fbpx

La Voz de Motul

Editorial

LA INAUGURACIÓN DEL MERCADO 20 DE NOVIEMBRE.

VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL.

El 20 de noviembre de 1939, la ciudad vivió intensas emociones por la construcción y la inauguración del mercado XX de Noviembre, un sueño largamente acariciado por miles de motuleños. Para ese fin se constituyó en la Junta de Mejoras Materiales que presidía el Mayor Ismael G. Ojeda A., un Comité Pro-Construcción del Mercado

La construcción del mercado fue una obra que se programó para inaugurar el 20 de noviembre de 1939, con motivo del 29 aniversario de la Revolución Mexicana en la ciudad. Los preparativos comenzaron a principio del mes con el apoyo del colegio Roque Jacinto Campos.

En esos años el Diario de Yucatán era el único periódico independiente, apenas años atrás había surgido el Diario del Sureste, un periódico del gobierno del Estado que llegaba a la presidencia municipal y se regalaba. En esos años se vivían intensos conflictos por el reparto agrario que impulsaba el General Lázaro Cárdenas, presidente de la república.

Fungía como presidente municipal Máximo Estrella, pero la influencia de los militares era notoria. El Mayor Ismael Ojeda era el hombre fuerte de Motul, había sido presidente municipal en 1938 y a través de la Junta de Mejoras Materiales ejercía la autoridad del gobierno.

El profesionalismo de la línea editorial del Diario de Yucatán gozaba de mucho respeto y prestigio por su trabajo. En la ciudad el corresponsal era Don Gaudencio Puerto, un hombre inteligente y educado. Un periodista consagrado a su trabajo. Fue corresponsal del Diario de Yucatán en la ciudad hasta su muerte.

Fue un hombre muy apreciado por sus buenas costumbres, tenía una casa quinta sobre la calle 23 con 28 y 30 que cuidaba con celo todos los días. Al mediodía, como se decía “llegando la hora”, para refrescarse y buscar información, gustaba visitar con frecuencia la cantina el “Palacito” que atendía Don Celestino Buenfil, acompañado muchas veces de su amigo Germán Chalé, uno de los líderes socialistas más importantes de esos años.

Don Gaudencio Puerto fue un hombre sensible y simpático. Anunciaba su presencia entonando con gracia su pregón “Don Gaudencio Puerto, ni esta tuerto, ni va al puerto, ni está muerto”. La primera parte de este reportaje lo hacemos con el apoyo directo de su trabajo. Dejamos que él nos cuente los sucesos para honrar su memoria.

El 4 de noviembre Don Gaudencio escribió “La Junta nos suplica, hagamos extensa invitación a todos aquellos motuleños que se encuentran fuera para que asistan a la inauguración”.

El 8 de noviembre informó “Próximo baile.- Hemos sido informados que para amenizar la inauguración del nuevo mercado ahora en construcción, ha sido contratada la orquesta que dirige el profesor de música Eleazar Méndez el día 19 que actuará de las 9 a las 11 de la noche”.

El 10 de noviembre el mismo corresponsal observó “Casi medio siglo duro el mercado que ahora está siendo desbaratado; pues según la inscripción que tenía en una de las tablas de un cabecero, fue inaugurado en diciembre de 1889 y desbaratado en noviembre de 1939, sólo faltó un mes para completar  medio siglo”.

El 18 de noviembre advirtió “Amainó el norte.- después de cuatro días de pertinaz y molesta llovizna, que causó perjuicios a los trabajos del mercado en construcción, anoche amainó el norte que estuvo soplando aquí.”

 La inauguración

El programa completo de las festividades las reportó en la publicación del 15 de noviembre, quedando así:

I.- Día 19 a las 9 de la noche suntuoso baile popular en el local del mercado XX de noviembre.

II.- Día 20 a las cero horas con un minuto será izada nuestra enseña nacional con los honores de ordenanza, procediéndose de inmediato a la inauguración del nuevo mercado, acto que declarará el gobernador del Estado, Ing. Humberto Canto. E.

III.- A las 8 horas partirá del colegio Roque Jacinto Campos, un desfile en el que tomará parte la Tercera Compañía del 68 Batallón de Reservas, el alumnado de los colegios y el grupo de profesores de esta población, el cual después de coronar la plaza pública, se congregará frente al nuevo mercado donde se realizará el festival con el siguiente programa:

1.- Pieza de música por la señorita profesora Amira del C. Pereira R.

2.- Tabla de ejercicios por el alumnado, dirigida por el Promotor de Cultura Física señor Carlos García R.

3.- Palabras por el orientador escolar profesor Secundino Maldonado.

4.- Danza Tlaxcalteca, bailable por un grupo de señoritas.

5.- Revolución, por el niño William Quiñones.

6.- El Mayor Ismael G. Ojeda A., entregará a los representantes de las escuelas de este municipio, útiles escolares y botiquines proporcionados por la Secretaría de Educación Pública.

7.- Actuación literaria del profesor Alberto Bojórquez P.

8.- Jarana, bailable por un grupo de señoritas.

9.- Palabras por el profesor Pedro F. Cortés, en representación del Ayuntamiento.

10.- Himno nacional

11.- Inauguración de la biblioteca del colegio Roque Jacinto Campos. Por la tarde a las 16: 00 horas juegos a cargo de alumnos: paso de la pelota, carrera de 3 pies, carrera de sacos, carrera del alacrán, concursos de juegos. A las 18:00 horas será arriada la bandera con los mismos honores.

El mercado

Originalmente fue un cuadrángulo con departamentos en las 4 esquinas y un área general para carnes, verduras y otros. Mi madre Juanita creció esos años en el mercado, con su mamá, doña Casimira Chuc, quien tenía un importante puesto de verduras que contaba con dos mesas y gavetas, me relató lo siguiente: “En la punta nororiente estaba el Zurdo Bastarrachea con la vista al norte, actualmente es parte del cuarto frio, a sus espaldas la lencería de Elías Simón, quien tenía como secretaria a Yoli Pino, actualmente es la entrada del cuarto frío.

En la punta norponiente estaba con la vista al frente la cantina de Don Carmen Escalante que era la única cantina, actualmente el local inexplicablemente está cerrado. A sus espaldas estaba la lencería de Don Pedro “Dito” Abraham Siqueff.

Al sur en la esquina con el poniente, estaban Don Eliseo Herrera quien tenía una zapatería, actualmente está la tienda de Don Federico “Cachirulo” con vista al sur donde había una calle. A sus espaldas estaba doña Farida.

En la punta suroriente estaba la tienda de abarrotes del chino Antonio, ahí comparaban papel los abastecedores del mercado, vendía de todo, sus hijas una morenitas estudiaban en la primaria Roque Jacinto Campos y siempre llevaban galletas que le robaban a su papá en la tienda y las repartían, hasta mí me tocaban galletas.

A sus espadas estaba el chino Fernando, quien se caracterizaba porque escuchaba la radio con el volumen bajo, acercando el oído en el aparato receptor para no compartirlo con nadie, en esos años la radio era una novedad.

Además de mi mamá vendían verduras doña “Chana”, quien tenía su mesa enfrente, donde actualmente está la taquería de Coco, donde está “Kabubi” Alonzo Moreno tenía una mesita otra señora que vendía verduras.

Donde está José “Pepe” Vidal estaba don Moisés Villanueva, quien vendía puerco, enfrente estaba Don Francisco “Pancho” Escalante. Frente a la tienda del chino Antonio estaban doña Fermina y su marido don Esteban.

A un lado de mi mamá estaba el señor xxxx Bracamonte, quien tenía una zapatería. En la punta vendía mi abuela Benita chacbihuaes y atole, del otro lado se ponía una gorda que vendía atole y unos chacbiuaes riquísimos que hacía, delgaditos, al comerlos se les chorreaba la mantequita roja. El chino Samuel, quien tenía una tienda de abarrotes en la esquina de la calle 27 con 26, donde actualmente hay una cantina, acudía con frecuencia a desayunar con la gorda sus chacbiuaes.

Mi padre Celestino Buenfil me dijo “vendían res don Roque Avilés el viejo y su hijo Roque Avilés Aguilar, Manuel Ramírez, Abel “Belito” Avilés, Demófilo Avilés, a su mesa iba su hijo Benjamín para ayudarlo; Teodosio Arce, iba su hijo Paulino a su mesa para ayudarlo,  mi abuelo Valerio Buenfil, homónimo del que esto escribe, vendía res, murió un año antes, participó activamente en la lucha por la construcción del mercado.

Vendían puerco don Crispiniano Vera, le decían “Escudúm”, un hombre pulcro, a pesar de su oficio vestía de blanco en forma impecable y así que conservaba durante el día, con él empezó Salvador Méndez como ayudante haciendo chicharra; Francisco “Pancho” Escalante, Moisés Villanueva, Lorenzo Alcocer le decían el Kanxoc fue papá de  Herbé “Sebadita” Alcocer; Juan Marín, su hermano Fausto vendía cochinita. Don Juan fue papá de Oscar Marín quien es uno de los decanos del oficio. Gabriel Marín Gómez es otro de los herederos de don Juan que conservan el oficio.

Una de las venteras de verduras más importantes fue doña Casimira Chuc, mi abuelita “Casita”, así le decíamos sus nietos o mamá grande. Su heredera fue mi tía Bertha Méndez, quien se conserva con vida a sus 83 años.

Hasta hace unos años se escapaba al mercado en las madrugadas para vigilar la descarga de las verduras. Su heredera es su hija Teresa Méndez, quien conserva el negocio con la ayuda de sus hijas Bertha y Violeta, su negocio se llama el “Paraíso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: