fbpx

La Voz de Motul

Editorial

“PEPE” DOMÍNGUEZ.

JOSÉ DEL CARMEN DOMÍNGUEZ Y ZALDIVAR “PEPE” DOMÍNGEZ(1900-1950). ING. LORENZO COHUO, CRONISTA DE DZIDZANTÚN.

Hablar de “Pepe Domínguez”, es hablar de historia, de amor, de pasión, de recuerdos, de canciones, de versos, de música. Es hablar de toda una vida de sentimiento y poesía, hecha canción. Por todo lo anterior, Dzidzantún recuerda y rinde homenaje a este ilustre compositor, trovador, poeta, maestro, director musical e impulsor de la canción yucateca. Nació el 16 de Julio del año 1900 en esta próspera población.

“Pepe Domínguez” en su juventud dio a conocer sus primeras composiciones en las serenatas que cantaba a las quinceañeras de su época, quienes disfrutaron de su voz y delicadeza de las letras de sus canciones, las cuales interpretaba con mucho sentimiento. Hijo de Don Joaquín Domínguez Lizama y Doña Severa Victoria Zaldívar, a temprana edad sorprende con sus versos y canciones. Su fama subió como la espuma, pero esto no le hizo perder la humildad que siempre lo caracterizó como persona, buen hijo y ejemplar padre de familia. Llegó a ser considerado entre los tres grandes de la trova yucateca junto con Guty Cárdenas y Ricardo Palmerín.

Se inicia en el arte de la canción al ensayar versos cuya rima y cadencia lo llevarían a ser uno de los más grandes intérpretes de la canción yucateca. Sus primeras poesías fueron publicadas en “La Voz de la Revolución”, diario de la ciudad de Mérida, así como en otros periódicos que circulaban entre 1918 a 1920.

Su primera zarzuela fue “Pancho Pinto” musicalizada por Rubén Darío Herrera y su primera canción, “Muñequita”. Otras como “Ojos con alma de acero”, “Tengo miedo de quererte”, “Serenata” y “Rubia princesita”, llamaron la atención por la exquisitez, delicadeza y originalidad de los temas, así como sus versos bien construidos. “Pepe Domínguez” le pidió letras para sus canciones al Profr. Víctor Manuel Martínez Herrera oriundo de Cansahcab y comienza a cantar a dúo con Felipe Castillo Vega.

La fama de este dueto se extendió por varias partes y en 1926 fue invitado para presentarse en la Habana, Cuba, con la finalidad de reforzar a la compañía de revistas mexicanas, de la cual era estrella Celia Montalván. Este dueto yucateco actuó en el Teatro PAYRET de la Habana alcanzando sonadísimos éxitos, donde Pepe Domínguez popularizó varias de sus canciones.

En 1944 actúo con la Típica Yucalpetén en la Ciudad de México, tanto en el Castillo de Chapultpec como en el Palacio de Bellas Artes.

Considerando que la música desempeña un papel importante en todas las sociedades y que existe una gran cantidad de estilos, característicos de diferentes regiones geográficas o épocas históricas, es digno de admirar que haya dominado varios estilos como son la canción romántica, la danza, el tango, la clave, el bolero, el bambuco colombiano, el paso doble, el pasacalle español, el chotís, el pregón y la jarana yucateca. A este género pertenece la muy conocida jarana “Aires del Mayab”, que en versión de mariachi, le ha dado la vuelta el mundo.

“Pepe Domínguez” es considerado el más completo de los compositores yucatecos al producir un total de 151 canciones de las cuales 102 tienen versos suyos, lo que refrenda la opinión que siempre se tuvo de él; músico y poeta.

En Dzidzantún su tierra natal, el 2 de febrero de 1989 se develó un busto donado por el entonces go- bernador del Estado, Lic. Víctor Manzanilla Shaffer y el Banco del Atlántico, siendo presidenta muni- cipal la Lic. Effy Luz Estrada Zaldívar. Los promotores de esto fueron: Luis Arturo de Córdova “Cachi- to” (+) y el Profr. Marcelino López Borges (+), quienes destacaron en el ámbito cultural municipal y es- tatal.

Ante este busto han cantado en los merecidos homenajes: Carlos Gil “El Zací”, Luis Felipe Castillo Herrera, El grupo “Yahal-kab”, José Blanco Pajón. Los tríos: “Conquistadores”, “Mérida”, “Los Jilgue- ros” y el orgullo de este municipio, “Los Costeros”, haciendo verdaderas noches bohemias que el público conocedor ha sabido apreciar.

Considero oportuno hacer mención de los compositores Dzidzantunenses: Miguel Díaz Ávila (+), Domingo Estrada Andueza (+), José Martínez Jiménez, José Coral Lizama, Laureano Estrada Lizama, Gasmelbal García Cohuo y Juan Diego Estrada Herrera, quienes juntos han escrito más de 300 canciones, de las cuales solamente se han grabado 12 de ellas por el trío “Los Costeros” en un disco presentado el 12 de Mayo del 2005 en el teatro de la Escuela Secundaria “Herlinda Cetina Gómez”, titulado “Homenaje a los compositores”. El trío los “Costeros”, que grabó este disco, considerado como una joya de la música de este municipio se desintegró en el año 2006. Lo formaban Aurelio Ojeda Manrique (+) (segunda voz, requinto y arreglista), Diego Manrique Coral (tercera voz y armonía) y José Martínez Jiménez (compositor y primera voz). La dirección artística y percusiones estuvo a cargo de Francisco Machain Chablé, en el bajo Víctor A. Rosales Coral, la grabación la realizó el Lic. Eric Es- calante Navarrete. La promoción y difusión estuvo bajo la responsabilidad de un servidor.

Todo lo anterior puede considerar- se tal vez como una herencia que “Pepe Domínguez” deja a estos compositores que quizás se inspiraron al escuchar sus más bellas canciones, deben ser consideradas como un patrimonio cultural de este bello terruño que lo vio nacer.

El destino dispone que falleciera en la Habana, Cuba, el 11 de ene- ro de 1950. La Sociedad artística “Ricardo Palmerín” gestionó que su cadáver sea trasladado a Yucatán, para ser velado en el local de la sociedad “La Unión” y sepultado en el Cementerio General de la ciudad de Mérida.

El 14 de Enero de 1962 sus restos mortales fueron trasladados al monumento a los creadores de la canción yucateca. Desde 1979 su retrato al óleo, que engalana este artículo, forma parte de la galería de compositores del museo de la canción yucateca.

En el año 2000 en el marco de las festividades del centenario de su nacimiento, los esposos Beatriz He- redia y Rafael de Pau editaron un libro titulado: “Pepe Domínguez”, un pilar de la canción yucateca.

Con su fallecimiento desaparece uno de los más genuinos representantes de la canción yucateca. Fue un ejemplo de incansable creador, enamorado de buenos ideales, un esforzado forjador de nuevos valores con una idea fija e indeclinable, al rebasar una meta, se aprestaba a otra nueva con renovados bríos, en pos de nuevos galardones.

Dzidzantún se siente orgulloso de este célebre compositor y cantante que traspasó las fronteras del país llevando la música de la trova yucateca. Lo considera como su hijo predilecto y le rinde homenaje cada 11 de Febrero por su fallecimiento y 16 de Julio por su natalicio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: