La Voz de Motul

Editorial

LA PRIMICIA DE LA LLUVIA.

VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL. LA PRIMICIA PARA PEDIR LA LLUVIA EN KINÍ. ANCESTRAL CEREMONIA CONOCIDA TAMBIÉN COMO CHACHAAC. TRABAJO REALIZADO CON EL APOYO DE FELIPE POOL. PUBLICADO EL 8 DE MAYO DE 2013 EN LA EDICIÓN 365 DE LA VOZ DE MOTUL.

El sábado 27 de abril de 2013, se realizó “La Primicia”, una de las Ceremonias Mayas más importantes para pedir la lluvia en Motul y toda el área maya de Yucatán. Esta tradición la celebra cada año la familia Pool Tamayo de Kiní. Es una ofrenda que inició Don Roque Jacinto Pool Canché (+) junto con su esposa doña María del Carmen Tamayo Erguera en el rancho “La Asunción” desde hace más de 50 años.
En sus inicios esta ceremonia duraba 3 días. Iniciaba desde el viernes. Los hombres del campo y sus familias se quedaban en el rancho. Actualmente se realiza en un terreno ubicado al norte de la comisaría, sobre la calle 30 de Kiní. Los trabajos los organiza el señor Gilberto Pool Tamayo, desde los Estados Unidos donde reside, la tradición la heredó de su padre.

Dios Padre Celestial

Para los campesinos esta celebración es importante porque le permite a cada uno de los participantes, pedir a Dios Padre Celestial la prosperidad de sus tierras con las lluvias y agradecer las bondades recibidas por el año anterior. Se ofrenda de gratitud y se pide con devoción. Desde el jueves, rancheros, milperos y campesinos, empezaron a llevar sus ofrendas: aves, maíz, dinero a casa de la señora Carmen Tamayo. El sábado 27 llegó el señor Florencio Pool, Sacerdote Maya o H´Men, de la comunidad de Kaxatah para realizar la celebración.

Las mujeres

La participación de las mujeres es de apoyo en las labores de cocina. Se ubicaron en casa de la señora Carmen Tamayo, cerca del sitio del ritual, pero con acceso prohibido. En la madrugada llegaron las señoras que se encargaron de elaborar las tortillas con las que después se elaboró la sopa. Las señoras de edad avanzada, fueron las encargadas de seleccionar la pepita de calabaza, cerca de 15 kilos; tostarla y molerla, junto con cerca de 5 kilos de achiote en grano que sirve para preparar el Santo Kool. Este trabajo se hizo con mucho respeto. Conforme fue transcurriendo el sábado, la gente se apuró a llevar sus ofrendas. Este año 61 aves y 90 kilos de maíz se presentaron. Todo sirve para la elaboración de la comida. 7 pailas de gran tamaño sirvieron para cocinar la comida.

El Rito

El sitio del ritual es un terreno al que sólo tienen acceso hombres y niños. Ubicado más al norte de la casa de doña Carmen Tamayo. Las mujeres tienen prohibido acercarse al lugar y respetan esta creencia. Primero se construyó un altar con una mesa de madera grande. Se le pusieron arcos elaborados con ramas de jabín y una cruz de madera encima y fueron a buscar agua en un cenote sagrado para la elaboración de las bebidas y comidas. El H´Men preparó el Saka´ o yun´n ukuul (bebida santa) que se ofreció a los Santos Vientos. El Saka´ lo depositó en 4 homa´s (recipientes) y los colgó cerca del altar, orientado por los 4 puntos cardinales y los vientos. Nojool Ik (viento del sur), Xaman Ik (viento del norte), Chik´in Ik (viento del poniente), y Lak´in Ik, (viento del oriente).

El Saka´ también se ofrendó en el cenote de donde extrajeron el agua para la ceremonia. A la medianoche del sábado empezó el sacrificio de las aves. El H´Men fue ofreciendo cada una de las aves y pidiendo por cada una de las personas que las donó. Una de las partes más solemnes de la ceremonia, fue el domingo al mediodía. El H´Men realizó un ritual en lengua maya para ofrecer la primicia. Un momento de sumo respeto para los hombres del campo. Las ofrendas se hicieron a nombre de Dios Padre Celestial, así decía el H´Men, quien también le llamó Kich, Ke lee’n jajal Dios.
La comida ritual la prepararon sólo los varones, quienes pusieron a cocer las aves en grandes pailas con pepita y achiote molido. Las aves se pusieron, pero no se descuartizaron.

Cuando se coció la ofrenda, sacaron las aves y las estibaron sobre el altar. Después las tortillas que hicieron las señoras, las despedazaron para hacer con el caldo la sopa, que le llamaron “kool”. Durante la celebración prepararon como bebidas rituales el saka´ y el balche’eh que ingirieron los hombres y mujeres.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: