fbpx

La Voz de Motul

Editorial

VALITA, SOLA Y EN EL OLVIDO.

RECUERDOS 2008. VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL. El  jueves 10 de enero del 2008, visitamos a doña Valeriana Gómez Tamayo, mejor conocida por los vecinos como “doña Valita” en su humilde casa que se encuentra en la calle 28 a un costado de la Terminal de Autobuses del Noreste. Visitamos a doña “Valita” de 88 años de edad, por la preocupación que tienen los vecinos de que ella se encuentra sola en su casa desde hace más de 20 años, solo cuenta con sus ropas, unos trastes empolvados que se nota que no han sido usados en años, su única hamaca donde duerme que ya se encuentra en deplorables condiciones y la única compañía que tiene en la casa es la imagen de la virgen de Guadalupe. Con una bolsa verde en mano doña Valeriana nos platicó de su vida antes de que quedara
viuda. Ella tuvo 2 hermanas y 2 hermanos, actualmente solo uno vive pero se encuentra en Veracruz y ya esta muy enfermo. Se casó a los 18 años con Faustino Ku (q.e.p.d.) con quien duro 48 años de casada hasta la muerte de su esposo. Afirma que él siempre le dio mala vida, la maltrataba y
por si esto fuera poco tenía que soportar los insultos que le daba su cuñada por que no
tenía hijos con su hermano. Su esposo era el que hacia la compra del mandado y su hermana
era la que cocinaba, doña Valita dice que había ocasiones en que su cuñada no le daba comida siendo su esposo el que lo había comprado. Su esposo murió cuando ella tenía 68 años, en ese tiempo y con una salud aparentemente mejor se dedicó al lavado y planchado en casa de sus hermanos. Prefirió
quedarse sola a estar con otra persona que la maltrate igual que su difunto esposo. Dice que ya lleva 30 años padeciendo diabetes, por lo que le quitaron el café, el chocolate y demás cosas, su desayuno es el choco kiwi con bizcochitos. Con voz cansada nos dijo “ya sufrí mucho, es triste quedarse sola con las paredes de la casa, sin tener compañía para platicar, la única que me escucha es mi mamita la virgen de Guadalupe en esta solitaria casa”. Lleva 7 años sin salir a la calle ya que padece de una
trombosis en el pie derecho. Aunque vive en una situación precaria afirma que no le gusta pedir limosna ya que con lo poco que le dan las únicas sobrinas que la apoyan con eso le basta. Como sociedad debemos ser solidarios y tomar conciencia con las personas que se encuentran en esta situación, ya que hoy en día hay demasiados adultos mayores solos y mandados al olvido. Las autoridades deberían
tomar cartas en el asunto, para ponerle un remedio a esta situación. 14 de enero de 2008.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: