La Voz de Motul

Editorial

LAS CATACUMBAS DE MOTUL.

VALERIO BUENFIL, CRONISTA DE MOTUL. LAS CATACUMBAS DE LA IGLESIA SAN BAUTISTA DE MOTUL. PUBLICADO EL 10 DE DICIEMBRE DE 2014 EN LA EDICIÓN 448 DE LA VOZ DE MOTUL.

Las catacumbas tienen su origen con el surgimiento del cristianismo. Después de Cristo, los apóstoles y la Virgen fueron perseguidos por sus ideas, así como los primeros cristianos que se convirtieron en mártires. Sus cuerpos sacrificados para protegerlos, guardarlos y cuidarlos se les enterraba en cuevas, grutas, cavernas, subterráneos o túneles. Sobre sus tumbas se celebraron las primeras misas clandestinas. Esta práctica pervivió muchos siglos y fue adoptada por los católicos.

La costumbre del entierro es de origen judaico. En la época de Cristo, los entierros se hacían fuera de los poblados, en el cruce de los caminos, práctica que también tuvieron los romanos en épocas paganas.

Con los años y con el florecimiento del catolicismo, las iglesias se convirtieron en sepulcros de piedra. Sobre de ellos se expuso el Cuerpo de Cristo (la reliquia máxima). Al inicio ahí se enterraba a los mártires, a los Santos y a los jerarcas más iluminados de la iglesia.

Con el tiempo los espacios de entierro empezaron a ser demandados por los feligreses, quienes creían que mientras más cerca estuviera del altar se facilitaría su ascenso al cielo gozando de protección divina.

Con la Evangelización en el siglo XVI llegó esta práctica a Motul. La construcción del convento y de la iglesia de San Juan Bautista, se hizo sobre una pirámide maya. Las piedras se reciclaron. De templo maya se convirtió en templo católico.

Y conforme a las costumbres de la época se construyeron las catacumbas de la iglesia, sobre del cual se ubicó el altar principal. Para conservar el misterio de la fe, los restos de los santos mártires fueron desenterrados y sus huesos y partes de sus ropas fueron trasladados a las iglesias de América.

Estas partes de cuerpo y ropas, son conocidos como relicarios. En la mesa del altar principal de la iglesia San Juan Bautista de Motul existe un relicario. El cual no está identificado. En varias ocasiones hemos tenido la oportunidad de visitar las catacumbas de la iglesia de Motul, que conserva todavía algunos restos de personas y lápidas.

Es prudente recordar que la capilla del Altísimo que se ubica a un costado del altar principal, fue también un cementerio. Ahí había cientos de lápidas de madera y mármol que cubrían paredes y pisos. En los años setentas del siglo XX (1970) con el cierre, mantenimiento y remodelación de la iglesia, se retiraron la mayoría de ellas y se dejó en su estado actual. Todavía se pueden apreciar algunas lápidas.

También tuvimos la oportunidad de conocer el cementerio de los frailes, que se ubica a un costado del altar, exactamente donde está la torre de Telmex. Ahí estaba el cementerio. Servía como corral para los toros de las corridas cuando se realizaban en el centro de la ciudad, donde está la plaza cívica se amarraba el tablado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido
A %d blogueros les gusta esto: