fbpx

La Voz de Motul

Editorial

¿QUIÉNES PAGARON PARA QUE MATEN A CARRILLO PUERTO?

APASIONANTE LIBRO SOBRE LA “CASTA DIVINA”

Por Gínder Peraza Kumán

El libro resulta apasionante, extraordinario y marcadamente literario de principio a fin, lo que para nada va en menoscabo de la acuciosidad de los autores: “La casta divina, por dentro y por fuera”, obra de Dulce María Sauri Riancho y José Luis Sierra Villarreal, no sólo cumple con su objetivo de ponerle cara y ubicación en el contexto histórico a ese pequeño y poderoso grupo selecto de la oligarquía henequenera, cuyo recuerdo aún permanece en el imaginario de los yucatecos, sino que además nos permite una mirada amplia a la verdadera situación social que prevalecía en nuestro estado a finales del siglo XIX y principios del XX.

El trabajo tiene, nos parece, la calidad que se podía esperar de profesionales de tan larga trayectoria y amplia experiencia como Sauri Riancho, exgobernadora de Yucatán, senadora, presidenta nacional del PRI y actualmente diputada federal, así como licenciada en Sociología con un doctorado en Historia. Y tampoco se podría esperar menos de Sierra Villarreal, profesor investigador del INAH, y ya previamente autor de una docena de libros, incluyendo varios que abordan temas polémicos. Sierra Villarreal es un personaje conocido en el mundo de la política yucateca por sus posiciones firmes y radicales, y ese aspecto de su personalidad se menciona en los textos de la contraportada del libro, donde se apunta de él que es un “analista político certero y valiente, al que las redes sociales le han brindado la libertad que no resiste la prensa escrita”. Agregaríamos que incluso en redes sociales hay quienes no aguantan su crítica inclemente, radical y con frecuencia certera.

LA EXPLOTACIÓN DEL HOMBRE

En todas y cada una de las 192 páginas que tiene “La casta divina, por dentro y por fuera” hay un despliegue de información y datos que evidencian el enorme trabajo que realizaron los autores para abordar un tema tan importante como lo fue y es esa élite, denominada con un término “eminentemente retórico (que) tuvo como motivo original el desprecio y como razón de ser el sarcasmo”, y que “permanece en el imaginario social para referirse a un grupo que acumuló riquezas y se benefició de la explotación de los trabajadores acasillados de las haciendas henequeneras”.
En efecto, además de dividir en tres partes el trabajo de investigación que se refleja el libro, y que corresponden a los tiempos y etapas en que se desarrolló ese poderoso grupo élite de la oligarquía henequenera, la obra incluye nada menos que cinco páginas de bibliografía y referencias, siete tablas o cuadros cada uno de varias páginas a manera de anexos con variedad de información valiosa e imperdible sobre actividades económicas, políticas y sociales del Yucatán de entonces (de 1880 a 1915), 176 notas que remiten a diferentes obras en los que se apoyan los autores a lo largo del texto, y otros apuntes sobre la hemerografía, fuentes de imágenes y siglas y hasta los recursos disponibles en internet que fueron consultados.

EL REY DEL HENEQUÉN

Con todo ese despliegue de apoyos para validar al extremo el trabajo de los historiadores, no debe pensarse que el libro resulta quizás tedioso, porque la verdad está en el otro extremo, y el lector se ve impulsado a devorarlo en tres o cuatro jalones.
Sería difícil no prenderse de un relato que empieza citando al periodista estadounidense John Kenneth Turner cuando escribe en sus reportajes, tras amplia visita a la entidad yucateca, que “El principal entre los reyes del henequén de Yucatán es Olegario Molina, exgobernador del estado y secretario de Fomento de México. Sus propiedades, tanto en Yucatán como en Quintana Roo, abarcan más de seis millones de hectáreas: un pequeño reino”.

LOS QUE MATARON A CARRILLO PUERTO

Y los relatos, análisis, comparaciones, hechos históricos y anecdóticos y hasta exposición de cifras, llevan al lector bien prendido hasta el último párrafo, en el que la información tal vez no podía ser más dramática: “Los nombres de los implicados en el complot para asesinar a (Felipe) Carrillo Puerto son: Arturo Ponce Cámara y Felipe G. Cantón, industriales con intereses en el henequén; Arcadio Escobedo, masón, exgobernador de Yucatán, hacendado tradicional; Amado Cantón Meneses, masón, hacendado que fue cercano a Delio Moreno y, posteriormente, funcionario en el gobierno de (Salvador) Alvarado…”
Al pie de ese párrafo, como última imagen del apasionante trabajo, está una fotografía que probablemente muy pocos conocen o conocían: en ella se ven los cadáveres de Felipe Carrillo Puerto y otros fusilados en el Cementerio General de Mérida el 3 de enero de 1924. El rostro del Apóstol Rojo, afilado por la muerte, con barba y bigote que lo muestran muy diferente a las imágenes oficiales más conocidas, reflejan ya la serenidad que lo había abandonado en las últimas semanas de la persecución que sufrió.

ATRACTIVA LECCIÓN DE HISTORIA

El libro cumple, subrayamos, el objetivo de describir cómo y qué era la casta divina por dentro y por fuera, es decir, en todos los aspectos, desde su estilo de vida hasta sus nexos con poderosos empresarios de Estados Unidos, pero va más allá, aportando datos, explicando ideologías y describiendo situaciones que vivió el Yucatán de las dos últimas décadas del siglo XIX hasta las dos primeras del XX. Una lección de historia prolija, analítica y muy bien contada; literaria, como decíamos al principio.
“La casta divina,..” es una producción de Editorial Dante, en cuyas librerías se puede conseguir a un precio de $149 la edición normal (un muy buen papel), y $198 la que viene en atractivo estuche de madera y autografiada por sus autores, muy propia para obsequiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: