fbpx

La Voz de Motul

Editorial

LA CULTURA DEL CARNAVAL.

MTRO. JESÚS HERNÁN PUERTO SIMÁ.

LA ALEGRÍA LO IMPREGNA, JUNTO AL BUEN HUMOR Y LA FRATERNIDAD REINANTE. 

¡No podemos vivir divididos, tenemos que tener como centro a Dios!, exhortó el Pbro. Gabriel Burgos Sabido en su homilía matutina, al animar a convertir al carnaval en una “fiesta grande en valores y en solidaridad. ¡el proyecto de Dios es el que nos va a dar capacidad para ir cultivando la cultura de la comprensión y la cultura de vivir como hermanos! La alegría lo impregna, junto al buen humor y a la fraternidad reinante. La virtud que regula las diversiones se llama la “eutrapelia”, palabra derivada del griego, que quiere decir: EL JUSTO MEDIO EN EL DIVERTIRSE, el saber gozar sanamente, la mente y el corazón limpios para el sano esparcimiento y diversión necesitados.

Esta es una gran fiesta de creatividad en máscaras, disfraces, vestimenta, baile, música y artistas de diversa índole, en la cual en sus orígenes se dio  lugar a lo artesanal, estando lejos del desorden y de las palabras y gestos groseros que en la actualidad se emplean frecuentemente como “algo regional”, deviniendo en descontrol, abuso de la no vestimenta, lo cómico se cambió por desnudez  y lo cultural por expresiones que dejan mal parada la dignidad de las personas, atentando también contra el respeto hacia los espectadores, que debido a esta falta de valores de algunas personas ya deben cuidarse por la clase de “diversión o espectáculo” que pudiesen contemplar. No tiene porque ser  la “fiesta del desorden”, la diversión sana no es un pecado,  ni la Biblia ni el Catecismo la prohíben; pero caer en los excesos indica que no se está realizando la festividad adecuadamente, sino todo lo contrario.

Por ello la cuaresma, como tiempo litúrgico católico, no trata de remediar los excesos de la carne “carnavalesca”, sino para cuidar más y mejor la totalidad del ser humano, cuerpo (carne), psiquis (razón) y espíritu.  Recobremos los valores artísticos y culturales de los pueblos, pongamos de manifiesto en estas fiestas populares para el beneficio, educación y edificación de todos, principalmente quienes son los encargados de la organización, que tienen que ser verdaderos educadores, los que tienen que dar el perfil de lo que se pretende brindar, y controlar, regular, observar previamente, las expresiones que se pretenden volcar en la comunidad. Al término de la Santa Misa se realizó por las principales calles un magno recorrido con las comparsas del municipio y comunidades, contagiado de entusiasmo y alegría a la comunidad, más de quinientas personas engalanaron dicho evento, así también el sábado por la noche, en el campo eucarístico se realizó el carnaval y concurso de comparsas infantiles parroquial con la participación de catorce agrupaciones de todo el municipio, siendo ganadora la comparsa de la comunidad de Kopté.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: