La Voz de Motul

Editorial

OSCAR MARÍN IN MEMORIAM.

VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL. El próximo sábado 31 de agosto se cumplirán 4 años del fallecimiento de Don Oscar Marín, personaje carismático y popular de la ciudad. El 9 de septiembre de 2015, en la edición 487 del semanario, publicamos el siguiente artículo que compartimos con ustedes.   

"Don Oscar Marín murió el lunes 31 de agosto de 2015 a los 77 años de edad, miembro de una distinguida familia de esta ciudad. La familia Marín Aguilar es oriunda del oriente del Estado, su padre fue Don Juan Marín Cetina del pueblo de Tinún y su madre la maestra Esther Aguilar Cordero de la ciudad de Valladolid.

Se avecindaron en la ciudad a mediados del siglo XX (1950), estableciendo Don Juan una mesa de abasto en el mercado 20 de Noviembre, cabe recordar que en esos años los abastecedores eran uno de los sectores económicos más pujantes del municipio. Su padre fue uno de los fundadores de la “Unión de Locatarios del Mercado 20 de Noviembre”.

Sus hermanos fueron: Antonio, Jorge y Landy. Se casó con la señora Ninozka “Maqui” Cuevas Torres, con quien procreó 4 hijos: Oscar, Esther, Ninozka y Juan Marín Cuevas. Don Oscar nació el 16 de agosto de 1938, destacó como un hombre simpático en toda la extensión de la palabra, una persona tratable, pero fuerte de carácter, bravo cuando la ocasión lo ameritaba. También le gustaba participar en los carnavales con sus disfraces. Los domingos después de su venta le gustaba compartir sus cervezas con sus amigos en el mercado.

Fue un hombre trabajador, amante de la cacería, afición que gustaba practicar los sábados en las noches, tenía buena puntería y dominaba bien los secretos de este deporte, que ejercía con una escopeta calibre 16 de 5 tiros conocidas como “chaqueteras”. Uno de sus amigos fue Don Manuel Soberanis quien nos relató una de sus aventuras.

En una ocasión que salieron de cacería, cuando estaban buscando a su presa, mientras él manejaba divisaron un venado que corría a un lado del camino, “Dale compadre, ahí está el venado, ahí lo tienes”, gritó Soberanis, quien sin perder tiempo disparó pareciendo haber herido a la presa, al mismo tiempo que Selmer Pino, quien los acompañaba hacía lo mismo, logrando también darle al animal.

Mientras detenía su vehículo mandó a su ayudante Serapio a checar al venado, quien no logró ubicar los rastros del animal. Don Oscar diestro en el oficio rápido detectó los rastros de sangre y siguió las huellas hasta encontrarlo.

Don Oscar era un buen charlista, le gustaban los cuentos y los chistes, los cuales siempre compartían con sus amigos. Algunos eran de su invención, uno de ellos es el siguiente. En una ocasión llegó al mercado su amigo Manuel Soberanis y don Oscar le dijo “Compadre ya salió el autobús y salió lleno, se adelantaron “Chun Calín”, “Will Arceo” y mencionó otros que habían fallecido en esos días en la ciudad, y dijo “pero ya va a salir otro, tú estás en la lista, yo también estoy y mencionó a otros contemporáneos suyos que por su edad padecían distintas dolencias. En eso, un conocido sastre que escuchaba el relato dijo “que bueno que yo no estoy en la lista”, y Don Oscar le contestó, “cómo no vas a estar, si tu vas a manejar ese autobús que va a salir”, soltando todos la carcajada para celebrar la broma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: