante la corta gestión gubernamental de Felipe Carrillo Puerto.

Si bien puede reconocerse su propósito de transmitir con fidelidad las versiones recogidas en las comunidades mayas que visitó, el escritor nacido en Chemax admite igualmente lo difícil que le resultaba despojarse de sus puntos de vista habituales para concordar con distintas formas de apreciación. Asimismo hace gala de un mesurado escepticismo que lo preserva de aceptar las distorsiones introducidas por los frailes en registros documentales como los llamados libros de Chilam Balam.

Aunque destaca el componente mítico de algunas de sus narraciones, como la que describe la apacible convivencia del ser humano con los animales silvestres en tiempos idílicos, con relatos en que hasta las serpientes le brindan su ayuda desinteresada, no son escasas las alusiones a hechos que perturban el orden social, cuyos principios funcionales condenan transgresiones como el incesto o la deslealtad política, y señalan castigos cruentos como la decapitación y la tortura en calidad de pena para los adúlteros.

Amerindmaya contiene también variantes poco conocidas de leyendas como la de la Xtabay, transformada en mujer maléfica cuyas extremidades son conjuntos de cabello; creencias en torno a lo que se considera el grave pecado de pisar la sombra del prójimo; la veneración debida al agua como elemento purificador y la santidad que encierra el cocimiento bajo tierra de los alimentos ofrendados a las ánimas, entre muchos temas de sumo interés.

Este libro tiene el acierto de sopesar el alcance de sus juicios y conciliarlos con el valor explicativo que la misma tradición autóctona atribuye a los conceptos que regulan su vida de todos los días, ajena a la arrogancia de quienes niegan la diversidad de interpretaciones que puede concitar la realidad.

 

Luis Rosado Vega, Amerindmaya. Proyecciones de la vieja Tierra del Mayab, de aquella que fue en su día tierra encantada de maravilla, de amor, de ensueño, de fe. México, Ediciones Botas, 1938, 448 pp.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: