La Voz de Motul

Editorial

LA ÁGIL PLUMA DE LA UNDÉCIMA MUSA.

POR JORGE F RIVASCANTILLO.

La máscara
que no vemos

Personas que sufren y muestran sonrisas, personas en depresión que se muestran optimistas, personas que sufren ocultos por un velo impuesto por la sociedad para evitar el rechazo. Desde personas humildes y sencillas hasta las dotadas con gran inteligencia, geniales artistas y destacados personajes.

Todos llevamos una máscara que oculta ante los demás ciertos comportamientos y sentimientos.
El conocerlos nos permite entender y comprender más el sufrimiento y el valor de alguien.
Escribí este ensayo no con el ánimo de empañar la grandeza de los personajes sino para mostrar el sufrimiento que nadie ve y como enfrentan sus demonios internos. El conocer esto seguramente acrecentará nuestro asombro y el respeto hacia ellos al ver que a pesar de sus infortunios, fueron capaces de mostrarnos su grandeza.

Jorge F. Rivascantillo

La inspiración

Hijas de Júpiter y Mnermósine las nueve Musas inspiran a los hombres para que vuelvan a sus más profundos sentimientos de origen, puros, sin la contaminación de su vida en el mundo terrenal llena de pasiones, odios y rencores.

Las musas son amadas por poetas y escritores, pero también por pintores y escultores y en general, por todos aquellos que quieren desnudar su alma para que a través de sus obras puedan llegar a lo más profundo de la emociones del lector-espectador.

A las musas no se le puede pedir su aparición en el momento que un artista desee e iluminarlo con el toque de inspiración que necesite. Es simple, estas vienen y se van cuando así lo deciden. No hay ley, no hay regla al respecto.

¿Pero que hace un artista cuando
las musas no llegan?

Un escritor ante un papel en blanco con la pluma en la mano, puede pasar días que se convierten en semanas y estas a veces, en meses de sequía creativa. De nada le sirve a un escritor ser habilidoso en el manejo del lenguaje, de la narrativa, tener una gran prosa si no tiene nada que escribir?

Que puede hacer. ¿Quizás pedir con ofrendas al señor y alma de las musas, el mas complejo de los dioses del panteón clásico Apolo, el dios de la belleza y todo lo relacionado con ella: la música, las artes plásticas, la luz, y un sin fin de otras cosas más? Francamente lo dudamos es una divinidad muy ocupada.

Pero el hombre de talento, con su enorme virtud, la tenacidad y su naturaleza de no ser derrotado, siempre busca soluciones, siempre va por respuestas a sus carencias. Y cuando no las encuentra las inventa. En el campo de la literatura, parece ser que algunos genios de las letras encontraron una Undécima Musa. Una musa a la que pueden acceder cada vez que lo deseen. Esto suena fantástico. Sin embargo todo beneficio tiene un costo, y este a veces es demasiado alto.

Enfrentar a la hoja en blanco puede ser intimidante y es necesario contar con algún detonante para que las ideas y palabras fluyan libremente. Parece ser que muchos escritores encontraron en el alcohol este estímulo. Les presento algunos casos de estos hombres que produjeron grandes obras acompañados de la décima musa, las bebidas espirituosas


Genio etilico
“Soy alcoholico. Soy drogadicto. Soy homosexual, soy un genio", así se definió el escritor norteamericano, Truman Strekfus Persons -más conocido como Truman Capote.

El autor de “A Sangre Fría” y otras famosas obra como “Árbol de Noche y Otras Historias”, “El arpa de la hierba” o “Se oyen las musas”. acostumbraba consumir grandes cantidades de alcohol mientras escribía. Mezclaba drogas con alcohol. Falleció en 1984 víctima de sus fuentes de inspiración de un mal hepático.


Por quién doblan
las campanas

Uno de mis autores favoritos, el aventurero escritor Ernest Hemingwey, ganador del premio Nobel de 1953 , y del premio Pulitzer por su obra “El Viejo y el mar” fue un asiduo bebedor llegando a consumir tres botellas de licor en un día. Con su famosa frase “Escribe borracho. Edita sobrio”, fue capaz de tomar seis copas en un breve tiempo, inventó cócteles como “Muerte en la tarde” una mezcla de absenta con champán, una autentica bomba y “Papa doble” ron blanco con licor de cereza.

Sus clásicos como “Adiós a las armas”, “Por quién doblan las campanas”, “Fiesta” entre otras, muestran su gran genio creativo solo igualado por su forma de beber.

Sus bebidas favorita: Mojito / Papa doble. (Ron Blanco, licor de maraschino, jugo de toronja, azúcar, limón). La factura que pasó su musa fue trágica. El dos de julio de 1961 se quitó la vida.


El señor del Romance

Un maestro en la novela de terror y detectivesca, poeta y periodista, Edgar Allan Poe fue un genio atormentado que empieza a beber desde muy joven. El autor del poema El Cuervo relatos como El Pozo y el Péndulo, La máscara de la muerte roja, El corazón delator o Berenice, entre muchos otros. Sin embargo parece ser que tenía una pobre resistencia al alcohol por lo que se emborrachaba con pocas copas, aún así bebía con demasía. Su bebida favorita fue el Brandy Eggnog. El exceso en el consumo de alcohol combinado con algunas drogas fueron factor determinante en su deceso a los 40 años. Oscar Wilde le puso el sobrenombre de “Señor del Romance”

 

El hombre
del clavel verde

El autor del Retrato de Dorian Grey, Oscar Wilde fue otro literato que hizo del alcohol su musa. Grandes artistas fueron compañeros en su afición por el licor, Van Gogh, Toulouse Lautrec, Manet entre otros. Su bebidas favoritas Absenta y Champagne. Su vida disipada escandalizó a la sociedad de su época. Con su gran afición al licor, los lujos y los hombres fue encarcelado. Una personalidad controvertida y escandalosa. Después de una vida llena de lujos y excesos, falleció empobrecido y solo a la edad de 46 años, en un hotel de París.

 


Una vida
en llamas

Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno, conocido como Juan Rulfo, nació en Sayula, Jalisco. Escritor y extraordinario fotógrafo, con sus cuentos “El Llano en Llamas" y su primera novela “Pedro Páramo” lo colocan entre los grandes. Su manejo de la comunicación fotográfica y verbal lo colocan en una vanguardia estética. Sin embargo su afición al alcohol le causó mucho daño tanto en lo físico como en lo familiar. Su bebida favorita: el cóctel Margarita. Cuentan que solía quedarse dormido en las calles totalmente ebrio. Esto no afectó su producción literaria que fue en ascenso y sigue siendo uno de los autores mexicanos más leídos con sus obras traducidas a decenas de idiomas. En 1962 se internó en un sanatorio para curar su alcoholismo. Su obra es tan intensa como su vida. Falleció en la Ciudad de México el 7 de enero de 1986.


My name is Bond,
James Bond

Quizás más conocido por su personaje el agente secreto James Bond, el escritor Ian Fleming al igual que su famosa creación, prestó servicio en la Inteligencia Británica durante la Segunda Guerra Mundial. Escribió doce novelas con este exitoso personaje llevado con éxito a la pantalla. En un estudio de especialistas doctores de

Nottingham y Derby en Inglaterra, llegaron a la conclusión que el agente James Bond consumía tanto alcohol que si fuera real sería alcohólico, padecería cirrosis y tendría graves problemas de salud. Sin embargo su creador Fleming si fue real y bebía una botella diaria ya sea de ginebra o de whisky. Falleció en Canterbury, Kent el 12 de agosto de 1964 a los 56 años de edad.


El alma del rubio
cristal de Champaña

Conocido como “El príncipe de las letras castellanas” el gran poeta nicaraguense Rubén Darío con sus obras fundamentales Azul, Prosas profanas y otros poemas y Cantos de vida y esperanza es considerado como el máximo exponente literario en la lengua española. Su vida fue muy inestable y triste, desde pequeño, fue abandonado por sus padres. Muchas circunstancias y una personalidad depresiva y melancólica lo llevaron al alcoholismo extremo. Dicen que “tomaba para olvidar, pero siempre recordaba”. El alcohol truncó prematuramente la vida del gran poeta. Murió muy deteriorado a la edad de 49 años de cirrosis hepática.

Mata a mis demonios,
y mis ángeles
morirán también

El autor de Un tranvía llamado deseo y La gata sobre el tejado de zinc caliente, el gran dramaturgo Thomas Lanier Williams, quien adoptara el nombre de Tennessee Williams vivió atormentado por muchos factores, entre ellos su incontrolable homosexualidad y la esquizofrenia de su hermana a quien adoraba.

Según el biógrafo de Tennessee Williams describió cuales eran las “dos devociones” de Tennesse Williams: “su carrera como escritor y su hermana Rose”, lo llevaron al alcoholismo y las drogas. Su bebida: el whisky y el Gin Fizz “El mayor trauma de mi vida fue la tragedia de mi hermana, que tenía el mismo problema nervioso con el que yo vivo, y que le resultó insoportable y decidió escapar” diría en una carta dirigida a su agente. Otras de sus obras fueron La Noche De La Iguana, El Tren Lechero Ya No Para Aquí y En El Bar De Un Hotel De Tokio.

Falleció el 25 de febrero de 1983 en nueva York, asfixiado con la tapa de un medicamento mientras consumía alcohol.

La pluma mordaz

“Me gusta tomarme un martini / Pero dos como mucho / Con tres estoy debajo de la mesa / Con cuatro debajo del anfitrión”, confesaba la escritora Dorothy Parker. Muy versátil de desempeñaba en la poesía, el cuento, dramaturga y crítica fue activista por los derechos civiles.

Escribió nota periodísticas para varias revistas entre ellas Vanity Fair con afilada pluma, y de la que fue despedida por su sarcasmo y por momentos la errática redacción a causa de su alcoholismo. Organizaba reuniones con intelectuales donde el alcohol circulaba con fluidez.
Publicó tres volúmenes de poesía (Enough Rope, Sunset Gun, Death and Taxes), entre otras obras. Ganó el premio O’Henry al mejor cuento del año con su obra Big Blonde. Escribió asimismo guiones para el cine.

Por sus ideas políticas, orientadas a la izquierda fue incluida en la Lista Negra de Hollywood.
Falleció el 7 de junio de 1967, a los 74 años de edad en una habitación de hotel en Nueva York junto a su perro y una botella de alcohol.

 

Las musas

1- Calíope: musa de la poesía épica

2- Clío: musa de la historia

3- Erato: musa de la poesía lírica

4- Euterpe: musa de la música, especialmente
la de la flauta

5- Melpómene: musa de la tragedia

6- Polimnia: musa de los cantos (himnos)

7- Talía: musa de la comedia

8 -Terpsícore: musa de la danza y poesía coral

9- Urania: musa de la astronomía y poesía didáctica

10- Por la excelencia de su obra Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana es conocida como “la décima musa”.

Jorge F Rivascantillo
Abril 27 de abril de 2019
Mérida Yucatán, México.

Bibliografía

Top 15 Great Alcoholic Writers
Mezclados y agitados Antonio Jiménez Morato
Guía Hedonista
Revista Diners
Infobae
ritmos 21 - Milennial Culture
Lecturalia
Wikiméxico

 

 

 

“Ése es el problema con la bebida,
pensé, mientras me servía un trago.
Si ocurre algo malo, bebes para
olvidarlo; si ocurre algo bueno,
bebes para celebrarlo; y si no pasa nada,
bebes para que pase algo”.
Charles Bukowski
ESCRITOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Contenido Protegido
A %d blogueros les gusta esto: