fbpx

La Voz de Motul

Editorial

LOS ALUXES.

VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL Y MANUEL CAN MAY.

Estos seres que se conocen en Yucatán como Aluxes, de acuerdo a las creencias mayas, son seres creados por los X ́men o sacerdotes mayas, a partir de barro virgen, es decir barro de cuevas en donde nunca ha pisado una mujer, que se pone a reposar durante 9 noches posteriormente se le ponía una preparación a base de miel, flores silvestres e incluso sangre humana, luego se pone en un altar con Sacá, bebida a base de masa de maíz, durante otras nueve noches, cuidando que el sol no llegue a ellos; para después, con ciertos ritos cobren vida y se les asigna su misión, la cual por lo general consistía en cuidar las milpas, para evitar que sean robadas las cosechas.

Su apariencia es como de niños, visten alpargatas y sombrero e incluso tienen un perro y viven al interior de las cuevas cercanas a las milpas o en el monte, ellos no son malos, simplemente son como niños, muy traviesos, les gusta jugar y correr por todo el lugar.

Hoy en día se dice que estos pequeños seres salen de sus cuevas al caer el sol y regresan a sus guaridas antes de que el sol salga de nuevo, sus perros también están hechos de los mismos materiales que ellos.

Algunos de los casos recientes sobre sus manifestaciones se relatan a continuación.

 

EL PUENTE A CANCÚN. 

Este es uno de los casos más recientes en el que se reconoció de manera extraoficial la intervención de los Aluxes en la ciudad de Cancún. A principios de los años noventas del siglo XX(1990), se comenzó a construir el puente Cancún-Nizuc, que da acceso al Aeropuerto Internacional de la ciudad, todo iba bien, la obra avanzaba de manera normal, sin embargo al colar la cimbra del puente, de manera extraña las bases presentaban grandes grietas, por lo que se tuvo que reparar, sin embargo a la mañana siguiente de nueva cuenta presentaba el deterioro como si no se hubiera reparado.

Los ingenieros de la obra quedaron desconcertados, teniendo que tirar el tramo para volverlo a construir. Sorprendentemente la nueva construcción también presento la misma falla, se dice que el puente fue tirado en tres ocasiones sin poder resolver el problema.

Gente de la región sugirieron a los constructores que recurrieran a un sacerdote maya, pues pensaban que los daños eran obra de los Aluxes. Incrédulos los constructores no les quedó más opción que traer a un X ́men o sacerdote maya, quien confirmó las sospechas de los autóctonos, efectivamente, el terreno que atravesaba la construcción estaba protegida por Aluxes, explicó que ellos no pretendían hacer daño, solo protegían el terreno que tenían en resguardo, por lo que propuso construirles una casa y realizarles una ceremonia para entregárselas.

No quedándoles más opción, construyeron debajo del puente una pirámide con una casita estilo maya en la parte superior todo de piedra y se realizó la ceremonia para cederles la casa y pedirles permiso para continuar la construcción.

De manera sorprendente los daños cesaron de manera inmediata y se pudo concluir la obra, siendo inaugurada en 1991.

En la actualidad, la gente que pasa por debajo del puente, observa la casita con arquitectura maya la cual se encuentra iluminada y piensa que tan solo es un ornamento de la construcción, tomándola como un atractivo turístico, sin saber toda la historia que guarda y que ahí habitan los Aluxes.

LA CARRETERA A KOPTÉ.

Hace unos años, don Roger que trabajaba de policía y vivía en la comisaría de Kopté, acababa de salir de su trabajo, era noche y como siempre, montó su bicicleta para ir a su casa, pues en esos tiempos y a esa hora era imposible conseguir como transportarse a esa comisaría.   

Se puso en marcha y recordaba que había una luna esplendorosa que brillaba e iluminaba su camino. Era la época en que la carretera era angosta y llegando a Kopté había unos cerritos que hacían que la carretera formara “columpios” o sea unas subidas y bajadas, cerca de donde se colocó hace unos años una cruz de madera. El trayecto transcurría sin contratiempos hasta llegar a la zona de los cerritos, fue cuando don Roger comenzó a sentir como si lo miraran, pero continuó su camino, luego la sensación fue como si alguien lo siguiera, por lo que un poco inquieto y sin detenerse, miró hacia atrás sorprendiéndose al ver la figura de algo que parecía un niño vestido de blanco, como acostumbraban vestir la gente mestiza que trabajaba el campo, con un sombrerito y montado en un caballito que asemejaba ser de madera.

Don Roger apresuró con su bicicleta y volvió a voltear a ver para cerciorarse si lo había dejada atrás, cuál fue su sorpresa que ahí seguía a la misma distancia como si flotara, ya que el caballito no se le veía mover sus patitas.

Por la impresión aceleró aún más para ver si lo perdía pero por más que hizo no pudo dejarlo atrás, pero no pudo perderlo siempre estaba a la misma distancia hasta que llegó a Kopté, en donde al llegar a su casa sorprendido le relató esto a su esposa e hijos.

ALUXES EN UNA PANADERÍA. 

Los propietarios de una panadería de Motul, relataron las travesuras que estos pequeños seres les realizan por las noches en su panadería. Señalaron que por las noches, escuchan como si se cayeran las latas donde hornean el pan, lo mismo escuchan como que alguien subiera por las escaleras,  incluso los han llegado a golpear la puerta por la madrugada y al salir a averiguar nunca encuentran a nadie ni una explicación lógica sobre el origen de los ruidos.

Pero el caso más sorprendente que les sucedió, fue una noche después de concluir con sus labores, la pareja se dispuso a tomar un merecido descanso. Por el cansancio no les fue difícil conciliar el sueño, sin embargo, alrededor de la cuatro de la madrugada, un grito desgarrador de una mujer los despertó, sorprendidos se levantaron asombrados, a decir de ellos, el grito provino del clóset que se encontraba a escasos 60 centímetros de la cama donde dormían. Incrédulos se preguntaron si de verdad habían escuchado el grito o era producto de su imaginación ya que todavía se encontraban aletargados, de repente volvieron a escuchar el mismo grito desgarrador y ahora sí pudieron estar seguros que el grito salía del clóset, el esposo venciendo su temor abrió las puertas, por más que buscó no había nadie en ese sitio.

El resto de la noche no pudieron volver a conciliar el sueño, pendientes de que ocurriera otra vez, sin volverse a repetir el suceso. Todo esto lo atribuyen a la acción de los Aluxes que los vecinos dicen que existen por el rumbo.

One thought on “LOS ALUXES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: