fbpx

La Voz de Motul

Editorial

BÓOB, EL TERROR NOCTURNO.

CARLOS EVIA CERVANTES. El contenido de este mito dice que el Bóob es un animal que sale por las noches de su cueva para comerse del primer hombre con que se encuentre, pues se alimenta con carne humana.

Se le describe como un oso que tiene la piel y una capa de pelos tan gruesa que las balas no le penetran. Es inútil tirarle con la escopeta como las que usan los cazadores. Debido a la actividad nocturna de estos últimos, son los más veces se encuentran al Bóob. Para escapar de este terrible animal hay que subirse a un árbol y esperar que pase.

Otro particularidad de este mítico ser es que emite un fuerte hedor que anuncia su presencia a los viandantes; pero hay que tener mucho cuidado pues se comenta que hubo hombres que se murieron por estar expuestos mucho tiempo al fuerte olor.

El mito se cuenta mucho por los municipios de Muna y Oxkutzcab, pero también se han documentado algunas versiones en Quintana Roo en donde aterrorizó a los antiguos chicleros, quienes pasaban largas temporadas en la selva.

Finalmente, se dice que después de matar al humano que encuentre, lo lleva a su cueva para comérselo y dejar sólo los huesos. Por eso, de vez en cuando, comentan los campesinos, aparecen osamentas en las cavidades subterráneas de la región.

Ilustracion: Natalia Quintanilla Mena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: