fbpx

La Voz de Motul

Editorial

CENOTE SAMBULÁ DE MOTUL, YUCATÁN, MÉXICO.

CARLOS EVIA CERVANTES. En su libro, Eulogio Palma y Palma, hace referencia al cenote Sambulá, ubicado en la traza urbana de Motul. Señala que la cueva fue habitada por Aluxes, dotados de poderes que podían hacer daño a las personas que acudían por el agua de la cavidad.

La gente debía bajar con mucho respeto, pues si no lo hacía así, las aguas del cenote podrían saltar y apresar al transgresor que era arrastrado hasta la profundidad de las mismas. Si la infracción era más grave, entonces el líquido se levantaba como una tromba que salía de la boca del cenote para arrastrar todo lo que estaba cerca.

Recientemente, un habitante local contó que hace mucho tiempo una niña pequeña que vivía cerca de Sambulá, desapareció. Los padres la buscaron por todos lados y no la encontraron. Pero así descubrieron el cenote. Entraron a la cavidad porque pensaron que la chiquilla pudo haberse perdido allí, pero no apareció. Desde eso se dice que el cenote tiene dueña, y es el espíritu de la niña que allí se perdió. Esta es la causa por la que todos los que allí se ahogaron son hombres, ninguna mujer.

Otros relatos recogidos en el sitio consignan que Felipe Carrillo Puerto escogió este lugar para reunirse en secreto con sus colaboradores más allegados y planear las estrategias de la lucha política.

Ilustración: Natalia Quintanilla Mena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: