La Voz de Motul

Editorial

EL MERCADO FELIPE CARRILLO PUERTO DE MOTUL, YUCATÁN, MÉXICO.

RECUERDOS, 2013. EL MERCADO FELIPE CARRILLO PUERTO. VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL.  El edificio original que ocupa el mercado Felipe Carrillo Puerto, fue la antigua estación de trenes de la ciudad, construida por el general Francisco Cantón Rosado en el periodo 1884-1888, tiempo en el que se realizó la línea del tren Tixkokob-Motul. La construcción original tiene 125 años. El mercado fue construido en el periodo 1979-81; aprovechando la construcción de la antigua estación.

En el periodo 2004-2007 se le dio mantenimiento general a los techos, la pintura y se hizo el pasillo de ropas. En las últimas 2 administraciones municipales sólo recibió mantenimientos menores. La administradora o encargada actual es Sally Kú Can, electa democráticamente por los propios locatarios.

Sally accedió a una larga plática acerca del trabajo que realiza en el mercado, de los problemas y de las perspectivas de solución. Ambulantaje, limpieza, iluminación, seguridad, espacios y la falta de una regulación oportuna, de los problemas más sentidos.

Los locatarios 

La falta de regulación y la naturaleza del comerciante, entran en conflicto por el control del mercado. Las concesiones municipales no tienen sustento legal. Los locatarios imponen “usos y costumbres”, por encima de la autoridad. Algunos tienen agarrado parte de los pasillos o los usan como estacionamiento. Existen cerca de 15 locales cerrados sin aprovecharse, como pagan el derecho de piso no se les puede hacer nada. Los pagos de derecho de piso fluctúan entre $ 50 y $ 75 pesos. Algunos no respetan sus giros comerciales. No tienen concesiones plenas porque el terreno es propiedad de la desparecida paraestatal Ferrocarriles de México.  Quieren que la autoridad resuelva los problemas, pero no apoyan en nada.

La competencia

“El mercado se está quedando atrás, tiene mucha competencia de las tiendas grandes como Soriana y Aurrera. Están demasiado bajas las ventas en carnes, verduras y ropa. Nos estamos ahogando, sentimos que estamos quedando en desventaja, no tenemos ningún apoyo de los programas de gobierno. Somos personas independientes, manejamos nuestro capital. No tenemos reconocimiento” afirmó la administradora.

La feria

Y para colmo ahora viene la feria, una tradición popular que se celebra en Honor de San Juan Bosco. Es una feria del pueblo, no del mercado. Pero queda en medio de los festejos. Una parte de los locatarios está a favor y otra parte en contra que se queja por las molestias que les ocasiona. Se dividen las opiniones. Lo cierto es que se espera un caos para la próxima feria de enero por el cierre de calles y la falta de regulación.

Los ambulantes

Por la falta de regulación los ambulantes invaden el mercado. Recientemente el problema creció porque se apoderaron de la parte sur de la explanada de los “Tabladeros”, dejando basura todos los días que tiene que limpiar el personal del mercado. Creció tanto el problema que se les tuvo que reubicar en la colonia Rogelio Chalé, pero es una amenaza constante que se tiene que enfrentar.

Los problemas

Son graves los problemas del mercado, en especial de la parte antigua. Los techos se filtran. Cuando llueve todo se moja. En el área de carnes hay que poner un tambo para recoger el agua y se llueven los pasillos. La pintura está terrible.

Con el inicio de la actual administración han mejorado los servicios. Se está dando mantenimiento a la iluminación, pero hace falta iluminar la parte trasera del mercado. Se ponen focos al frente y en la parte trasera, pero existe vandalismo, los rompen y se roban el cable. Sólo se tiene un velador. Desde administraciones anteriores se han dado casos de robos menores. Pero la reja de 3 metros la brincan.

Ha mejorado la limpieza, pero falta cooperación por parte de los locatarios. Desde hace 15 días se ha mejorado la seguridad, pero hace falta más personal y equipo adecuado.

Por falta de regulación y mal servicio de recoja de basura, muchos vecinos llevan a tirar su basura domiciliaria en los contenedores de basura del mercado creando focos de infección, porque en algunos casos no es basura del día.

El agua es otra de las diferencias. Todos los locales tienen su toma de agua. Unos pagan cuota comercial, y otros, domiciliaria de $ 20 pesos. Algunos son puestos de comida que consumen bastante agua.

El problema de los espacios genera que se ocupen los pasillos del área de verduras y el pasillo de comida. Los baños están en mal estado

Sólo existen dos piletas para la limpieza de carnes, verduras, puestos de comida de la parte antigua, lo que dificulta la calidad de éste servicio y el enojo de los locatarios por los residuos que se quedan.

La ductos del drenaje pluvial están tupidos de basura, lo que dificulta el paso del agua, ocasionando acumulación y filtración en los puestos de los locatarios.

El mercado requiere una cultura de mantenimiento, pintura anual, fumigaciones, desazolve de pozos y fosas de manera constante. Las últimas 2 administraciones sólo hicieron reparaciones menores.

La banda de perros

El mercado está asolado por bandas de perros y gatos que invaden el mercado. Existen entre 12 y 15 perros que en las tardes sacan la basura de los contenedores a los pasillos en busca de restos, orinan y cagan, causando problemas apeste y seguridad para las personas que acuden al soco.

Los del skate

El skate agrupa a jóvenes que en algunas ocasiones gustan delinquir en altas horas de la madrugada. Cuando menos una banda tiene controlado el mercado. A partir de las 3 de la tarde están rondando, a esa hora el vigilante los observa y los controla, pero después de la medianoche agreden el mercado. Patinando destruyen el mercado, los pisos están rayados, se reparan y los vuelven a rayar. Aporrean cortinas con las patinetas, han tratado de forzar puertas de locales.

Protección Civil 

El mercado no tiene previsto medidas de seguridad. No tiene extinguidores. No hay forma de apagar un incendio. El 31 de diciembre del 2012, una banda de jóvenes quemó bombitas y barrapíes debajo de las cortinas, ahumaron y prendieron cortinas de locales con ropa. El velador quedó a merced de los maleantes.

La visión

Sally afirma “queremos un mercado bonito, bien presentable, limpio y seguro. Queremos la pintura y la impermeabilización de los techos. Que todos cooperemos, con la esperanza que cambien las cosas” afirmó Sally, la encargada. Las esperanzas están puestas en la nueva administradora, fue electa por los propios locatarios, conoce bien sus problemas y tiene el apoyo del presidente municipal Julián Pech Aguilar y de la opinión pública.

 

Publicado el 16 de enero de 2013 en la edición 349 del semanario La Voz de Motul. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: