fbpx

La Voz de Motul

Editorial

ESTUDIO DE DANZA MARÍA JESÚS.

VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL(2014).

EL estudio de danza “María Jesús” lo fundó en esta ciudad de Motul, Yucatán el 10 de enero del año 2000 la Maestra María Jesús Avilés Sosa. A partir de esa fecha se ha distinguido por ser una escuela formal de ballet clásico que usa como base de su enseñanza el método cubano de ballet y se enriquece con la influencia de las aportaciones recibidas de maestros y pedagogos como Gabriela Martínez de la Portilla.

La Escuela imparte cursos de Ballet Clásico, Puntas, Jazz, Salsa, Belly Dance y próximamente Hip – Hop en todos los niveles, teniendo además un área dedicada a las niñas menores de 3 años llamada Baby Ballet.

La escuela en su desarrollo a través del tiempo ha visto diferentes espacios, contando hoy con modernas y prácticas instalaciones diseñadas especialmente para la práctica de la danza. Está incorporada a la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de Yucatán.

MISION

Su misión es sensibilizar a las alumnas desde sus inicios, con el enorme potencial artístico que poseen, llevándolas de la mano hasta alcanzar un crecimiento como individuo y como parte de un grupo, que les permita estar a la altura de los retos y demandas artísticas de una sociedad dinámica en constante cambio, de la cual forman parte desde su nacimiento.

María Jesús Avilés Sosa es maestra y bailarina graduada en el Estudio de Danza Gabriela de la ciudad de Merida en el año de 1998 bajo la tutela de Gabriela Martinez de La Portilla. Así dio inicio una ardua y fructífera labor por la danza en la ciudad de Motul.

Poco a poco se fue reflejando el adelanto de las alumnas y la superación en la técnica, ya que en sus inicios únicamente contaba con 8 elementos y hoy en día son más de 130 alumnos.

La Maestra María Jesús recordó “No fue fácil, yo era una adolescente de XV años y estudiaba el tercer grado de en la secundaríaTécnica No. 21 de esta ciudad. Tenia que estudiar y dar clases, luego la preparatoria en el Centro Universitario Montejo (CUM) de la ciudad de Mérida. Viajaba todos los días. Había que dividir el tiempo para estudiar y dar clases.

Terminando la preparatoria quería dedicarme sólo a la danza e impartir mis clases, adoraba dar clases; pero, no me dejaron mis papas, me obligaron a estudiar una profesión. Elegí una carrera que me permitiera estar con mis alumnas en las tardes, para que sea sólo de ellas; así termine la licenciatura en Psicología.

Ya no podía tomar clases por que en las mañanas estudiaba y en las tardes daba clases, pero en cada periodo de vacaciones aprovechaba tomar todos los cursos de actualización posibles y poder seguir bailando. Después de la carrera de Psicología me certifiqué en la cuidad de México para Doula y poder dar clases y acompañar a embarazadas en trabajo de parto. Así también me certifiqué para poder trabajar con bebes y darles estimulación temprana. Pero mi principal motor siempre fue la danza.

A través de todos estos años, los cursos de actualización han sido innumerables. Con diversos maestros internacionales como: Jason Pons, Eduardo Ruiz, Miguel Vicente Hernández, Raúl Playas, Chuy Perea, Joa Rua, Todd Shanks, Sriram Kiran, Andrew Turteitaut, Serguei Sokolov, Edel Carbonell, Mauricio Salas, Jason Pons, Eduardo Ruiz, Luis Roberto Pérez Rivera, Kenno Santos, Guillermo Téllez, Melanie Aguirre, Ulises Gonzales, Francisco Garcia, Jay T., Sonia Castañeda, Fernanda Leal, Georgina Ávila Dueñas. Al mismo tiempo nuestras maestras se mantienen en constante actualización en cursos dentro y fuera.

Es un orgullo el haber impartido clases a la mamá y ahora a las hijas. Todas ellas con la capacidad de transmitir las enseñanzas de la danza; algunas lo han dejado a un lado por diferentes circunstancias de la vida, pero otras han logrado sobresalir causándonos esto una satisfacción enorme y corroborando una vez más que el transmitir el amor a la danza ha cosechado buenos frutos. Han sido más de xv años de darse y de dar, y no sólo ha sido sumamente gratificante, sino que ha dejado una gran huella… y ha hecho que nuestra escuela sea conocida y reconocida.

Toda una vida en la Danza

Recién graduada impartió clases de ballet y jazz en la academia de ballet Ana Pavlova de esta ciudad, y de ahí su papa Luis Jorge Avilés Arroyo tuvo la visión de hacer la escuela de ballet para que ella la Administrara llevando su propio nombre. Al mismo tiempo impartía clases en el H. Ayuntamiento de Motul en el Taller de Jazz, en el H. Ayuntamiento de Telchac Puerto, en los talleres de Ballet y Jazz y en el Deportivo Bepensa de la Ciudad de Merida con el Taller de Ballet.

La Academia comenzó con un sólo salón de clase. Sólo ella dando clases de ballet y jazz, el listón de inauguración lo corto Alba Arroyo Abraham y hoy por hoy cuenta con 4 salones y con 6 maestros en las áreas de ballet, jazz, salsa, gimnasia en todos los niveles; y en febrero se sumarán dos maestros más, uno de hip hop (Mérida ) y una de belly dance.

Pero una escuela con buenas instalaciones no sería nada sin un excelente equipo de trabajo, mis maestras y maestros, siempre en preparación constante, dentro y fuera de la Academia.

La escuela ha logrado poner en escena ballets clásicos como el Lago de los Cisnes, Pedro y el Lobo, Sueño de una noche de verano, La bella durmiente y nuestras puestas en escena de obras musicales adaptadas a la danza como son , El Rey León, Disney espectacular.

Una Gran Familia

Con muchísimo cariño recuerdo a cada una de mis ex alumnas y alumnas, a todas aquellas que pasaron por mis enseñanzas, que comenzaron siendo bebés y tenía que inclinarme para colocarles el cuerpecito y los piececitos. Muchas de ellas perseveraron, y otras muchas son amas de casas y traen a sus hijas a clase. Para mi son mis hijas, pero todas y cada una de las que han pasado por mi escuela nos han dejado huella, pues no hay nada más hermoso que trabajar con niñas.

Y gracias a ellas y a la confianza que los padres de familia han depositado en nosotros, que nos confían su tesoro más valioso: sus niñas.

Hemos participado en numerosos eventos dentro y fuera de Motul, como concursos en la Día Internacional de la Danza etc., alumnas que han salido becadas para el extranjero.

Le doy gracias infinitas a mi madre Dalila Sosa por haber hecho equipo conmigo desde el inicio en el 2000, y más reciente a mi hermano Luís Avilés por estar ahora dentro del equipo de trabajo, a mi esposo Roberto Ruiz por el apoyo que me ha brindado día a día, pero sobre todo a mi Padre Luis Jorge Avilés Arroyo que en Paz Descanse por hacer posible estos XV años de Formar Bailarinas y Bailarines que amen la Danza, mis maestras y maestros que se unieron a nosotros en esta entrega, en donde empecé yo sola con una clara misión… Y esa misión se ha cumplido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: